El Suatt dispara contra Dourado y dice que es víctima de una persecución

Sindicalista justifica que se presione a los "carneros"

En el gremio del taxi la situación está que arde. El procesamiento sin prisión de un sindicalista por amenazas a un trabajador, tuvo como reacción inmediata un paro del sindicato Único del Taxi (Suatt), y fuertes acusaciones contra el presidente de la patronal, Óscar Dourado.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Apenas conocido el procesamiento de un taximetrista, el Suatt convoco a un paro. Foto: A. Martínez

Según el Suatt, Dourado y "sus amigos" son los responsables de orquestar el ataque a Alberto Rosa, taxista golpeado por trabajar durante una manifestación y un paro del sindicato por el despido de otros trabajadores. Además, el Suatt se presentó como víctima de una persecución de la Policía y del Poder Judicial.

El juez Carlos Fernández Lecchini procesó ayer sin prisión a un dirigente del Suatt por las amenazas a Rosa. Según el auto de procesamiento, el sindicalista llamó desde un teléfono público a Rosa y le dijo que los golpes que había recibido el día anterior —10 de enero— se debían a que él era un "carnero" y que eso le pasaría a todos los que "carnerearan". Además, lo amenazó para que Rosa retirara la denuncia por la golpiza que había recibido.

"Reaccionamos cuando nos están tomando de giles", dijo el taxista procesado durante una movilización y paro realizado ayer por la tarde.

El hombre comentó que ya conocía a Rosa y que es un "ex-militar" que "levanta pasaje en las paradas de taxi sin pagar".

Según el procesado, Rosa le había dicho en una oportunidad que él no le respondía a "la mierda del sindicato", sino a su patrón. "Esto es un mandado que le están haciendo a la patronal del taxímetro", dijo.

"Lo llamé para que dejara de hacer bulla", dijo el gremialista, pidió "extremar medidas de seguridad" y "fijarse quién anda en la vuelta". Dijo que hay "jóvenes de 20 años que andan por la vuelta escuchando".

"Conspiración".

Ayer el Suatt aseguró que ni el procesado ni ningún afiliado al sindicato "estuvo vinculado a ninguna trifulca", y que esta estuvo orquestada por "Dourado y sus amigos" para beneficio propio.

Ari Wiedemann, vocero del sindicato, dijo que, previa consulta con el abogado del Suatt, apelarán el fallo del juez Fernández Lecchini. Aseguró, además, que se procesó "sin ningún elemento a un trabajador ejemplar".

"¿Por qué se elige creerle a un individuo que no solamente es un carnero, con toda la carga de traición que esto tiene, sino que además miente descaradamente en los juzgados?", se preguntó el Suatt en una proclama leía durante la concentración de ayer en medio del paro.

"La idea es hacer una campaña de difusión para que este procesamiento sea el último detrás de todas estas mentiras orquestadas", aseguró.

"Queremos denunciar que este procesamiento no es un hecho aislado, sino que forma parte de toda una campaña de estigmatización contra nuestro sindicato y de una persecución en la calle contra nuestros dirigentes y militantes", agregaron.

Además de la persecución gremial, el sindicato denunció la "constante presencia de policías de particular en las inmediaciones de las paradas, lavaderos y bases". Los sindicalistas afirmaron que estos sacan fotos y "fichan compañeros", realizando "interrogatorios irregulares y metiéndole el peso a la gente como forma de marcar presencia y amedrentarnos".

"Condenamos firmemente la actitud mandadera y reaccionaria de la Justicia y la Policía que sale a perseguir trabajadores y a garantizar el Poder Patronal", proclamaron.

Los sindicalizados afirmaron que no cambiarán de actitud hacia el trabajador golpeado.

"Vamos a tener el mismo trato que teníamos, el repudio a sus actitudes. Todo lo demás es parte de una invención", dijo Wiedemann.

Rechazo a la justicia.

No es la primera vez que el sindicato del taxi realiza una manifestación o una huelga contra una decisión judicial (ver recuadro). Sin embargo, la utilización de esta herramienta fuera del ámbito profesional es cuestionada por los juristas.

"Existe la tendencia de utilizar la herramienta del paro para protestar por esto y por otras cosas. Hay otros fines que no son exclusivamente los profesionales", explicó Nelson Larrañaga, abogado laboralista del estudio Ferrere.

Así, dijo, "se está desvirtuando el fin de la herramienta sindical. Esta tiene un fin profesional y no para oponerse a una resolución de la Justicia".

El experto explicó que si bien el derecho a la huelga está contemplado en la Constitución, no se especifica a qué áreas se puede ceñir, por lo que se utiliza en cualquiera.

"La libertad sindical y en particular el derecho a huelga no está regulada en Uruguay. La pueden utilizar para los fines que ellos quieran. Hay una aceptación en la práctica que utilizan la herramienta de forma libre. Pero eso no quita que uno no comparta la medida", dijo.

Por su parte, el catedrático penalista Miguel Langón no comparte este tipo de manifestaciones sindicales, aunque están amparadas por la ley. "Eso hay que manejarlo a nivel de juzgado, por la defensa, y hacer los reclamos que correspondan", aseguró a El País.

"Un colectivo trata de presionar a la Justicia y no es conveniente. Pero están en libertad de hacer lo que quieran", dijo.

"Saturado".

Rosa realizó la denuncia por agresión el 10 de enero, luego de recibir una golpiza. El hombre dijo que unos 25 integrantes del sindicato le pegaron con palos y baldosas, y le quebraron el maxilar, entre otras lesiones, por trabajar mientras se desarrollaba un paro.

"Me agredieron sin motivo alguno, porque yo no sabía que había paro. Me vieron pasando por San Martín y me reventaron todo", aseguró.

Los gremialistas aducen que Rosa pasó por San Martín en actitud provocadora. El trabajador no reconoció a quienes lo golpeaban.

"Ojalá hubiera tenido un revólver", dijo luego Rosa a Radio Rural. Afirmó que "si hubiera tenido un revólver, 4 o 5 quedaban en el suelo. No es que me haga el malo, no soy malo, pero esto ya me tiene saturado".

Rosa afirmó que él no tenía un cuchillo como declaró un integrante del Suatt: "El muchacho del sindicato del Suatt, cuando declaró ayer, dijo que sintió un tumulto en la esquina y cuando llegó a la esquina me encontró con un cuchillo en la mano y que ellos no tuvieron nada que ver. Pero yo no tenía un cuchillo".

Rosa aclaró que la relación que tiene con la Patronal es la misma que mantiene con el sindicato: ninguna. Es empleado. Maneja el taxi desde 1993, pero siempre como empleado. No está sindicalizado y tampoco tiene amigos patrones.

Dourado:"Es un problema de ellos"


El presidente de la Patronal del Taxi, Óscar Dourado, dijo a El País que no le importan las denuncias realizadas por el Sindicato del Taxi (Suatt) contra su persona. "Es problema de ellos", dijo.

"Tengo mi cabeza, mi corazón y mis buenos sentimientos en mi familia y mis amigos. Eso es problema de ellos, que duerman con eso y que sean felices con eso", afirmó el presidente de la Patronal.

Dourado dijo que Alberto Rosa, el trabajador golpeado, no es querido "por cinco personas" que pertenecen al sindicato pero sí es querido por los otros "tres millones de uruguayos".

Dourado había acusado al Suatt de "mentir descaradamente", al no "reconocer" la golpiza contra el taxista Alberto Rosa.

Fajián:"La Justicia no anda presionado"


La coordinadora del Pit-Cnt, Beatriz Fajián, dijo a El País que "no estamos en tiempos en los que se puede decir que la Justicia anda persiguiendo gente. Estamos en democracia".

Aclaró que, si bien no ahondó en el caso del trabajador agredido durante un paro del taxi, "seguramente la valoración que hizo la asamblea del Suatt es que (el fallo) no es justo". Aseguró, además, que "no es habitual" que los sindicatos utilicen la huelga como medio para presionar a la Justicia.

El Pit-Cnt mostró respaldo al Suatt, argumentando que este no se hizo cargo de los hechos de violencia.

SABER MÁS

Antecedentes de repudio a fallos judiciales


La de ayer no fue la primera vez que un sindicato hace un paro para manifestarse contra una decisión de la Justicia. El Sindicato del Taxi, por ejemplo, hizo lo mismo el 16 de enero, cuando tres dirigentes gremiales concurrieron a declarar por la golpiza al trabajador Alberto Rosa. Su declaración en el juzgado motivó un paro del Sindicato del Taxi. Antes, en mayo de 2012, este mismo sindicato había decretado un paro por tiempo indeterminado en protesta por la detención de dos taxistas que el 1º de mayo agredieron a una mujer chofer que estaba trabajando, a quien acusaron de “carnera”. Carlos Silva, vocero del sindicato en ese momento, dijo que el sindicato no impulsa estas prácticas pero debe “entenderlas” y brindar apoyo.


Y el taxi no fue el único gremio en adherir a estas prácticas. En 2013, la Asociación de Docentes de la Enseñanza Secundaria (ADES) y la Federación Nacional de Profesores de Enseñanza Secundaria (Fenapes) realizaron un paro en protesta por el procesamiento sin prisión de Jorge Zabalza, Irma Leites, Álvaro, Diego y Eduardo Jaume, Aníbal Varela, y la docente Patricia Borda, que participaron de una multitudinaria protesta dentro de la Suprema Corte de Justicia, contra el traslado de la jueza penal Mariana Mota. En tanto, en 2002 Adeom convocó a una manifestación en la Explanada de la IMM para expresar el repudio al procesamiento de cinco sindicalistas por agredir a trabajadores de la prensa durante una asamblea que el gremio desarrollaba en el Palacio Peñarol.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)