JUEGOS INCLUSIVOS

Un sueño cumplido: padre inauguró plaza para su hija Jazmín

Cuenta con juegos adaptados para niños con discapacidad.

Varios niños utilizaron los nuevos juegos de la plaza. Foto: M. Bonjour
Varios niños utilizaron los nuevos juegos de la plaza. Foto: M. Bonjour

Luego de casi un año de trabajo, fue inaugurada ayer la Plaza Portugal, una de las pocas que cuenta con juegos de carácter inclusivo. La idea fue propuesta por el arquitecto Fabián Kopel, quien pensó en un espacio donde su hija Jazmín —actualmente de 7 años y con discapacidad física e intelectual— pudiera jugar a la par del resto de los niños.

El evento contó con la presencia del intendente de Montevideo Daniel Martínez, el alcalde del Municipio CH, Andrés Abt, además de otras autoridades municipales y legislativas. También, alumnos de distintas escuelas y colegios coparon gran parte de la plaza, donde una vez terminado el acto central, utilizaron el nuevo espacio público para realizar distintas actividades.

La plaza, ubicada en Monte Caseros y Mariano Moreno, en el barrio La Blanqueada, tiene 3.000 metros cuadrados y cuenta con tres sectores definidos: el sector de juegos; un amplio espacio de reunión donde se puede jugar a la pelota, andar en bicicleta o en patín; y en el medio un área para que los vecinos de la zona puedan sentarse.

El impulso.

"Lamentablemente Jazmín no tiene la posibilidad de ir a la escuela o de estar en contacto con otros chicos y el espacio público es el lugar por excelencia en el que se puede contactar con ellos. Es a través del juego que los niños se relacionan con Jazmín y los padres también aprenden. Nos imaginamos que esos espacios de juegos no tenían que estar en grandes parques sino que la idea era poder llegar a todos los barrios y que las familias no tuvieran que desplazarse mucho para ir a una plaza de este tipo", contó Kopel a El País.

La idea del proyecto surgió de un concurso realizado en la Facultad de Arquitectura de la Udelar en la que se presentaron 33 propuestas. "De esa forma también se estaba contribuyendo a la formación de los futuros arquitectos en los aspectos de inclusión", explicó el padre.

La iniciativa, que costó cerca de 350 mil dólares, fue apoyada por el estudio de arquitectos Ventura, que aportó cerca de US$ 100.000, así co-mo por el Municipio CH que contribuyó con $ 2 millones (65 mil dólares) en compras de materiales. Del resto se hizo cargo la Fundación Jazmín, creada en 2015 por los padres de la pequeña, Fabián Kopel y su esposa, Nadia Dib.

Juegos.

La plaza Portugal cuenta con varios juegos novedosos (que incluyen, por ejemplo, una parte sensorial) y otros que son clásicos pero se les realizaron algunas adaptaciones específicas para que sean inclusivos. Ese es el caso de una hamaca especial realizada con una red, que permite sentar o acostar a chicos como Jazmín.

"La idea no era que todos los juegos fueran especiales sino que fueran juegos comunes con pequeñas adaptaciones. No queremos que sean espacios exclusivos para niños con discapacidad sino que sean espacios para todos los chicos", contó el padre de la niña.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)