PROGRAMA DE REASENTAMIENTO

Estado se "solidariza" con familias sirias pero "no acepta presiones"

Programa de Reasentamiento de Personas Sirias en Uruguay indicó que ofrece herramientas para una de las hijas de las familias que protestan, que es paciente oncológica infantil.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En setiembre del año pasado los refugiados hicieron una protesta. Foto: F. Ponzetto

Este miércoles el equipo técnico del Programa de Reasentamiento de Personas Sirias en Uruguay se acercó a las dos familias que están viviendo en el país desde hace tres años y que manifestaron su deseo de irse. 

La familia que reside en un predio ubicado en Salto "rechazó la posibilidad de dialogar, al menos por hoy", mientras que la segunda familia, que se sumó a los reclamos hace dos días, "expresó su preocupación por sus ingresos y sus perspectivas a futuro", según se informó en un comunicado divulgado en la noche del miércoles.

Se trata de una familia compuesta por seis integrantes, una madre junto a sus cinco hijos de los cuales tres son menores de edad y viven en un apartamento subvencionado por el Estado en Montevideo. 

Al comienzo, en 2014, cuando llegó la familia en calidad de refugiados, recibían 56.000 pesos por mes, un año después y hasta ahora los ingresos pasaron a ser de 35.000 pesos mensuales. Es al único grupo familiar que no se le disminuyó la ayuda en el tercer año del Programa.

También reciben acompañamiento técnico (para todos los aspectos de inserción social, sistema educativo, cobertura de salud), clases de español a demanda, servicio de intérprete y vivienda.

Los ingresos de esta familia no disminuyeron este año ya que una de las hijas es paciente oncológica infantil del Pereira Rossell. Por este motivo, los doctores le recomendaron que dejara el trabajo que mantenía, los estudios y que la madre de la joven acompañara el proceso de la enfermedad también sin trabajar. 

De todas formas, explica el comunicado, la madre se inscribió en una oportunidad ofrecida por el Programa Cercanías, "que le da la posibilidad de una experiencia laboral protegida, lo que significa un trabajo puntual y combinable para que pueda seguir ocupándose de la situación de su hija enferma".

"La Secretaría de Derechos Humanos de Presidencia (SDH) se siente muy cercana a la situación de esta familia: una mujer sola, que expresa su desesperación como lo haría cualquier madre en similar contexto", expresó el comunicado.

Sin embargo expresó que "esta SDH comprende y se solidariza con las situaciones humanas, pero no acepta ningún tipo de presión y seguirá trabajando en pos del diálogo".

Si quiere ver el comunicado completo haga click aquí.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)