UN AVANCE DE LA ADMINISTRACIÓN MARTÍNEZ

Tarjeta STM no despegó pese a explosión de puntos de carga

Pasaron de 40 a 2.200. Tres de cada diez la usan; la IMM aspira llegar al 60%.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Hasta ahora la tarjeta no ha logrado seducir a los usuarios. Foto: archivo El País

La explosiva masificación de los puntos de recarga de la tarjeta STM (había menos de 40 en octubre y son 2.200 en la actualidad) no tuvo un correlato en el incremento de usuarios del sistema.

Sin tomar en cuenta los boletos de estudiantes (que ya estaban incluidos dentro del sistema electrónico), solamente 3 de cada 10 usuarios utilizan el plástico para pagar sus viajes en ómnibus. El director de Movilidad Urbana de la Intendencia, Pablo Inthamoussu, dijo ayer a El País que la administración aspira a lograr una crecimiento del 30 al 60 o 70 por ciento de aquí a fin de año.

Según explicó ante la Junta Departamental el economista Gonzalo Márquez, director del Servicio de Transporte de la comuna, el 31% de los boletos "comunes" (una hora, zonal, céntrico, dos horas, diferencial y jubilados) se paga con un medio electrónico y el 69% en efectivo. En total, se venden unos 18 millones de boletos al mes en esta categoría.

"Es correcto decir que para ese conjunto de boletos, que es un subgrupo, la utilización de dinero electrónico pasó del 7% o del 8% antes de que se empezara a implementar este cambio, al 31%", indicó Márquez.

Al tomar todo en su conjunto, incluyendo a los estudiantes que ya estaban dentro del nuevo sistema, actualmente hay un 47% que está asociado al modo de pago electrónico y un 53% a las tarifas en efectivo.

En Montevideo hay 2.200 locales habilitados hasta el momento: 310 pertenecen a Abitab, 25 que aún persisten de la red tradicional manejada por Cutcsa y por TUSA, y más de 1.800 administrados por Cafidur, la red de kioscos de la Banca de Loterías y Quinielas. Es-tos puntos se puede ver en la web de la Intendencia, en www.montevideo.gub.uy/locales-stm.

"Sin incentivo".

Inthamoussu tiene una visión positiva de cómo ha avanzado el sistema con el crecimiento de los locales recarga. "Tres veces más gente usa la tarjeta ahora", anotó.

Sin embargo, el crecimiento no es proporcional con la masificación que se logró de los puntos de recarga, que representa un aumento de un 550% si se toman en cuenta las 40 ventanillas que había hace pocos meses.

En el Partido Nacional existe una visión opuesta a la que tiene el jerarca municipal.

"Promocionaron una tarjeta diciendo que iba a tener beneficios y el último aumento del boleto en Montevideo, de $ 3, fue parejo para quien usa la STM y para quien paga en efectivo", declaró a El País el edil Javier Barrios Bove. "Así desestimulan a la gente", opinó el legislador departamental.

En octubre del año pasado, al informar sobre el acuerdo con las redes de cobranza (que no pudieron lograr los anteriores intendentes Ricardo Ehrlich y Ana Olivera), Daniel Martínez anunció que quiere popularizar el uso del plástico y que esto incluye una "política de estímulo", con sorteos y premios. También anticipó que habría un "desestímulo" para quien no se incorpore al sistema: un boleto más caro si se paga en efectivo a bordo del ómnibus

Estudiantes.

El edil Barrios también destacó como negativo el hecho de que a los estudiantes universitarios se les exija que carguen a la tarjeta un mínimo de 20 boletos, "cuando antes se les pedía que fueran 5".

El director del Servicio de Transporte de la Intendencia confirmó el cambio, pero dijo que antes el sistema era peor para los universitarios.

"Haciendo memoria, en realidad antes del año 2011 estos estudiantes tenían un mínimo de 25 boletos. Es decir que en un momento hubo una caída. De hecho, tenían también un vencimiento de 45 días, o sea que esto era mucho más estricto que hoy. Se perdían boletos por el no uso", indicó Márquez.

"Uno no puede ver este cambio en la política de las recargas de los estudiantes sin tener en cuenta el mayor acceso que hoy se está dando. Actualmente los estudiantes pueden hacer la recarga en los 2.200 puestos de Montevideo, no solo en los 35 que había antes. Tengamos en cuenta que muchas veces hacer la recarga en esos 35 que había antes implicaba que los estudiantes tuvieran que gastar dos boletos incluso para ir a hacer la recarga", sostuvo.

"Todos sabemos que el mayor acceso es un beneficio, y nosotros lo estamos dando. Por lo tanto, nos pareció razonable que para ese grupo —y reitero: es un subgrupo, concretamente los estudiantes universitarios— se pusiera este mínimo de 20 boletos", agregó el funcionario municipal.

ANUNCIOS Y OPINIONES.

Inthamoussu: "La tarjeta no será obligatoria".

El director de Movilidad de la IMM dijo a El País que, como ocurre en otras ciudades del mundo, se estudió la posibilidad de hacer que la STM fuera obligatoria para viajar, pero esto "no se consideró adecuado por nuestra idiosincrasia".

"La idea es llegar al 60% de uso de dinero electrónico: de recarga y pospago. Hay mucha gente que usa la tarjeta para validar el pago en efectivo", precisó.

Inthamoussu anticipó que en breve habrá también una tarjeta de débito asociada al sistema.

Barrios Bove: "Los mínimos de carga complican"

"Para mucha gente los mínimos que se pusieron de recarga se tornan complicados. Ese tema después se subsanó en parte, porque se hizo un convenio con el Mides para que determinados grupos vulnerables pudieran acceder a un tipo de recarga menor, pero hay mucha gente a la que se le complica recargar cinco boletos y quizá por eso no opta por ese sistema. Tampoco entiendo por qué a los estudiantes universitarios se les pide desde enero comprar un mínimo de 20 boletos, cuando antes se les pedía 5".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)