INN CONTENT PARA TOCTOCVIAJES

10 tips para convertirte en un comprador de viajes experto

Buscar en la madrugada, incluir en el itinerario una noche de sábado, ser flexible en fechas y considerar aeropuertos alternativos a la ciudad de origen o destino, son algunas de las claves para conseguir pasajes aéreos a tarifas más accesibles.

Volar barato es posible y es el sueño de muchos viajeros. Solo hace falta un poco de paciencia y conocer un poco mejor “las reglas del mercado”, sostiene Andrés Gil, CEO de la agencia de viajes online líder en Uruguay TocTocViajes.com, quien además rompe con algunos mitos instalados en el imaginario colectivo uruguayo y comparte diez consejos sencillos a tener en cuenta al momento de planificar las vacaciones perfectas.

1. No esperar promociones para temporada alta y comprar con anticipación

En estas fechas del año – vacaciones de verano, Carnaval, Semana Santa, vacaciones de julio, fines de semana largos o eventos especiales – la demanda supera a la oferta de forma estructural por lo que es mejor asegurarse un lugar lo antes posible. Aunque muchos no pierden la esperanza, la realidad es que no es razonable esperar que los precios bajen con el paso de los días. Para estas fechas los pasajeros están dispuestos a pagar más y las aerolíneas y hoteles lo saben, por lo que tienen incentivos razonables a mantener altas sus tarifas para así maximizar sus ingresos. Por tanto, si a medida que nos acercamos a las vacaciones los precios sólo podrían subir, ¡más vale no especular y asegurarse el merecido descanso!

Por el contrario, cuando la idea es viajar en temporada baja, sí tiene sentido tener paciencia y esperar a que lleguen las promociones; en estas fechas la demanda es naturalmente menor a la oferta y los proveedores de servicios (aerolíneas, hoteles) también lo saben. Así siempre estarán dispuestos a ofrecer precios más bajos para incentivar a la gente a viajar y por esta vía ocupar asientos o camas que, de lo contrario, quedarán vacíos.

2. Buscar aeropuertos de partida alternativos

La idea es sencilla: “esquivar al malón”. En temporada alta los cupos en los vuelos suelen agotarse con mucha anticipación, y los pocos asientos que quedan se vuelven muy caros. Una alternativa en estos casos es considerar volar desde ciudades cercanas a Montevideo a las que se pueda llegar por medios de transporte alternativos y en las que – para esas fechas – la demanda sea menor. Por ejemplo, viajar al exterior en Semana Santa es un clásico en Uruguay, pero no lo es tanto en Brasil. Si uno está dispuesto a acercarse hasta Porto Alegre en auto podrá conseguir asientos disponibles a tarifas más bajas. Lo mismo ocurre con las vacaciones de julio: las fechas de inicio suelen diferir con las de Argentina, por lo que considerar a Buenos Aires como un punto de partida alternativo podría funcionar. Por lo tanto, antes de comprar un pasaje, tiene sentido chequear en agencias de viaje online y probar diferentes aeropuertos de salida en busca de estas oportunidades.

3. Considerar otros aeropuertos de destino

Las aerolíneas low cost basan su modelo en el aprovechamiento de aeropuertos alternativos y menos congestionados. Por ejemplo, en Europa las distancias son muy cortas y hay muchos medios de transporte para moverse de un lugar a otro. Elegir un aeropuerto de destino diferente pero cercano al que uno deseaba arribar originalmente podría redundar en un ahorro importante. A modo de ejemplo, si uno está por viajar a la Toscana, podría tener sentido resistirse a la tentación natural de volar a los aeropuertos de Milán o Roma, y en cambio optar por llegar a una ciudad mucho menos congestionada como Pisa.

4. Revisar precios en la madrugada

Los robots de muchas aerolíneas hacen limpieza de sus inventarios en la madrugada; esto es, cancelan reservas no emitidas – que ya están vencidas – y así liberan asientos reservados. Puede suceder entonces que un vuelo que a la noche lucía lleno, al mirarlo a la mañana siguiente tenga nuevamente asientos disponibles. En este punto Internet juega un rol clave, ya que uno puede chequear los vuelos antes de que arranque el día y así tener más chances de capturar estas oportunidades. Al que madruga…

5. Ser flexible en las fechas de viaje

En general el turista tiene una flexibilidad en sus fechas de viaje que, bien utilizada, puede reportar ahorros importantes. Como los precios varían en función del juego de oferta y demanda específico para cada vuelo o fecha de viaje, puede suceder que corriendo uno o dos días la fecha de ida o retorno, se consigan pasajes mucho más baratos. A estos efectos son de gran utilidad los calendarios que ofrecen las agencias de viaje online en los que, en un solo pantallazo y en cuestión de segundos, se puede tener pautas bien claras sobre cuándo es más conveniente volar.

6. No es más barato comprar un pasaje un martes

En algunos lugares del mundo existe la creencia popular de que conviene comprar pasajes los martes. Pero esto no es más que un mito sin respaldo empírico evidente. Tampoco hay una anticipación “mágica” que aplique para todas las rutas. Depende del destino la anticipación ideal y puede variar según el momento en que se pretenda viajar. No obstante, sí es cierto que hay días de la semana que son “estructuralmente” más baratos para volar. Con sus excepciones naturales, en general los martes y los miércoles cumplen con esta regla.

7. Los precios no suben si se busca mucho un vuelo

En tiempos de inteligencia artificial y machine learning, algunas personas suelen imaginar que los sitios de las aerolíneas y agencias de viaje intentan subir los precios cuando “entienden” que uno está interesado en un vuelo particular. Andrés Gil escucha a sus amigos y conocidos decir esto con frecuencia. Pero esto no es real, o al menos no lo es en el caso de TocTocViajes.com. Los precios de los vuelos varían en función de muchos factores, pero ninguno está asociado al interés del pasajero ni a la información de navegación que esté cargada en su historial de búsqueda. Es cierto que las tarifas suben o bajan casi en tiempo real, pero lo hacen en función del juego de la oferta y la demanda. Y lo más interesante es que esa demanda no se limita a la puja de los viajeros uruguayos: esos mismos asientos están siendo también demandados por viajeros de otros lugares del mundo, por lo que el sistema se vuelve tan dinámico como imposible de pronosticar.

8. Incluir una noche de sábado

Las aerolíneas usan reglas de segmentación para poder entregar precios diferenciales según el perfil del comprador. Los clientes corporativos, en general, están dispuestos a pagar un poco más debido a que tienen que viajar sí o sí, dado que los negocios no esperan. Un turista, en cambio, puede llegar a evitar viajar si el costo es muy alto. Para maximizar ganancias, pero sin llegar a perder clientes, las aerolíneas intentan “descubrir” quién está comprando y cuál es entonces su disposición a pagar. A tales efectos se utilizan estas reglas de segmentación. La más potente y conocida es la exigencia de estadía de noche de sábado en el destino que se incluye en las tarifas más baratas, algo que los viajeros corporativos en general no quieren hacer y los turistas sí, en ambos casos por razones más o menos obvias. Por lo tanto, añadir una noche de sábado al viaje en general da acceso a ese mundo de tarifas más baratas destinadas a los turistas, siempre más sensibles al precio del pasaje.

9. Comprar el pack vuelo + hotel

Los conocidos “paquetes” están construidos en base a tarifas “opacas”, tanto de los pasajes aéreos como de los hoteles. Esto significa que el cliente conoce el precio final que paga por el conjunto, pero no se entera cuánto pagó por cada uno de los componentes. Esta modalidad permite a las aerolíneas y hoteles poner a disposición de los clientes precios más baratos sin que sus competidores puedan notarlo. Así, en muchas oportunidades, probar la opción de comprar los servicios de forma simultánea puede ser un camino provechoso para el viajero ávido de acceder a vacaciones más baratas.

10. Suscribirse a los servicios de alerta o promociones

Mantenerse informado es la mejor forma de tomar decisiones inteligentes. Cada vez más las agencias y aerolíneas comunican casi en tiempo real lo mejor de su oferta a través de distintas plataformas. Seguirlas en las redes sociales, estar suscripto a los servicios de Newsletter o – como en el caso de TocTocViajes – a través de su novedoso sistema de alertas por SMS, denominado BeTocToc resulta casi mandatorio. El caso más claro es el de aquellas súper promos que algunas aerolíneas liberan de tanto en tanto con oportunidades a precios irrisorios a distintos destinos. Enterarse antes y así llegar a tiempo cuando los asientos en promoción son limitados puede ser la diferencia entre irte al Caribe o ¡quedarte en casa mirando Piratas del Caribe! Estar bien atento, tarde o temprano, paga.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)