DESABASTECIMIENTO

Surgió fórmula para levantar el conflicto en el supergás

Al borde del colapso de abastecimiento intentan evitar la esencialidad.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El sindicato del supergás analizará hoy una propuesta patronal. Foto: M. Bonjour

Tras intensas negociaciones a lo largo de todo el día, anoche surgió una fórmula para poner fin al conflicto en el sector de supergás que provocó un desabastecimiento casi total en todo el país y que afectó a la industria y a varias escuelas.

Fuentes oficiales dijeron a El País que la patronal presentó una fórmula de acuerdo al sindicato, la que será analizada hoy en una asamblea a partir de las 8 de la mañana.

Si bien los términos de la propuesta no trascendieron, desde el gobierno aseguraron que apunta a evitar que se declare la esencialidad del servicio de distribución de supergás.

El propio presidente Tabaré Vázquez habló ayer del asunto con la ministra de Industria, Carolina Cosse. Ernesto Murro, ministro de Trabajo, que volvió por la tarde de Chile, dijo a El País que "estamos trabajando y negociando, el Ministerio de Industria y el de Trabajo con las partes".

El subsecretario de Trabajo, Nelson Loustaunau, había dicho en la mañana que no estaban dadas las condiciones para una declaratoria de esencialidad, pero en la tarde reconoció a El País que la situación "es volátil y va variando".

"A ningún gobierno, con independencia del signo que tenga, le gusta declarar la esencialidad. No es lo que se quiere. No hay una decisión tomada. La esencialidad no vuelve todo a fojas cero. No hace desaparecer el conflicto y no hace que el suministro vuelva a ser normal", advirtió el funcionario.

De todas formas, reconoció que el mercado "se empieza a quedar sin stock". "El objetivo central del gobierno es que las partes vuelvan a la mesa de negociación", insistió.

Ayer los negociadores del Ministerio de Trabajo tuvieron contactos por separado con Riogas y con el sindicato y la fórmula que se barajaba informalmente para descomprimir la situación era que el sindicato circunscribiera su protesta a la empresa mencionada y permitiera que Acodike y Megal pudieran abastecer a la plaza.

El conflicto se origina porque Riogas se niega a retomar a 11 trabajadores de Montevideo y tres de Maldonado despedidos, uno de los cuales manipuló un rifle dentro de un local de la empresa. Riogas sigue firme y ayer portavoces de la empresa dejaron claro que no planea ceder y retomarlos.

Molestia.

En la Cámara de Industrias la situación genera enorme preocupación porque afecta fundamentalmente a empresas procesadoras de alimentos y del sector metalmecánico, lo que ha redundado en envíos al seguro de paro.

Washington Corallo, presidente de la gremial, dijo a El País que "no entendemos cómo no se puede resolver esto de manera razonable (...) Se afectan compromisos de exportación y la producción. La industria es rehén de la situación. Hay muchos perjuicios", señaló Corallo quien habló del asunto con Cosse ayer.

La empresa Megal, que tiene aproximadamente el control del 14% del mercado, tenía ayer todavía algunas garrafas, pero de no levantarse la medida el viernes ya no tendría admitió a El País su presidente Rossana Bucheli. Ni Megal ni Acodike tienen hoy diferendos con sus sindicatos. Megal podría restablecer rápido el servicio si se levantan las medidas, aseguró Bucheli. En un día con la temperatura de ayer la demanda puede rondar las 30.000 garrafas de 13 kilos, más o menos el 40% de los picos a los que se puede llegar en los momentos más fríos del año.

Riogas abastece habitualmente al 37% del mercado y es claramente la empresa que se ha visto más afectada por la conflictividad laboral.

Ayer varias escuelas públicas tuvieron faltante de supergás, lo que ameritó un planteo de las autoridades de Primaria al Pit-Cnt. Los niños debieron almorzar comida fría al no existir supergás para cocción.

Pit contra riogas.

Para el Pit-Cnt, el conflicto fue "muy preparado, muy bien urdido" por Riogas que dispuso despidos sin respetar el plazo mínimo de negociación previsto en el convenio colectivo, según Marcelo Abdala, secretario general de la central.

"El despido de los trabajadores de Maldonado fue la chispa de una gran provocación. Ha rechazado todas las propuestas", señaló. Abdala dejó entrever que se podría adoptar una fórmula que suponga circunscribir el conflicto a Riogas.

"El conflicto es con Riogas. No estamos en un conflicto generalizado de la rama", dijo Abdala. Y aseguró que el sindicato está cumpliendo "a rajatabla" con la entrega del producto a escuelas, hospitales y centros CAIF cuando estas instituciones le hacen saber que lo necesitan. "Vamos a rodear a los trabajadores del gas. Estamos estudiando una fórmula para que la población no quede rehén de esta patronal y para que los trabajadores de otras áreas se vean lo menos afectados que sea posible", señaló Abdala.

Para algunos, debe ser un punto de inflexión.

Para algunos distribuidores de supergás, como Eduardo Castro, el actual conflicto debería marcar un "antes y un después" y la empresa Riogas no debería ceder a las pretensiones del sindicato. El empresario, que en condiciones normales vende entre 150 y 200 garrafas por día y que ahora tiene su negocio paralizado, dijo que el sindicato del supergás pide "cosas extrañas", como que los trabajadores puedan ir en taxi pago por los sellos (Acodike, Riogas y Megal) a trabajar y club con piscina para sus familiares. Castro entiende que los salarios de los trabajadores de Acodike y Riogas "son altos para la media uruguaya" y que el sindicato "las quiere ganar todas (...) El gas es una necesidad de la población. Es esencial. Todavía en septiembre algunas horas se prende la estufa. Estamos muy mal", reflexionó.

El presidente de la Asociación de Distribuidores de Supergás, Daniel Marichal, señaló a El País que la gremial patrocinará a las empresas que quieran demandar al Estado por daños y perjuicios. "Llevamos 20 días de conflicto y ya fueron enviados al seguro de paro 200 trabajadores. La situación está incambiada. No estamos pidiendo la esencialidad, pero sí estamos pidiendo gestiones del gobierno. La Dirección Nacional de Trabajo nos convocó recién para el 5 de octubre y eso también lo tomamos como un mensaje", agregó.

La gremial reúne a empresas que en más de un 70% son micro o pequeñas. El País intentó comunicarse ayer sin éxito con autoridades de la Unidad Reguladora de Servicios de Energía y Agua (Ursea). Esta dependencia es la encargada de monitorear las existencias de supergás pero ayer no emitió ningún comunicado respecto a la situación.

Riogas es la más afectada por medidas sindicales.

Riogas, tiene capitales argentinos, y es la empresa que paga los mejores salarios en el sector del supergás. También es la que ha sufrido más conflictos sindicales, seguida de Acodike y Megal. Algunos distribuidores entienden que el sindicato pretende que los inversionistas la abandonen para formar una cooperativa. Acodike y Riogas compartieron durante décadas el mercado que estaba dividido casi que por mitades, pero la irrupción de Megal cambió la situación. Se trata de una empresa de capitales nacionales, formada inicialmente por recargadores de microgarrafas, que se ha expandido y que incorporará otro carrousel con el que pretende captar el 20% del mercado (actualmente controla el 14%). El mercado se basa en el uso de garrafas para estufas y cocinas y muestra cierta estabilidad aunque este año creció 10% la cantidad de unidades vendidas debido lo particularmente frío que fue el invierno, a diferencia de lo sucedido con el de 2015 que fue relativamente benigno.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)