Exigen obras en el CTI, más personal y mejores sueldos

El sindicato del Pereira bloquea camas de niños

Las licenciadas en Enfermería del Pereira Rossell están trabajando a reglamento. Cerraron dos camas de cuidados intermedios y ocho de internación. Dos niños que iban a ser internados debieron ser trasladados en las últimas horas a otro centro de salud. Y no descartan hacer lo mismo en el CTI pediátrico.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Puerta de entrada al Hospital Pereira Rossell. Foto: Archivo El País

Dicen que la raíz del problema "son las obras en el CTI neonatal que empezaron hace dos años y no se terminan". También piden una mejora en los salarios y la entrada de más personal. Denuncian que más de 30 nurses renunciaron en los últimos meses por las "pésimas condiciones de trabajo".

La presidenta del Sindicato Único de Licenciados en Enfermería (SULE), Ana Montans, dijo que "al trabajar a reglamento no hay personal para atender a todos los niños", y criticó a las autoridades del hospital porque "prefieren pagar camas afuera que solucionar los problemas de los trabajadores".

Desde la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE), en tanto, señalaron a El País que los dos niños que fueron trasladados estaban en el Hospital Policial y advirtieron que "no se pagarán camas a prestadores privados".

Por otro lado, desde ASSE también señalaron que "no hay peligro para los niños" y que si no son atendidos ahí "serán llevados a otros centros".

El lunes pasado el nuevo director del Pereira Rossell, Federico Eguren, asumió el cargo. No hubo luna de miel para el jerarca, que reconoció a El País la existencia "de una serie de problemas estructurales que se irán resolviendo". Y añadió: "La idea es que el Pereira sea el mejor de los hospitales". Sobre si iba a recibir o no a los dirigentes de SULE, señaló que primero necesita interiorizarse sobre los problemas del centro, antes de coordinar una reunión.

SULE mantiene bloqueadas ocho de las 20 camas que hay en la sala común y dos de las 10 de una sala de cuidados intermedios. Las diez camas de CTI que hay funcionan normalmente, pero Montans dijo que si en las próximas horas la dirección del centro no los recibe, podrían trabajar solo con una guardia gremial, lo que significa que se quedaría en sus puestos solo el 50% del personal.

"Estos días no ha habido nacimientos, por eso está todo muy tranquilo en la parte de recepción", precisó Montans.

Desde ASSE, por otro lado, advirtieron que el tema de los salarios es algo que se solucionará de cara al nuevo presupuesto; reconocieron el tema de la cantidad de funcionarios, pero manifestaron que "es un problema estructural la falta de licenciados en enfermería".

Carencias.

En tanto, el Gobierno da pelea por cumplir con una promesa de la era José Mujica que quedó por el camino.

En 2012 Uruguay firmó un convenio con la Organización Panamericana de la Salud (OPS) por el cual se comprometía a llegar a 2015 con un licenciado de enfermería o nurse, por cada médico. Faltan que se reciban más de 9.000 profesionales de enfermería para que se pueda cumplir con lo pactado.

Los datos del último censo son de 2013, pero tanto los sindicatos, como las autoridades, reconocieron a El País que la situación no ha cambiado.

El Sindicato Médico del Uruguay (SMU) señala que hay unos 13.197 doctores en medicina, la cantidad de licenciados es apenas de 3.946, lo que implica un déficit de 9.251. La OPS no contabiliza la cantidad de auxiliares, que según el censo son 11.832, debido a que mientras unos cursan una carrera de cuatro años, los otros se reciben en apenas 18 meses.

El Gobierno está moviendo fichas en busca de una solución que, más allá de todos los esfuerzos, no podrá tardar menos de dos años.

La idea es generar un plan que permita a los auxiliares convertirse en licenciados en ese lapso de tiempo. Semanas atrás el ministro de Salud Pública, Jorge Basso, y su par de Educación y Cultura, María Julia Muñoz, mantuvieron una reunión por este tema.

Plan para que auxiliares sean licenciados.

Desde la Federación de Funcionarios de Salud Pública (FFSP), su director nacional y secretario general, Martín Pereira, dijo a El País estar de acuerdo con un plan que prepara el Gobierno para que los auxiliares en Enfermería (que se reciben en un año y medio), puedan seguir estudiando y se conviertan en licenciados. Esto, aclaró el sindicalista, siempre y cuando se dé el espacio a los auxiliares para que puedan estudiar sin que sus salarios se vean perjudicados.

"Es un plan que nos parece viable. Mientras sea para mejorar al trabajador nosotros no nos vamos a oponer. Hay que ver los tiempos, las cargas horarias y darles horas de trabajo para que sean de estudio. Hay que ver de la idea al papel, cómo queda esto plasmado", advirtió.

En tanto, desde el Sindicato Único de Licenciados en Enfermería, su presidenta, Ana Montans, dijo que se debe analizar la carrera de los auxiliares antes de decidir si se pueden convertir o no en licenciados.

"Todos deberían ser enfermeros profesionales. Y esta sería una buena idea. Los cursos deben ser bastante intensos. Sabemos que la idea es que lo hagan en dos años, así que sugiero que también se lleve a cabo una pericia psicológica de los auxiliares para ver si están preparados", precisó Montans. La licenciada, que ha sido profesora de la licenciatura en Enfermería, insistió en que se debería analizar "caso por caso" quién se convierte en licenciado y quién no.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)