Cardenal presentó ayer su primera Carta Pastoral

Sturla quiere una Iglesia transparente y que mire a los pobres

El cardenal Daniel Sturla presentó ayer su primera Carta Pastoral, en la que abogó por una Iglesia Católica transparente, diversa y con un enfoque a los más necesitados.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El cardenal Daniel Sturla envió un mensaje en el Día de los Trabajadores 2015. Foto: Captura/ Conferencia Episcopal

"Todas las comunidades e instituciones de la Iglesia están llamadas a vivir en la transparencia en todos los aspectos de su vida. Desde lo administrativo, las relaciones laborales, el trato a las personas, la claridad de los procedimientos", proclamó Sturla.

"Se trata de vivir el sí y el no del Evangelio sin agregados, sin confusiones, sin turbiedades", agregó.

En busca de la transparencia, Sturla ordenó una auditoria al Arzobispado y nombró como secretario personal a un contador apenas dos meses después de haber asumido el Arzobispado. La situación económica de la Iglesia y el crítico estado edili- cio de varias parroquias lo desvelan.

Sturla visitó, además, varias parroquias y organizó distintos encuentros en los que descubrió problemas económicos. Sacerdotes que reciben dinero de sus familias para mantener su parroquia y otros que se ven en la necesidad de "atender varios quioscos". Dan catequesis, hacen retiros, trabajan en la radio, casan y bautizan para poder subsistir.

El cardenal uruguayo proclamó también en su Carta Pastoral la necesidad de una "Iglesia participativa", por lo que en 2014 elaboró una "propuesta de reforma de la estructura pastoral de la Arquidiócesis". "La aprobamos ad experimentum por tres años (...) Pretende dar mayor agilidad a nuestra estructura pastoral y servir al impulso a nuestra misión evangelizadora", escribió.

Esta reforma, agregó, afectará a los tres órdenes de la Iglesia: el clero, la vida consagrada y los laicos. Y sobre estos últimos recae una fuerte recomendación. "La participación en la vida interna de la Iglesia para el laico es importante pero no debe ocupar el primer lugar en su vida cristiana", dijo.

Y así como el papa argentino Francisco es reconocido internacionalmente como el "Papa de los pobres", Sturla, nombrado cardenal por Bergoglio, puso un especial énfasis en los más necesitados.

"La elección del papa Francisco, desde la elección de su nombre hasta sus primeras palabras y gestos, nos recuerda cabalmente dónde tiene que estar el corazón de la Iglesia en fidelidad al corazón de Jesús: del lado de los pobres", dijo.

Según el arzobispo de Montevideo, "si hablamos en un lenguaje que resulta incomprensible para aquellos a los que queremos llegar es obvio que no nos prestarán atención".

Recomendó poner especial atención en los niños y jóvenes de los diversos contextos sociales. "Ellos pueden ser nuestros maestros para aprender un lenguaje comprensible para todos", dijo.

En este sentido, El País publicó hace pocos días que el cardenal propició una fundación para rescatar a colegios en crisis.

"No se cierra un colegio católico más". Se lo dijo al padre Julio Fernández Techera, director del Departamento de Educación de la Universidad Católica y ahora también director ejecutivo de la Fundación Sophia, cuyo objetivo es ordenar los números y mejorar los niveles académicos de los colegios católicos de la periferia de Montevideo.

La fundación Sophia, perteneciente a la Iglesia Católica, existe como tal desde el pasado 1° de septiembre. "Su misión es apoyar a los colegios católicos en los barrios que son más pequeños, más pobres, con menos recursos y que en general tienen una capacidad de desarrollo más limitada", explicó el padre Fernández Techera a El País.

Finalmente, Sturla reconoció la secularización en Uruguay. "La secularización en nuestro país fue muy profunda y ha creado ese vacío existencial que, pasadas las ideologías entusiasmantes que marcaron otros tiempos, hoy solo parece llenar el ansia de consumo", dijo.

Para combatir esta realidad, dijo que se necesita una Iglesia "inquieta, que salga a buscar a los bautizados que se han alejado de la fe". Se busca, dijo, una Iglesia "capaz de vivir la diversidad con cariño. Donde haya una coherencia pastoral sin pretensiones de uniformidad".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)