Reclamó estudiar la redistribución de los trabajadores en otras

Sindicato de Ecolat pide no firmar despidos y "aguantar"

El sindicato de Ecolat le está pidiendo a los trabajadores que “aguanten” y no firmen los despidos porque eso implica que son irreversibles. Al mismo tiempo, pretende que se genere una “bolsa de trabajo” para que otras firmas del sector lácteo absorban a los trabajadores en caso de que no se revierta el traumático cierre de la empresa de Nueva Helvecia donde se desempeñaban 400 personas. 

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El gobierno quiere hacer un diagnóstico del sector lácteo por caída de precios. Foto: R.Figueredo.

Pero las otras empresas, algunas de las cuales están procesando sus propias reestructuras, se muestran renuentes. Y el presidente José Mujica cuestionó con dureza a los propietarios de Ecolat (ver nota aparte).

Ayer se realizó una reunión en el Ministerio de Trabajo y de representantes de las de Industria, Ganadería y Economía, junto con la Cámara de la Industria Láctea y el Pit-Cnt en la que se acordó la realización de un diagnóstico del sector porque se reconoce que, más allá de lo ocurrido en Ecolat, el rubro atraviesa dificultades como consecuencia de la caída de los precios internacionales y de la pérdida de mercados.

Hoy por la mañana se realizará una asamblea en Nueva Helvecia a la que el sindicato pide que concurra la población de la localidad. El sindicalista Cristian Velázquez dijo a El País que el sindicato le ha pedido a los trabajadores que no firmen los despidos (que se comenzarían a pagar en los primeros días de marzo) porque ello supondría aceptar su desvinculación definitiva de la empresa.

“Hay un año para firmar el despido. Pedimos a la gente que se mantenga lo más unida posible”, señaló. El sindicalista también dijo que se planteó la posibilidad de que otras empresas lácteas absorbiesen trabajadores de Ecolat. Esa posibilidad comenzó a ser analizada en una reunión de la Cámara de la Industria Láctea que se realizó el miércoles en la sede de Conaprole, según supo El País. Pero aparece como difícil.

PANORAMA COMPLEJO. En el sector de la industria láctea trabajan hoy alrededor de 4.000 personas. La empresa más grande es Conaprole a la que siguen Indulacsa (que recientemente fue adquirida por la francesa Lactalis y que tiene una quesería en Salto y otra en Cardona), Schreiber Foods (San José), Claldy (Río Negro), Calcar (Colonia) y Pili (Paysandú).

Fuentes del sector privado que participaron en la reunión dijeron a El País que el lunes habrá otro encuentro en el Ministerio de Trabajo para buscar soluciones a los trabajadores de Ecolat, pero el sector atraviesa un momento poco propicio para que las empresas aumenten sus plantillas.

Bonprole (en la que están asociadas la francesa Bongrain y Conaprole para fabricar quesos) y la empresa Pili (que elabora quesos para exportación) están en proceso de reestructura. Claldy y Calcar están consideradas empresas medianas con un mercado interno robusto.

Las fuentes explicaron que Venezuela sigue siendo el principal mercado para los quesos uruguayos porque asegura buenos valores, pero advirtieron que ahora los embarques se realizan solamente cuando el importador ya pagó debido a que es un mercado que, aunque de larga data, es riesgoso.

“No estamos en China a donde Australia accedió con condiciones ventajosas. México, que pareció atractivo, fue invadido hace dos años por los quesos estadounidenses. A Brasil solamente se envía algo de leche en polvo. Tenemos un problema genuino de productividad y competitividad”, dijo la fuente. El informante agregó que la cámara del sector no recibía información del grupo Gloria, el accionista de Ecolat, porque actuaba “aislada”, pero consideraron que sus explicaciones sobre el cierre parecen verosímiles. “Si los precios internacionales caen a la mitad y lo que se paga por la leche a los productores se reduce solamente 12% el negocio se vuelve inviable”, dijo la fuente.

Ricardo de Izaguirre, presidente del Instituto Nacional de la Leche, que participó en la reunión de ayer, reconoció a El País que “somos todos conscientes de que hay problemas de falta de mercados y de precios”. Aunque ahora hay una “recuperación importante en el precio de la leche en polvo” recordó que durante todo el año 2014 caía todos los meses y llegó a derrumbarse de US$ 5.000 a US$ 2.300 la tonelada. También cayeron los quesos aunque ahora muestran una recuperación. De todas formas, el representante del gobierno dijo que “el negocio lácteo es algo a largo plazo y todas las empresas trabajan algún período a pérdida”. Y agregó que “llama la atención” que Ecolat anuncie que cierra pero que al mismo tiempo no ponga a la venta su planta. “Nos extrañó”, reconoció.

Los sindicalistas, si bien quisieran que los trabajadores fueron tomados en otras empresas lácteas, reconocen que estos están arraigados en Nueva Helvecia y trasladarse a trabajar a otra localidad “les llevaría la mitad del salario”, dijo Velázquez. Por eso, también se tocó ayer en la reunión la posibilidad de que rápidamente reciban capacitación del Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional.

Velázquez dijo que es “importantísimo” el impacto desde todo punto de vista que tendría el cierre definitiva de Ecolat en Nueva Helvecia. Como ejemplo, mencionó que un supermercado de la localidad ya está pensando en reducir personal, ya que habrá menos dinero en la localidad que de acuerdo al censo de 2011 tenía 10.630 habitantes. Velázquez dijo que Gloria “está intentando hacer culpables a los trabajadores” y está “acostumbrada a hacer cualquier cosa en Perú”. Y cuestionó su gerenciamiento que llevó a que sus remitentes de leche se redujeran de 270 a alrededor de 70 en su última etapa de funcionamiento. “Al final se va a saber la verdad, las cosas van a salir a la luz”, dijo. “Nosotros le damos una carta de crédito a las gestiones que haga el gobierno. La autogestión es sumamente difícil porque falta el vínculo con los productores”, reconoció el sindicalista. Actualmente, solamente una treintena de trabajadores siguen ingresando a la planta a realizar tareas administrativas y de mantenimiento.

El grupo Gloria aduce haber perdido US$ 34 millones desde que compró Ecolat en 2012.

Momento malo para la exportación de lácteos

Los lácteos son el tercer rubro de exportación de Uruguay, pero 2014 no resultó un buen año para ellos porque declinaron 9,2% las divisas que generaron. En 2013 las ventas del rubro habían llegado a US$ 907 millones pero en 2014 cayeron a US$ 823 millones. Los lácteos generan el 9% de los ingresos por exportaciones de Uruguay, por detrás solamente de la soja y la carne bovina. Venezuela fue el principal destino de las ventas con el 34% de los montos, equivalente a US$ 292 millones

Mujica ve "una decisión empresarial equivocada"

El presidente José Mujica fue muy crítico con el grupo peruano Gloria, que anunció que cerrará Ecolat porque se quebró la cadena de mando en la empresa y se rompió la relación de confianza con el sindicato. Mujica dijo ayer que teme que el grupo Gloria vaya a tener "muchas dificultades, porque es una fábrica que viene siendo manejada con un criterio de invertir poco… Estas cosas siempre han pasado."

"Lo que pasa es que esta empresa tomó una decisión equivocada. Cuando compró apostó a la leche en polvo porque estaba muy cara, y al poco tiempo el precio de la leche en polvo se les desmoronó, y en esa apuesta dejó por el camino otras actividades lácteas. Entonces sufrió muchísimo. Curiosamente la leche en polvo ahora empezó a subir. A Conaprole no le pasa eso porque toca las teclas de todos lados", reflexionó el presidente.

El grupo peruano quería concentrarse en la fabricación de leche en polvo y yoghurt y no dedicarse más a la quesería. Ese planteo que fue hecho en octubre fue rechazado inicialmente por el sindicato y si bien este, en la última etapa de las negociaciones, estaba dispuesto a aceptar esa posibilidad decidió retirarse de la plaza por entender que, tras diversos incidentes ocurridos en su planta en febrero, se había roto la cadena de mando en la empresa.

De todas formas, la empresa invirtió en máquinas para fabricar queso. Aunque la mayor parte de la maquinaria no llegó a ser trasladada a Nueva Helvecia, otra parte está en galpones en esa ciudad.

El grupo Gloria controla el 80% del mercado peruano y factura unos US$ 2.000 millones anuales. Tiene presencia, además de en Perú, en Colombia, Puerto Rico, Colombia y Argentina. En Uruguay calcula que pagará US$ 2 millones en despidos a los 400 trabajadores de Ecolat.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)