Primeros seis meses del Plan Ibirapitá

"La tablet me cambió la vida"

Lejos de lo que podría pensarse, que la usaría un nieto o que le tendrían miedo, la mayoría la integró con alegría a su vida y la usa para leer el diario, escuchar música y chatear con nietos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Uno de los objetivos del taller que se realiza al entregar la tablet es motivar a los jubilados a usarla sin temor. Foto: Plan Ibirapitá.

Unas semanas después de aquel 19 de junio en que entregaron las primeras 1.000 tablets a jubilados de Montevideo, los organizadores del Plan Ibirapitá reunieron a los beneficiarios para preguntarles cómo les había ido con el dispositivo. Una de estas reuniones fue en la sede del Movimiento de Jubilados y Pensionistas de Peñarol.

"Don Pereira levantó la mano y dijo que nunca pensó que le iba a dar la utilidad que le dio", rememora Nelly Bagnuoli, una de las referentes del movimiento de jubilados, que estaba presente en la reunión. "Don Pereira contó que gracias a la tablet pudo entrar a un pueblito en España donde nació él y su padre. Dijo que se puso a llorar cuando entró al pueblo".

A Nelly le cuesta explicar por medio de qué herramienta "entró" al pueblo su vecino, si fue por medio de un video de Youtube, por Google Earth o con fotos descargadas de Internet. Y no le importa demasiado, lo que le interesa resaltar es que, de los 72 jubilados del barrio que recibieron la tablet "la gran mayoría" la usa.

Entran a Facebook, escuchan la radio, sacan fotos, leen libros o noticias, juegan, ven videos… "A nosotros nos gusta sentarnos con ella de tarde, a la hora del mate", dice mirando a su esposo Atilio y cuenta que a él no le dieron porque su jubilación es mayor a los $ 24.416 establecidos como ingreso máximo para participar del plan. "De mañana no la agarro porque tengo que hacer las cosas de la casa", precisa.

El Plan Ibirapitá fue establecido por el gobierno de Tabaré Vázquez como una suerte de continuidad del Plan Ceibal. Si aquel buscó otorgar una tablet por niño, este busca que haya una por jubilado.

De las 1.000 disponibles para una primera entrega el gobierno ofreció 600 a la Organización Nacional de Jubilados y Pensionistas del Uruguay (Onajpu) y 400 a los movimientos de jubilados. Notificados de la disponibilidad de los equipos, cada institución informó a sus integrantes sobre el máximo de ingresos exigido e invitó a inscribirse para participar. Entre todos los inscriptos sortearon los equipos disponibles.

Fue la primera fase del programa. Los 1.000 jubilados recibieron la tablet, realizaron un curso en la Intendencia de Montevideo y se la llevaron para su casa.

Mientras integraban a sus vidas esta estructura metálica de unos 30 centímetros de largo por 20 de alto, los organizadores del plan movieron su objetivo hacia el interior del país y se centraron en 11 ciudades: Rocha, Florida, Fray Bentos, Durazno, Maldonado, San José, Mercedes, Treinta y Tres, Minas, Melo y La Paz (como programa piloto en Canelones).

Allí entregaron, entre agosto y noviembre, 14.000 tablets, computando las primeras 15.000 de entre 350 y 400.000 que planean entregar durante todo el período de gobierno.

Cristina Sánchez, coordinadora de Formación del Plan Ibirapitá, explica a El País que en marzo de 2016 completarán la entrega en los departamentos en los que han trabajado (menos Canelones y Montevideo).

Luego, se enfocarán en 7 departamentos más: Artigas, Salto, Paysandú, Colonia, Rivera, Tacuarembó y Flores. Las otorgarán a los jubilados de las localidades menos pobladas y hacia final del 2016 y comienzos del 2017 las llevarán a las capitales de estos 7 departamentos.

Por último, en 2017 y 2018 completarán Canelones y Montevideo. "¿Por qué llegamos a lo último a Montevideo y Canelones? Porque así fue en el Plan Ceibal y es una manera de poder abarcar el territorio de manera paulatina", señala Sánchez. "Lo que requiere más recursos y capital humano es Montevideo. Esperamos a cuando estamos más duchos en la tarea para llegar", confiesa.

Alfabetización digital

Celia, de 73 años, fue una de las primeras 1.000 que recibieron la tableta en la capital. Desde su casa en el Cerro dialoga con El País y se excusa por no poder recibir visitas. "Me operaron de la rodilla, estoy recluida acá, no estoy para recibir a nadie", lamenta. Durante su vida activa trabajó como empleada doméstica y nunca tuvo oportunidad de sentarse delante de una computadora.

"A mí la tablet me devolvió la vida. Ahora hablo con mi nieta que está en España", cuenta y se le quiebra la voz. "Se fue hace ocho años y no la volví a ver. Pero con el chat hablo todo el tiempo ahora. Es como estar charlando porque me está respondiendo en el mismo momento", relata.

En esos meses también conoció sobrinos nietos que viven en Buenos Aires y nunca había contactado. "Me dicen: Abuela, ¿cómo estás en Facebook?", comenta divertida.

"Fue como un regalo del cielo para mí. Lo único que podía hacer antes era sentarme adelante de la tele y acostarme cuando me aburría". Ahora, además de chatear, lee diarios y se entretiene con los juegos de preguntas y respuestas que trae la tablet. "¿Sabés que se pueden ver las noticias de tarde antes de que llegue el informativo?", interroga sorprendida.

Celia no pudo ir al curso pero su nieto le enseñó "lo más importante". Su hija, para que no hubiera conflictos, le compró otra al pequeño. "Me dijeron que no tuviera miedo", recuerda de los primeros meses.

"Capaz que cuando pueda tomarme un ómnibus voy y hago un cursito. Yo hice solo Primaria así que me he manejado bastante bien, pero sé que me falta, no quiero tocar nada que no sea lo correcto".

Las tablets vienen con el sistema operativo Android pero se les configuró un modo más simplificado, con pocos iconos y de tamaño más grande de lo normal, en donde la información está ordenada para facilitar su uso.

Así tienen distintas áreas desde donde acceder a videos, música, radios, diarios, libros, trámites, redes sociales, juegos, cámara de fotos, entre otros. La tableta contempla la posibilidad de salir de este modo simplificado al modo "normal", de Android.

De las 15.000 entregadas solo han reportado 10 rotas o dañadas. El plan trabaja logísticamente desde el LATU, en el salón Los Robles, donde funciona el Plan Ceibal. Por informes llamar al 0800 1764 (de lunes a viernes de 8:00 a 18:00 horas).

EL PROGRAMA EN VOZ DE LOS PROTAGONISTAS

Cristina Sánchez - Coordinadora de formación del plan

Cristina Sánchez. Foto: Marcelo Bonjour.
Cristina Sánchez. Foto: Marcelo Bonjour.

"La idea del taller que hacemos al entregar la tablet es digitalizarles y desasustarles. Que se animen a preguntar, que piensen de sí mismos que ellos son capaces, que esto también es para ellos y está más cerca de lo que creen".

Esir - Jubilada que recibió la tablet en Treinta y Tres

"Fui a hablar con unos chicos que venden celulares porque estaba muy desprotegida, no quería que le pasara nada. Le compré una funda, queda como si fuera un libro que se cierra. Hay que cuidarla porque es algo que le dan a uno".

Celia - Operada de la rodilla, pasa el día sola en el Cerro

"Yo no tengo liceo, pero me arreglé bastante bien. No la habría comprado porque mi jubilación es muy bajita. ¡Tiene una facilidad (la tablet) para dar las noticias antes! Cuando llega el informativo, ya las sé".

Las claves a tener en cuenta

1 - Quiénes pueden recibir la tablet

Los beneficiarios son los jubilados de todas las áreas de actividad (BPS, Bancarios, Profesionales Universitarios, Caja Notarial, Militar, y Policial), que ganen menos de $ 24.416. Por ahora no entran los pensionistas. Si reciben una pensión, el ingreso total, sumando la pensión y la jubilación no puede ser superior a los $ 24.416.

2 - Dónde y cómo inscribirse

Si su jubilación es menor al monto indicado puede inscribirse para recibirla. Puede hacerlo en las filial de Onajpu de su departamento. Allí da su número de cédula y completa un formulario. Uno de los aspectos a saber es si tiene Internet. Si no tiene le gestionan la instalación de Internet hogares, plan gratis de 1 giga.

3 - Día y hora para entrega y curso

En el Punto de Atención Ciudadana (a veces en el correo, en la intendencia o en la junta departamental) y el el Centro Mec, también se ofrece información. Una vez que se inscribe le dan un día y una hora. Allí le darán la tablet y realizará un curso de pocas horas con otros beneficiarios.

4 - Qué pasa si se rompe la tablet

La tableta tiene una garantía de 90 días que no cubre roturas de pantalla, de cargador o la carcaza. Los organizadores trabajan en un sistema coordinado con El Correo por el cual se podrá mandar la tablet a arreglar por un costo de 700 pesos desde cualquier zona del país.

5 - Quienes integran el plan ibirapitá

El directorio del Plan Ibirapitá está formado por el presidente del Plan Ceibal, el presidente de Onajpu, el director del BPS y representantes del Ministerio de Desarrollo Social y del MEC. La parte operativa la lleva adelante el Plan Ceibal, con base en el LATU.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)