DIFERENTES MANIFESTACIONES CULTURALES Y MÍSTICAS

Un solsticio con fiestas y misterios

Con la llegada del invierno se produce un rayo de luz atípico dentro del Argentino Hotel.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Hogeras, antorchas en las calles de Montevideo para las fiestas de San Juan Foto: Municipio B

Una vez al año, el cambio de estación se vuelve fiesta y misterio. En el hemisferio norte celebran el inicio del verano y en el sur, el comienzo del invierno, con la paulatina reducción de las noches.

Desde hace siglos distintos pueblos celebran el solsticio con diferentes manifestaciones culturales y místicas. Para los alquimistas también es un momento importante, tanto que lo dejaron grabado en sus obras.

Era la hora 9:09 de ayer cuando los rayos del sol iluminaron de una manera distinta las habitaciones y pasillos del Argentino Hotel. El solsticio de invierno llegó a Piriápolis y el proyecto arquitectónico más ambicioso de Francisco Piria, un connotado alquimista, lo exhibió como cada vez que ingresa el invierno.

La diferencia es que este año el empresario Juan Gabriel Méndez Requena, concesionario del hotel, prestó atención a un fenómeno extraño. Una vez que llegó la hora, el empresario corrió de un lado a otro para intentar fotografiar ese momento único en el año.

"Parecía un loco corriendo por todo el hotel", narró el empresario a El País. Años atrás alguien le dijo que cuando llegara el invierno se podría dar una luminosidad especial en el comienzo preciso de esa estación.

En este solsticio se decidió a apreciar el inicio de una nueva estación con otra mirada.

Méndez Requena explicó a El País que constató que la luz solar ingresó de manera nítida por lugares precisos, como el vitral del vestíbulo. Allí los rayos iluminaron una imagen peculiar dibujada en el suelo.

En otros sitios del hotel, como en las ventanas con los semicírculos que dan al este, se pudo ver como los rayos cruzaban de lado a lado las habitaciones.

La construcción, que tiene forma de hache, tiene cientos de aberturas que dan hacia ese punto cardinal. Por ello, más de la mitad del hotel recibió los rayos solares de esa manera.

Piria comenzó la obra del hotel cuando tenía 73 años de edad. Evidentemente, no esperaba ver un retorno por aquella inversión que generó el más lujoso centro vacacional de América del Sur en los años de 1930.

Méndez Requena aseguró que su hotel no es visitado por personas que tengan interés en la alquimia. "La gente no pregunta por esas cosas", señaló. No obstante, entiende que esas prácticas están en toda la ciudad de Piriápolis como legado de Piria, y que sería "interesante" explotarlas en el futuro.

El empresario, que forma parte de una familia que trabaja en el hotel desde hace varias décadas, mencionó que "no es fácil encontrar a alguien que realmente sepa de estas cosas".

Cuando el Ministerio de Turismo resolvió hacer un llamado a licitación por el hotel se encontró que los planos originales no estaban. De hecho, los concesionarios actuales los buscaron durante décadas. Intentaron localizarlos por distintas oficinas departamentales y nacionales pero los esfuerzos fueron infructuosos.

Esto complica aún más la interpretación de los detalles de la construcción pensada por Francisco Piria. En estas condiciones es muy difícil conocer los secretos de un edificio pensado para perdurar.

A lo largo de los años muchas leyendas se han tejido sobre el hotel y muchos han intentado descifrar los misterios.

Hace algunos años una persona que decía tener conocimientos de historia y alquimia formuló una interpretación muy particular sobre la puerta giratoria que hay en la entrada del hotel. Llegó a elaborar una teoría sobre los objetivos que Piria buscaba al colocar ese "símbolo" en aquel lugar.

En el hotel escucharon con mucha atención y respeto aquella explicación. Sin embargo, cuando el argumento fue expuesto con todos los detalles informaron al "sabio" que aquella puerta giratoria había sido instalada en los años de 1950, dos décadas después del fallecimiento de Piria.

Fiestas.

El invierno comenzó el lunes, a la hora 19.34, en términos astronómicos, pero hasta el viernes habrá fiestas que le dan la bienvenida. Se trata de las celebraciones de San Juan, que no tienen nada de religioso sino que provienen del paganismo de la antigüedad, aunque más adelante la Iglesia Católico las hizo propias.

TRADICIÓN.

San Juan: tres fiestascon fuego y música.

La tradición pagana indica que en las fiestas de San Juan se debe encender hogueras, utilizar antorchas o lanzar fuegos artificiales. Este año en Montevideo habrá tres fiestas de San Juan. Una se realizará en la Ciudad Vieja, en la zona de los Polvorines, en Rambla 25 de Agosto y Juan Carlos Gómez. Será mañana jueves desde las primeras horas de la noche y hasta las 03:00 de la madrugada. Allí se vivirá una mezcla de tradición con arte moderno, con la oportunidad de recorrer los restos de la muralla portando una antorcha. Habrá música electrónica y candombe.

En tanto, el mismo día en la Plaza Varela la comunidad catalana, reunida en Casal Catalá, recibirá el invierno con una hoguera donde se quemarán papeles con pedidos y agradecimientos. Esta celebración se realiza desde hace una década. Comienza a la hora 19:00 y termina sobre la medianoche. Habrá fuegos artificiales en el inicio y en la finalización.

El viernes a la hora 18:30 comenzará la tercera edición de las Fiestas Bárbaras en el Centro Cultural de España. Este año la celebración no incluirá hogueras, como sucedió en la primera edición, pero tiene el espíritu de las fiestas de San Juan, dijeron en la organización. Habrá espectáculos musicales a cargo de 20 bandas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)