IMPACTO EN LA SALUD

El tabaco origina gastos de US$ 1.365: por año

Presidencia tiene pronto proyecto sobre empaquetado plano.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Así serán las nuevas cajas de cigarrillos. Foto: El País

El tabaco mata más que cualquier guerra, al menos eso da a entender un estudio de Naciones Unidas. A este ritmo, hacia 2030 fallecerán 175 millones de personas a causa del tabaquismo, tres veces más que todas las bajas de la Segunda Guerra Mundial.

A escala uruguaya, ya se sabe que cada año fallecen 5.200 habitantes por el consumo de tabaco, en especial por algunos tipos de cánceres y enfermedades no transmisibles. Significa la séptima parte de las muertes del país.

Se trata de un tipo de consumo que en los barrios más pobres de Montevideo es el doble que en las zonas más adineradas de la capital. Y que en los departamentos fronterizos, y más empobrecidos, supera a los de la costa sur.

La enorme cantidad de muertes y los problemas de desigualdad de esta epidemia son una demostración, para el Ministerio de Salud, de que "el control del tabaco potencia el desarrollo sostenible". Bajo esta consigna se celebró ayer el día mundial sin tabaco.

El tabaco le cuesta a Uruguay 2,6% del PIB (US$ 1.365 millones), equivalentes a toda la venta de carne bovina del país durante 2016. Buena parte de ese gasto, dijo el economista Dardo Curti, "responde a pérdidas indirectas, como los días que una persona deja de ir a trabajar porque está enferma o la atención en un hospital".

Solo las muertes, y la peripecia que lleva a ellas, implican un gasto del 1,5% del PIB, según cálculos de la ONU. Esto coloca a Uruguay entre los países con mayor pérdida por la epidemia en relación al producto bruto, incluso duplicando a naciones como Australia o cuadruplicando a Chile.

Aun así, la política activa que Uruguay viene implementando desde el primer gobierno de Tabaré Vázquez ha dado sus resultados. Hubo una reducción del 17% de los infartos de miocardio en la última década, reveló ayer el ministro de Salud, Jorge Basso.

Si bien el impacto en el cáncer aún no está estudiado, porque una década es "demasiado pronto" para lo que recomienda la literatura científica, sí hubo una significativa reducción del consumo en los más jóvenes, estando ahora por debajo del 6% de la población de entre 15 y 18 años.

La disminución en la prevalencia de este consumo también se ha dado en otros grupos etarios, aunque en menor medida. En todos los casos, la caída fue más intensa en los primeros años y ha ido desacelerándose desde 2011, explicó Enrique Soto, responsable del Programa Nacional para el Control del Tabaco.

Medidas.

En ese contexto Salud Pública quiera impulsar algunas medidas más drásticas. Ya en 2015, las autoridades sanitarias a escala mundial habían acordado el aumento de impuestos para desestimular el consumo. En Uruguay, dos tercios del precio de los cigarrillos ($ 130 en promedio) son impuestos.

El ministro de Salud Pública, Jorge Basso, dijo en entrevista con Así nos va de radio Carve que evalúan extender la prohibición de fumar en las afueras de los centros de salud y de enseñanza, como lo ha adelantado el presidente Tabaré Vázquez, pero también en parques y plazas públicas a donde van niños.

"Estamos pensando en un conjunto de disposiciones algunas de las cuales van a requerir marco legal y otras son ordenanzas. (...) Por ejemplo, la extensión de las zonas públicas que también hay que incorporarlas a espacios libres de trabaco. Se va a extender a áreas periféricas, centros de estudios, estamos definiendo esos aspectos, hay que ver si hay niños, estamos estudiando. La voluntad es ganar espacios de ambientes libres", dijo Basso a Carve. 

Mientras, hay otra medida que la cartera de Salud ya envió a Presidencia: el proyecto de ley para el empaquetado plano. Con esta nueva normativa, no habrá distinción de las cajillas según las marcas. De hecho aparecerá el nombre de la marca, pero siempre con la misma tipografía y sin logo.

El 80% de la caja la ocupará una foto sobre el riesgo sanitario, como esas de pulmones destruidos por el consumo. También habrá advertencias escritas en letras blancas sobre un fondo verde-amarronado. Según un estudio que se realizó en Australia, donde ya existe esta legislación, este color es el "más feo" de la paleta y "desestimula la compra.

Tanto Australia como Reino Unido están en juicios con tabacaleras por esta normativa.

Por otra parte se analizar prohibir el uso de cigarrillo electrónico en espacios cerrados.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)