MISTERIOSA MUERTE EN EL BARRIO MARACANÁ

Un "sueño" reveló dónde estaba el cadáver de joven desaparecida

Hallaron sin vida a Dayana Yeyé, buscada hace 20 días por sus familiares.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Un vecino señala el lugar donde fue encontrada sin vida la jóven. Foto: Darwin Borrelli

Dayana Yeyé estaba desaparecida desde el pasado 12 de mayo y fue encontrada ayer, sin vida, en un campo lindero a los fondos de su vivienda en el barrio Maracaná, por un hombre que, según dijo, había soñado que estaba en ese lugar.

El confuso hecho, que aún no pudo ser esclarecido por la Justicia, tiene como principales testigos a dos personas allegadas a la familia, Mario y Alexander, quienes encontraron el cuerpo en el lugar señalado, cerca de Camino Cibils.

Dayana vivía con su madre y su padre, cuatro hermanos y su hija pequeña, Emily, de tan solo un año y medio.

La joven fue encontrada en un descampado boscoso, con una bufanda atada al cuello y colgada a la rama de un árbol, aunque el cuerpo llegaba a reposar en el suelo. Tenía las manos atadas por detrás de la espalda. Debajo de la cintura, solo había huesos, "era lo único que le quedaba, el torso estaba con la campera gris que ella usaba siempre", señaló a El País un vecino que reconoció el cuerpo de la joven.

Mario, uno de los dos hombres que dio aviso a la familia de Dayana, aseguró a la Policía que había soñado que el cuerpo estaba en ese lugar.

"Fue hasta el bosque diciendo que lo había soñado hace dos días, y su acompañante relató que estaba con él en ese momento. Esa misma persona encontró la boletera de la chica y una media", informó un vecino del barrio.

Tanto Mario como Alexander quedaron detenidos desde ayer a primera hora de la tarde, a la espera de declarar ante la Justicia.

Cuando Mario encontró el cuerpo de Dayana y fue a informarle a la familia, dijo que la joven "se había suicidado", informó un investigador.

Fuentes judiciales vinculadas al caso señalaron a El País que "cuando alguien se suicida no tiene las manos atadas, ese es un primer indicio de que la joven fue asesinada".

Luis, el padre de la joven dijo a El País que "es verdad que Mario soñó con ella y fue hasta ahí a buscarla, (...) yo no creo que ellos tengan algo que ver con esto porque los vi criarse a los dos".

Luis aseguró que su hija "era una chiquilina trabajadora, que iba del trabajo a la casa y de la casa al trabajo".

María, la madre de Dayana, en un principio acusó a los hombres que hallaron el cuerpo de ser los autores del homicidio. "Lo dijo por el momento, en caliente, pero yo no creo que sea así", señaló Luis.

Paso a paso.

Dayana salió de su casa a las 4:45 de la madrugada, el pasado 12 de mayo, rumbo a la parada de ómnibus ubicada en Camino Cibils y Los Cedros. Allí, como siempre, debía de tomarse la línea 163 de Cutcsa que la llevaba a un supermercado de Pocitos donde trabajaba. Nunca llegó.

El recorrido de Dayana era siempre el mismo. Caminaba por Los Cedros, cortaba camino por un campo, y salía directamente a Camino Cibils.

Las cámaras de seguridad de un comercio ubicado en la esquina de Los Cedros y Cibils nunca registraron a la joven fallecida. Tampoco se pudo comprobar que Dayana se haya tomado el ómnibus, porque las cámaras de seguridad de la línea 163 no la captaron.

Las hipótesis de la Justicia hasta el momento son que Dayana no pudo terminar el recorrido que habitualmente hacía para tomarse el ómnibus e ir a trabajar.

La joven solía llamar a la madre para dar aviso de que llegaba al supermercado, pero el 12 de mayo, fue la excepción. La llamada al celular de María no llegó.

Al mediodía de ese jueves, María llamó a su hija al celular, pues se extrañaba que Dayana tampoco se hubiera comunicado en la media hora de descanso para saber cómo se encontraba su hija pequeña. El celular estaba apagado.

"Intuición maternal habrá sido", lo que sintió María, cuando ya nerviosa llamó al trabajo de su hija, según relató a El País un allegado a la familia.

En el trabajo, Dayana no estaba. "Hoy no vino a trabajar", le dijeron a la madre.

Familiares y amigos de Dayana comenzaron una búsqueda inmediata. A través de las redes sociales, divulgaron mensajes y fotos con el rostro de la joven. Su ex suegra, Yanneth, creó en Facebook la página Buscando a Dayana Yeyé.

Durante los 19 días de búsqueda que llevaron adelante, los allegados también se contactaron con cuatro videntes.

Según aseguraron vecinos y amigos del barrio Maracaná, todos los videntes coincidieron en que Dayana estaba "a muy pocos metros de su casa", en un lugar "lleno de árboles y con mucha vegetación".

Uno de los datos más llamativos es que la zona donde finalmente se encontró el cuerpo había sido rastrillada en más de una oportunidad, sin que se encontrara nada.

La Justicia seguirá recabando testimonios hoy.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)