UN CONTROVERTIDO PLAN DE MOVILIDAD

El último terreno de un plan que no salió como se previó

IMM pretende vender la manzana del frustrado Intercambiador Central.

Aguada: son miles las motos abandonadas en la manzana de Paraguay, Panamá, Rondeau y Guatemala, frente a la torre de Antel. Foto: F. Ponzetto
Aguada: son miles las motos abandonadas en la manzana de Paraguay, Panamá, Rondeau y Guatemala, frente a la torre de Antel. Foto: F. Ponzetto

Hace nueve años, el entonces director de Movilidad Urbana de la Intendencia de Montevideo, Gerardo Urse, concurrió a la Junta Departamental y anunció una serie de obras que mejorarían la circulación en zonas neurálgicas de la capital. Algunas se concretaron y han sido muy controvertidas tanto por usuarios como por referentes del transporte como el presidente de Cutcsa, Juan Salgado: el Corredor Garzón, la Terminal Colón, el Corredor General Flores y el Intercambiador Belloni. Otras quedaron por el camino, como el Intercambiador Central que —también a un costo multimillonario en dólares— se construiría frente a la torre de Antel, en la manzana delimitada por las calles Paraguay, Panamá, Rondeau y Guatemala.

La semana pasada, el intendente Daniel Martínez resolvió desafectar el padrón del destino originalmente previsto (una terminal de ómnibus) por "haber quedado en evidencia, por razones inherentes a la dinámica de la gestión urbana, la superación del proyecto inicialmente previsto para el lugar".

Consultado por El País, el secretario general de la Intendencia, Fernando Nopitsch, dijo que se estudia ahora qué hacer con esta manzana que sirve de depósito para centenares de vehículos (sobre todo motos) que fueron retirados de la vía pública luego de haber sido hallados en infracción. El jerarca señaló que el terreno probablemente sea vendido. Y que ya hay interesados en la compra.

"Hay gente interesada, entre ellos Aguada Park. Por eso lo que hicimos fue desafectarlo. Lo que estamos estudiando es si hay algún uso que le podamos dar antes de sacarlo a la venta", precisó Nopitsch.

Con respecto al futuro de los vehículos retenidos, lo más probable es que terminen como chatarra. "Estamos haciendo el trámite judicial para sacar las motos de ahí. Se intima a los propietarios y cuando estos no vienen, pasado determinado período, son destruidas. En general, las multas superan el valor de las motos, muchas de las cuales tampoco tienen papeles", anotó el secretario general de la Intendencia.

En junio de 2011, la entonces intendenta Ana Olivera autorizó a la División Tránsito y Transporte de la comuna utilizar el inmueble para colocar los vehículos retirados de la calle, con la salvedad de que esto ocurría "ante la imposibilidad de demolerlo en el corto plazo", para "evitar su ocupación por intrusos" y hasta tanto se iniciara "la ejecución de obras de la terminal de ómnibus a emplazarse en el lugar".

Trunco.

Tras un litigio que duró varios años, la Intendencia recién pasó a ser la propietaria del terreno en 2011. El Tribunal de Cuentas de la República observó en su momento la expropiación para construir allí la terminal. El dueño del predio había exigido el doble del dinero que le ofreció la comuna, en un proceso que se definió por la modalidad de "expropiación rápida".

Uno de los padrones en la proximidad de la torre de las telecomunicaciones había sido tasado por la Intendencia en 64.958 UR (unos US$ 2.300.000 de la actualidad), aunque la propietaria del mismo, la empresa Cominor S.A., se opuso a la compensación ofrecida y exigió prácticamente el doble.

La Unidad de Expropiaciones de la Intendencia entendió que el reclamo no justificaba modificar la tasación, ratificando la cifra ofrecida al comienzo.

El proyecto.

El intercambiador de la Aguada —lugar donde los ómnibus permanecerían por un corto tiempo para hacer transbordos— iba a ser construido por la IMM y por Antel. El ente de las telecomunicaciones dispondría de un máximo de 7.000 metros cuadrados para instalar oficinas, así como varias plazas de estacionamiento.

El Intercambiador Central era una pieza clave del Plan de Movilidad de la Intendencia y su inauguración se había anunciado originalmente para 2010.

Intendencia necesita autorización judicial para proceder a destituir cientos de motos. Foto: F. Ponzetto
IMM necesita autorización judicial para proceder a destituir cientos de motos. Foto: F. Ponzetto

Por el camino.

Dentro del Plan se preveía la construcción y el traslado de otras terminales. Para el Buceo, por ejemplo, se anunció la construcción de otro "intercambiador" sobre la avenida Rivera, frente al cementerio, en un terreno municipal. El costo de esta obra sería absorbido por la terminal de ómnibus de Kibón, que se movería hacia ese sitio.

Otro proyecto pretendía transformar a Tres Cruces en una terminal exclusiva de ómnibus urbanos, suburbanos e interdepartamentales, con lo cual las líneas internacionales partirían desde una nueva plataforma.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)