UNA RELACIÓN COMPLICADA

Sindicalistas dicen que subir IRPF es el "peor ajuste fiscal"

Advierten que si el gobierno toma la medida, encontrará “resistencia” en el Pit-Cnt.

El aumento del Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF), que analiza el gobierno a propuesta del ministro de Economía, Danilo Astori, para equilibrar las cuentas, genera resistencias en el movimiento sindical. Dirigentes del Pit-Cnt consultados por El País fustigaron la receta para abatir el déficit que piensa tomar el gobierno del presidente Tabaré Vázquez.

Mañana lunes a la hora 11, el ministro informará al Secretariado del Frente Amplio de las medidas que se aplicarán en el marco de la próxima Rendición de Cuentas. A la hora 15 brindará una conferencia de prensa en Torre Ejecutiva para oficializarlas.

Una de las principales medidas que se maneja es el aumento de la tasa del IRPF para los salarios mayores a $ 33.401. Actualmente el IRPF se compone de seis franjas: el tramo del salario entre $ 23.380 y $ 33.400 está gravado con un 10%; el tramo de $ 33.401 a $ 50.100 con un 15%; el de $ 50.101 a $ 167.000 con un 20%; y del $ 167.001 a $ 250.500 con un 22%. En tanto, los ingresos de $ 250.501 a $ 384.100 se gravan con 25% y de $ 384.101 en adelante con el 30%. El 37% de los uruguayos que obtienen rentas de trabajo pagan el IRPF, es decir unas 485.000 personas.

Los informantes indicaron que para aumentar la recaudación por IRPF se plantea una división de las franjas que van desde $ 33.401 para arriba y una suba de las tasas que se cobran, informaron a El País fuentes oficiales. El tema fue manejado en la última reunión del Consejo de Ministros que se realizó el viernes 20.

El integrante del Secretariado del Pit-Cnt y secretario general de la Confederación de Organizaciones de Funcionarios del Estado (COFE), José Lorenzo López, dijo a El País que si la suba del IRPF se concreta "se transforma en un ajuste fiscal para los trabajadores".

"Lo primero es que nosotros estamos convencidos de que la variable del ajuste va directo a los trabajadores, parece que para el gobierno los trabajadores no somos parte del gasto social. Esto es lisa y llanamente un ajuste fiscal como los peores que se hayan conocido con los gobiernos de derecha y por lo tanto no compartimos esa línea de acción", afirmó López.

El sindicalista dijo que la crisis se debe afrontar con políticas anticíclicas "y no con ajuste", por lo que hará un planteo a la interna de la central.

"Creemos que esta política es neoliberal y el ajuste, si se da en estos términos, lo pagan los trabajadores", insistió.

Por su parte, el dirigente de la Federación Uruguaya de Empleados de Comercio y Servicios (Fuecys), Ismael Fuentes, dijo a El País que el Pit-Cnt ya hizo un planteo de aumento de IRPF en salarios por encima de los $ 140.000, pero no pasa lo mismo con la medida que maneja el gobierno. "Si la idea es afectar a los salarios de menos de $ 50.000 eso va a tener repercusiones sobre el consumo y obviamente resistencia de parte del movimiento sindical", dijo.

Gabriel Molina, integrante del Secretariado Ejecutivo del Pit-Cnt y dirigente del Sindicato Único de Telecomunicaciones (Sutel), dijo a El País que "lo que hay que gravar son las grandes ganancias y el gran capital. Hubo gente que se la llevó a paladas". Molina se mostró partidario de no tocar las franjas del IRPF menores a $ 50.000.

Carlos Cachón, integrante del Secretariado del Pit-Cnt y dirigente de la Federación de Trabajadores de la Industria Láctea, indicó a El País que no está de acuerdo con aumentar la carga impositiva sobre los trabajadores, "que han sido siempre los más castigados".

"No estoy de acuerdo para nada, pienso que Economía debe buscar otras medidas más que poner en el bolsillo del trabajador la carga", afirmó.

El secretario general de la Federación de Obreros y Empleados de la Bebida, Richard Read, señaló a El País que con esta medida propuesta "se vuelve a castigar a aquellos sindicatos que han logrado con su lucha y esfuerzo la mejora económica y que están por arriba de la banda exonerada".

"A la gente que logró aumentar dos, tres puntos su salario, este impuesto se lo va a sacar y si esto fuera parte de mejorar la calidad de vida de los trabajadores es un impuesto válido, soy de los que creo que no hay que discutir el porcentaje de impuestos sino cómo retorna a la sociedad. Pero no va a ser así, este impuesto es para pagar deuda y las malas gestiones de este gobierno y del anterior", enfatizó.

"Mentira de campaña".

En campaña electoral, Vázquez prometió no aumentar impuestos y ahora que se está pensando en esa salida para bajar el déficit; la oposición se lo está cobrando. El diputado nacionalista Jorge Gandini dijo a El País que "se va a vivir el ajuste fiscal progresista" y opinó que "el gobierno debería controlar el gasto en lugar de subir impuestos".

"La opción parece ser que el Estado no se sacrifica y le mete otra vez la mano en el bolsillo a la gente. Confirma que mintieron en la campaña electoral, que el presupuesto que trajo Astori fue irresponsable y desfinanciado", afirmó. Como principales efectos de la medida, señaló la contracción de la economía y la rebaja del empleo.

En la misma línea, el senador colorado José Amorín Batlle dijo a El País que espera que el gobierno no aumente el IRPF, porque "se comprometieron muy fuertemente Astori y Váz-quez en la campaña". Como medida alternativa a la suba del impuesto planteó el recorte del gasto. "Los antecedentes de Astori y Vázquez son buscar más recursos castigando a los que más trabajan, han tenido desprecio por los que trabajan", opinó el senador colorado.

"¿Será que el Frente le mintió a cara de perro a los uruguayos? ¿Aumento de impuestos? ¿Después de todo el despilfarro de años?", preguntó en Twitter el senador Pablo Mieres, del Partido Independiente. Consultado por El País, acotó: "Me imagino que no romperán el compromiso que hicieron ante la gente de no aumentar impuestos".

LOS EJES DE LA RENDICIÓN.

"El gasto social no se toca".

El ministro de Economía, Danilo Astori, señaló en conferencia de prensa, el pasado viernes en Torre Ejecutiva, que "no se recortarán gastos" y "no se tocará el gasto social" en la Rendición de Cuentas que prepara el gobierno y entregará al Parlamento antes del 30 de junio.

Astori dijo que "hay poco margen para la acción", por lo que "no se va a recortar ningún gasto". Dentro de esa bolsa de gasto social que no se tocará incluyó al Sistema Nacional de Cuidados, que es el buque insignia del gobierno; a la seguridad, el ingreso de los jubilados al Fonasa, los incrementos salariales docentes y las partidas destinadas a las intendencias. "Estas prioridades no van a sufrir ninguna modificación", subrayó.

Los ingresos del estado en caída.

Según dijo el ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori, a la salida del Consejo de Ministros del pasado viernes, "el desequilibrio fiscal vino más por caída de ingresos que por aumento de gastos, que no se incrementaron en una medida exagerada. Por lo tanto hay que apostar a los ingresos y sobre todo a los que provienen de la inversión". Por ejemplo, el IVA, principal impuesto y responsable de más del 50% de la recaudación total, registró una caída del 2% real en el acumulado del año 2015. Por ser un impuesto que recae sobre el consumidor final, está estrechamente relacionado con el consumo, que se encuentra en una etapa de estancamiento.

Apuestan a mantener inversiones.

Mientras algunos grupos del Frente Amplio le reclaman al gobierno una revisión de las exoneraciones fiscales a las inversiones extranjeras, el ministro de Economía, Danilo Astori, se juega todo a mantener el nivel de inversión que ha sido hasta ahora la gran fortaleza de la economía. "Vamos a dar una alta prioridad al crecimiento genuino que proviene de la inversión", subrayó el ministro el viernes. Además, dijo que en la Rendición de Cuentas que está preparando habrá "ajustes a la baja" del crecimiento proyectado para 2016 que se preveía en 2,75%, aunque "el país seguirá creciendo". El crecimiento en 2015 fue 1% , un punto menos de lo esperado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)