vea el video

Surgen nuevas conexiones en Uruguay con el caso Nisman

Uruguay volvió a aparecer en las pistas que se siguen en el caso Nisman. El miércoles la diputada argentina Elisa Carrió dijo al canal Todo Noticias (TN) que la noche en que el fiscal Alberto Nisman murió como consecuencia de un balazo en la sien, el 18 de enero, en el Buquebus viajaban diplomáticos sirios e iraníes. Y no solo eso, afirmó que mantenían en el barco una reunión de inteligencia.

Carrió lanzó el dato en TN, y agregó: "Tengo por cierto, estamos verificando los dichos que me ratificaron siete personas, e incluso un periodista, (sobre que) la noche que él viene había una reunión de inteligencia de diplomáticos sirios e iraníes en el Buquebus".

Consultada por El País, Carrió explicó que obtuvo el dato por fuentes cercanas a la embajada de Uruguay en Argentina sobre esa reunión de diplomáticos de inteligencia de Siria y de Irán. "Lo que me dicen es que el embajador Pomi venía en el barco que era el último barco que salía desde Montevideo a Buenos Aires", indicó.

Carrió dijo que ella lo chequeó con otras fuentes cercanas a Pomi, "de sexo masculino", y confirmó que la reunión existió. Añadió que podría tratarse de diplomáticos de Uruguay, porque es sabido —precisó— que hay reuniones de inteligencia en Montevideo y Buenos Aires.

"No vi ninguna reunión".

El embajador Guillermo Pomi fue consultado por El País sobre los dichos de Carrió pero negó que tuviera conocimiento de tal reunión. Si bien admitió que la noche del 18 de enero venía en el barco que mencionó la diputada argentina.

"Yo nunca vi ninguna reunión de nada. Yo no hablo con ella ni dije eso. No tengo ninguna idea de nada de eso, no tengo ninguna referencia", aseguró Pomi, y añadió que venía con su señora.

Sin embargo, Carrió está convencida de que esa presunta reunión de inteligencia de la diplomacia persa está vinculada al caso Nisman, cuya muerte en su opinión fue un "asesinato". "Este es un asesinato claro desde todo punto de vista", dijo.

"A lo que tienen miedo no es a lo que dijo Nisman hasta ahí, sino a la conexión local. Quien podía dar soporte operativo, remite a fuerzas guerrilleras formadas en Beirut. El secretario de (Mosher) Rabbani es un exmontonero. Rabbani vivía en la calle Rivera en Uruguay. Y las reuniones de inteligencia se están haciendo en Montevideo. Hay una íntima relación con funcionarios actuales del gobierno", afirmó la diputada.

Esas conexiones que mencionó la diputada con Rabbani obedecen a que en el transcurso de su investigación Nisman encontró pistas sobre que el atentado a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), ocurrido en 1994 en Buenos Aires y que dejó 85 muertos y 300 heridos, pudo haber sido planificado desde Uruguay.

Nisman supo que Rabbani, el clérigo, diplomático y político iraní, requerido por la Justicia argentina por ser considerado el cerebro y autor intelectual del atentado contra la AMIA, había vivido en Montevideo.

El semanario Búsqueda informó en julio de 2013 que la justicia de Crimen Organizado había abierto una causa para indagar el vínculo de personas que vivían en Uruguay con el atentado.

Nisman pidió colaboración a sus colegas de Uruguay y en 2013 el fiscal de crimen organizado Juan Gómez viajó a Buenos Aires a reunirse con él. En un informe que elaboró Nisman se mencionaba que la Embajada de Irán compró en el año 2006 la casa que había pertenecido a Rabbani. Esa casa está ubicada en la avenida Rivera 2317, padrón 22.050.

La investigación uruguaya concluyó que Rabbani había entrado al país de forma clandestina ya que en los registros de la Dirección Nacional de Migración no figura en ningún momento el nombre del clérigo iraní.

Fuentes de esa investigación dijeron que se archivó por falta de pruebas pero continúa en carácter de reservada y se podría reabrir si surgieran nuevos elementos.

El Mossad.

La otra pista uruguaya es que Horacio "Jaime" Stiuso, el exjefe de espías de la Secretaría de Inteligencia argentina, quien el martes testificó ante la fiscal Viviana Fein por la muerte de Nisman, viajó a Uruguay luego de declarar. Según informó ayer El Observador, Stiuso entró a Uruguay por Paysandú y salió por Rivera hacia Brasil esa misma noche.

Stiuso, señalado como el contacto argentino con la CIA de Estados Unidos y el Mossad de Israel, declaró el martes feriado de Carnaval, cuando los tribunales estaban cerrados. Según informó el diario La Nación, no estuvo en la oficina de la fiscal Fein, sino que se presentó en otra fiscalía.

El testimonio de este personaje clave sirvió para confirmar que horas antes de morir, Nisman llamó a Stiuso en "reiteradas" oportunidades, según ya había informó la fiscal del caso.

"Stiuso dijo que en todo enero (la muerte ocurrió el 18) no se comunicó ni una sola vez con Nisman", relató a La Nación una fuente cercana al espía que el kirchnerismo jubiló en diciembre pasado.

Fein no habilitó la presencia de la familia de Nisman, que está representada en la causa por su exmujer, la jueza Sandra Arroyo Salgado, ni de la defensa de Diego Lagomarsino, exempleado de Nisman y único imputado en este expediente. Ambos habían pedido estar presentes cuando Stiuso declarara.

La revista Noticias había informado en enero que Stiuso había venido a Montevideo para informarse sobre la posibilidad de pedir asilo. Fuentes oficiales negaron en esa fecha a El Observador que Stiuso hubiese solicitado este tipo de protección, pero, señalaron que visitaba frecuentemente el país.

Esas fuentes dijeron que en Punta del Este existen reuniones de agentes de la Secretaría de Inteligencia argentina.

Según la información de la revista Noticias, diez días después de haber sido removido, el 26 de diciembre de 2014, Stiuso embarcó en el ferry Francisco de Buquebus y regresó a Buenos Aires en Aerolíneas Argentinas el 30 de diciembre. Al día siguiente, el 31, volvió a viajar a Montevideo en un vuelo de Austral y pasó en Uruguay el año nuevo. El 8 de enero, el espía argentino regresó a Buenos Aires (Aeroparque) a las 10.53 y apenas tres horas después, a las 15.44, volvió a salir rumbo a Montevideo.

Carrió en sus declaraciones a TN dijo también que el periodista argentino Damian Pachter es del Mossad. El periodista abandonó su país y se fue a Israel por temor. La diputada dijo que huyó de Argentina "para no comprometer a los directivos del diario" (Buenos Aires Herald). Cuando abandonó Argentina Pachter también pasó por Uruguay.

La justicia sigue a la espera de que la Policía le informe

Cuando el 8 de enero perros de la Guardia Republicana hallaron el artefacto en el World Trade Center, cerca de la nueva sede de la embajada israelí, la Policía informó a la jueza penal Maria Helena Mainard, quien solicitó pericias a la Brigada Antibomba y a Policía Técnica. El día previo a que se conociera la expulsión del diplomático iraní Ahmad Sanad Gol, la jueza había pedido un informe a la Policía para saber si en las últimas semanas se había podido avanzar y si había surgido algún elemento nuevo. La jueza dijo ayer a El País que continúa a la espera de que la Dirección de Inteligencia le aporte información sobre la sucesión de los hechos que vienen investigando. El diario israelí Haaretz informó el 6 de febrero que el diplomático iraní había sido expulsado de Uruguay al ser identificado como responsable de la colocación de un artefacto en las cercanías de la embajada de Israel. Catorce horas después de que la noticia comenzó a circular, el gobierno se vio obligado a aclarar que lo habían expulsado por haberlo visto cerca del maletín ubicado en la puerta de la anterior sede de la embajada, el 24 de noviembre. El gobierno aún no pudo aclarar ni ese episodio ni el del artefacto explosivo sin detonador hallado en enero.

Si no puede ver el video haga click aquí

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)