SALTO

Sirios gastaron $ 12 mil para venir a la capital y "no tienen para volver"

La familia de sirios refugiados que vive en Salto y que desde el lunes acampa frente a Torre Ejecutiva, en Montevideo, pidiendo al gobierno poder salir del país, no tiene dinero para volver al departamento.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Sirios protestan frente a Torre Ejecutiva. Foto: Ariel Colmegna

La familia siria que fuera reubicada en Salto y que viajó a Montevideo para reclamar mayor apoyo económico de parte del gobierno y reivindicar su voluntad de volver al Líbano, no tiene dinero para afrontar los gastos de los pasajes que implica para el retorno a su chacra del numeroso grupo que está compuesto por el matrimonio y 13 de los 15 hijos.

Por el momento permanecen acampando en Plaza Independencia desde el pasado lunes.

Los vecinos de los sirios y personal de Primaria dijeron a El País que les causó sorpresa la partida de la familia en forma totalmente callada y sin informar a la dirección de la escuela a la que concurren siete de los niños menores. Al día de ayer llevaban cuatro días sin asistencia en la semana.

“Lo que sabemos del viaje de la familia a Montevideo es por la prensa y así nos enteramos desde un primer momento, independientemente que la maestra se comunicó por mensaje con una de las hermanas mayores ante la ausencia el día lunes de los niños a clase”, dijo una de las madres que acompaña a sus hijos a la escuela.

“Se fueron calladitos y no sabemos si volverán. Una lástima porque están bien adaptados e integrados a la escuela y sus compañeros”, acotó la vecina sobre los niños.

Otro vecino de la Colonia Osiamani señaló que varios chacreros han colaborado con ellos desde su llegada pero la cultura diferente de los sirios muchas veces es un impedimento al momento de intercambiar algún conocimiento o asesoramiento y atribuyó que quieran retornar al Líbano debido a las dificultades económicas que afronta la numerosa familia.

El único hijo de Alshebli que permanece en la chacra cuidando del rebaño de cabras y ovejas, así como de la plantación de algunas variedades como pepino y berenjenas, se ha mostrado preocupado por las condiciones que se encuentra la familia desde su llegada a Uruguay. En especial en estos días que acampan en Plaza Independencia.

“Nunca estuvimos tan mal como ahora. Por más que dicen que nos han apoyado no cumplieron con lo que le prometieron a mi padre cuando le ofrecieron venirse. No encontramos trabajo, no tenemos herramientas y quieren que fabriquemos queso con dos vacas que tenemos y unas pocas cabras en un campo que solo sirve para plantar tres hectáreas”, dijo Mohamed que es el único integrante de la familia que quedó en el predio que le cediera el Instituto Nacional de Colonización a los sirios refugiados.

También explicó que con los 35 mil pesos que cobró su padre de la ayuda del gobierno, pagaron 500 dólares de una deuda en una semillería y seis mil pesos a UTE.

“En una semana se termina el dinero y mi padre está muy angustiado por eso quiere más ayuda y volver al Líbano y solo de pasaje de ida a Montevideo gastó 12 mil pesos y ahora no tienen para volver, si es que vuelven, porque yo no sé qué está pasando”, agregó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)