INFORME ESPECIAL DEL MINISTERIO DEL INTERIOR

La tasa de femicidios supera a la de EEUU

El Observatorio del Ministerio del Interior comparó cifras sobre los homicidios contra las mujeres.

Si no puede ver el contenido haga click aquí

El informe "Femicidios íntimos en Uruguay. Homicidios a mujeres a manos de (ex) parejas", del Observatorio Nacional Sobre Violencia y Criminalidad del Ministerio del Interior, reveló que la tasa de homicidios contra mujeres en Uruguay supera la de Estados Unidos, Canadá, Australia, Inglaterra y España.

El informe compara las tasas de femicidios, que son aquellos producidos por las parejas o ex parejas de las víctimas, en un grupo de países desarrollados. Uruguay tiene tasas más altas que Finlandia, duplica las de Estados Unidos, Canadá y Suecia, triplica las de Holanda, Inglaterra y Gales, y es cuatro veces mayor que la de España.

Las cifras indican que en materia de homicidios también subsiste una desigualdad entre hombres y mujeres. Al respecto, el informe destaca que "se constata que Uruguay es el país que presenta la relación más desigual entre las tasas específicas de homicidio por sexo".

El informe, elaborado por la División Políticas de Género del Ministerio del Interior, vuelve a comparar datos de distintos países y explica, por ejemplo, que "si consideramos a España, la relación entre la tasa de homicidios a mujeres y la tasa de homicidios a varones para 2014 se acerca al 2 a 1. Para dicho año, las mujeres contabilizaron una probabilidad casi dos veces mayor que los varones de ser víctimas de homicidio.

Realizando la misma comparación para Uruguay en 2016, la relación entre ambas tasas es de 5 a 1", indica.

Cercanías.

Si se analiza el tipo de vínculo entre la víctima y el autor del femicidio entre los años 2012 y 2016, se encuentra que el 55,4% son exparejas y el 20,6% familiares. El resto de las víctimas y victimarios eran amigos o no tenían relación alguna. En tanto, en los homicidios "domésticos" contra hombres la relación es distinta. Apenas el 3,5% murieron a manos de sus parejas; el 11,2% por familiares; el 61,2% fueron asesinados por un amigo, y el 24,1% por personas con las que no tenían relación.

En los casos de homicidios entre personas que convivían, se constató que el 52,4% de los autores resuelve quitarse la vida y un 41,1% lo intenta.

Con respecto a las denuncias previas al hecho, surge que un 20,8% de las víctimas había hecho denuncias anteriores a la Policía.

La premeditación del hecho se dio en el 81,6% de los casos investigados. El trabajo del Observatorio ministerial consigna además que el 88,7% de los autores no se entrega a las autoridades tras cometer el crimen.

Armas.

Más de la mitad de los homicidios contra mujeres en el período observado fueron perpetrados con un arma de fuego. Para los técnicos del Ministerio del Interior este dato demuestra que "lejos de confirmarse únicamente para los homicidios en el marco de conflictos entre delincuentes, se trata de una situación transversal a los homicidios que ocurren en Uruguay".

En esta línea, indican que "el peso relativo de las armas de fuego es claramente mayor en las situaciones donde víctima y autor convivían. Este hallazgo contribuye a la reflexión en torno a la peligrosidad de la presencia de armas de fuego al interior de la esfera doméstica".

A diferencia de lo que ocurre con el resto de los homicidios y en los delitos en general, donde los autores son en su mayoría menores de 30 años, en este caso los homicidas tienen en promedio 43 años de edad. Son personas que no suelen tener antecedentes penales por conductas violentas, y que no fueron denunciados por violencia doméstica previamente.

Conclusión.

En una evaluación de los datos alcanzados, los técnicos que elaboraron el informe, señalan que los datos permiten "evidenciar que los homicidios a mujeres a manos de exparejas son un fenómeno que mayoritariamente ocurre entre personas que efectivamente consumaron la experiencia de vivir bajo un mismo techo".

Destacan que "el papel crítico de la convivencia deja planteada la interrogante de cómo esta experiencia afecta la relación desigual de poder entre varones y mujeres, transformando al ámbito doméstico en el escenario más idóneo para el ejercicio de la violencia letal contra la mujer".

Los técnicos se plantean la interrogante sobre "cómo pueden combatirse estas asimetrías a partir de la implementación de políticas públicas".

Aseguran que "los resultados reclaman un análisis en profundidad del uso efectivo de las denuncias por violencia doméstica como insumo para la prevención de la violencia letal contra la mujer en el marco de la pareja en nuestro país, a fin de identificar fallas en la órbita policial y judicial".

Al INR policías golpeadores.

El Ministerio del Interior resolvió que aquellos efectivos policiales que sean denunciados por violencia doméstica sean trasladados de inmediato al Instituto Nacional de Rehabilitación (INR). Se trata de la instalación del protocolo sobre violencia doméstica y/o género que comenzó a implementar la secretaría de Estado para los policías ejecutivos. Hasta ahora los policías denunciados son desarmados de forma preventiva. La presidente del Sindicato Policial, Patricia Rodríguez, calificó la medida como una "locura", y anunció que se intentará demostrar por la vía técnica que se está cometiendo un error. "Si necesitan personal para las cárceles, esta no es la vía para conseguirlo", dijo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)