ANA ROSENFELD Y LA INFIDELIDAD FINANCIERA

El "terror de los maridos" desembarca en Uruguay

La argentina Ana Rosenfeld, especialista en descubrir “patrimonios ocultos”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Rosenfeld, en su lujoso apartamento en Punta del Este. Foto: archivo / Ricardo Figueredo.

Desde las redes sociales, "El terror de los maridos" anunció su desembarco en un juzgado de Maldonado: "Audiencia de divorcio en juzgado de Sarandí y Ledesma en Maldonado. ¡Increíble los Panamá Papers! El ex se está poniendo nervioso", escribió la abogada argentina Ana Rosenfeld en Twitter.

Llegó el miércoles y su estadía en Uruguay fue muy corta. No contó con el tiempo suficiente para disfrutar de su coqueto apartamento sobre la rambla de la Playa Mansa. Tampoco para salir a capear, en su lujoso yate, al fuerte Pampero que azotó la costa del Este los últimos días. Rosenfeld llegó con el tiempo justo para concurrir a una audiencia de divorcio.

"Vine a trabajar", explicó a El País mientras aguardaba un auto que la trasladaría al aeropuerto de Laguna del Sauce.

La mediática abogada argentina llegó a Punta del Este con su mira puesta en un poderoso empresario uruguayo.

"Tengo unos quince casos de divorcio acá en Uruguay. Esta vez vine por uno muy especial que concierne al propietario de un empresa uruguaya de muebles muy importante. Gente que tiene muchísimo dinero en Argentina. Acá tiene muchísimas propiedades a nombres de sociedades panameñas y de sociedades uruguayas. Sin embargo, estamos haciendo una investigación muy ardua para demostrarlo. Hay cuentas bancarias, apartamentos...", explicó.

"También aproveché esta oportunidad para ver como están marchando otros quince casos de divorcio que llevo en mi estudio", dijo en la entrevista que mantuvo con El País.

—Dicen que en Punta del Este usted combina el placer con el trabajo. ¿Es así?

—Sí. Tengo mucha clientela argentina que veranea en Punta del Este. Muchas ex mujeres que aprovechan el verano para interiorizarse en los estudios contables y en los registros; en los padrones, en las cuentas y propiedades que siempre pensaron que eran de ellas pero que, en el momento del divorcio, resulta que están a nombre de sociedades donde ellas no figuran. Son mujeres que han comprado esas propiedades. Las han elegido. Fueron a las inmobiliarias, se han ocupado de amoblarlas para ponerlas en condiciones. Y cuando llega el divorcio se encuentran que están a nombre de sociedades que no le pertenecen.

—¿Usted trabaja en Punta del Este?

—Tengo una abogada local porque yo no puedo firmar los escritos. Cuando un marido quiere embromar a su mujer no hay país, no hay fronteras. Todos actúan cortados por la misma tijera. Tienen el mismo comportamiento. Entienden que todo lo que hicieron junto a sus esposas les pertenece exclusivamente a ellos. Por lo tanto, cuando llega la hora del divorcio se quieren llevar todo. Como grafico yo: como un caracol con la casa puesta.

—Y ahí aparece usted, "el terror de los maridos".

—Así me conocen hace muchos años. Fueron los medios los que me llamaron así cuando intervine en uno de los divorcios del conductor Roberto Pettinato. Ahí encontré cuentas, contratos, un montón de cosas que provocaron su enojo conmigo. Sucede que descubrí cosas que seguramente él no habría compartido con su esposa. Recuerdo que él empezaba sus programas de televisión haciendo como que buscaba una estrella, y decía: "Ahí esta la doctora Rosenfeld persiguiéndome".

—¿Cuándo interviene usted? ¿Después de la separación o antes, cuando la mujer presiente la crisis con su esposo?

—Hay dos tipos de mujer. Hay unas que se la ven venir. Saben que las cosas no están claras porque compartieron su vida con hombres que les hicieron creer que algo era suyo aunque figurara a nombre de un tercero, o en cuentas en el exterior. Con antelación empiezan a pensar sobre qué documentación hay que tener, dónde tienen que mirar y de qué se tienen que preocupar. En función de esta situación me contratan para que yo investigue el patrimonio de la pareja.

—¿Esto lo hizo antes de se conocieran los Panamá Papers?

—Hace más de cuatro años que estoy viajando a Panamá para investigar el patrimonio de ex esposos de mis clientas. No hace tanto, pero era cuando la palabra Panamá sonaba a un sombrero o a playas caribeñas.

—Usted olfateó que ahí había algo más.

—Nada de olfato. Fui con una clienta que me había dicho que su marido tenía todas sus oficinas en Puerto Madero y en otros puntos de Buenos Aires. En todos esos casos, los bienes estaban a nombre de sociedades panameñas. Me pregunté qué era eso. Por eso fui e investigué a todos estos famosos estudios. Ocurría lo mismo hace años acá en Uruguay, donde muchos argentinos escondían sus patrimonios a sus esposas.

—También está el caso de los maridos que dejan a sus mujeres por otras más jóvenes.

—Como digo siempre: hay un metro. En determinado momento de la vida, el hombre mira para abajo y está todo bien. Si la mujer llega a mirar para abajo a partir de determinada edad, lo ven mal. Una mujer con un hombre más joven no es bien vista. En cambio, un hombre con una mujer más joven es un ídolo. Son ídolos porque tienen la billetera entera. Y lo son porque la mitad de esa billetera no se la dan a su ex mujer como correspondería. Por eso digo que cuando se acaba la infidelidad de las sábanas, empieza la infidelidad financiera.

—¿A lo largo de su carrera se topó con personajes famosos por sus fortunas que sin embargo se registraban como "monotributistas" (pequeños contribuyentes) ante las autoridades impositivas de su país?

—¿Sabe la cantidad de monotributistas que dicen que no ganan nada, figuran como empleados de su propia empresa pero tienen autos de lujo y propiedades de alto valor?

—En medio de todos esto cayeron los Panamá Papers. ¿Cómo impactará esta información en los divorcios? ¿Podrán modificarse divorcios ya cerrados?

—Es una gran pregunta. Yo busco una sanción pecuniaria, que la mujer tenga acceso a lo que corresponde. En el anterior código en Argentina teníamos hasta dos años a partir del cierre de un convenio para incorporar nuevo patrimonio. El nuevo código bajó el plazo a 6 meses. Es muy poco. Una investigación lleva tiempo. Vamos a buscar la forma de extender ese plazo.

Contra la separación de bienes.

Ana Rosenfeld Rosenfeld no solo llegó a Uruguay para atender a sus clientes. También está luchando desde hace algún tiempo para eliminar del Código Civil el instituto de la disolución conyugal y la separación de bienes (no el caso de las capitulaciones previas al matrimonio). "Estoy peleando contra los famosos convenios donde ustedes establecen la separación de bienes. Es algo absurdo. Es algo que perjudica en todos los casos a la mujer. En un caso concreto, estoy luchando por una mujer a la que hicieron firmar una separación de bienes después de un año de matrimonio. Dicen que le iban a dar un dinero por esa separación. Todo un equipo

de abogados y contadores del marido le dijeron que lo hiciera porque le convenía. Igual siguen trabajando juntos. Sucede que en realidad tienen una terrible sociedad de hecho donde la perjudicada es la mujer", explicó.

LAS ESTRELLAS.

Casos que la conmovieron: "Pampita" y Wanda Nara.

Ana Rosenfeld (Buenos Aires, 1955) es abogada, empresaria y maestra de hebreo. Ha representado en diversos pleitos a medio centenar de celebridades argentinas, entre ellas a Susana Giménez, Moria Casán y Carmen Barbieri.

En su carrera tuvo casos de divorcios mediáticos que la conmovieron. Dos de ellos muy conocidos: el de Carolina "Pampita" Ardohain y el de Wanda Nara.

"En el caso de Pampita la representé cuando se dijo que ella era culpable de adulterio. Pampita era absolutamente inocente. Ahora, con la incorporación del nuevo código en Argentina se define la no culpabilidad en el divorcio. Tampoco pone un plazo mínimo para plantear un divorcio. Antes uno tenía que esperar dos años para la separación personal y tres para un divorcio. ¿Cuál era la paradoja? Se casaron y al año del matrimonio se dieron cuenta que la cosa no funcionaba. Se mudaron, se separaron y rehicieron su vida. Pero no podían plantear el divorcio porque la ley no lo permitía. Entonces, técnicamente, los jueces entendieron que si una de las partes se mostraba con otra persona constituía adulterio. Una mujer se encontraba con otra persona, y era adúltera. El hombre, en cambio, podía salir todos los días con otra mujer", expresó la abogada.

Rosenfeld no puede creer lo que sucede con su cliente Wanda Nara, sobre quien pesa un bozal legal que le impide hablar de su familia formada con el jugador Mauro Icardi.

"Tiene una familia y no puede mostrar a sus cuatro hijos públicamente. Son casos increíbles", explicó sobre la estrella que demanda el pago de la pensión alimenticia a su ex, Maxi López.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)