EDUARDO RUBIO

"Lo de Sendic ya afectó al gobierno y al Frente"

El diputado de Unidad Popular afirmó en entrevista con El País que el gobierno del Frente Amplio se ha vuelto “neoliberal” y que tras doce años está “desgastado”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Diputado Eduardo Rubio. Foto: Francisco Flores

Es el único representante en el Parlamento de Unidad Popular (UP), el partido identificado con la izquierda radical. El diputado Eduardo Rubio afirmó en entrevista con El País que el gobierno del Frente Amplio se ha vuelto “neoliberal” y que tras doce años está “desgastado”. Sostuvo que la situación del vicepresidente Raúl Sendic “ya afectó” tanto al gobierno de Tabaré Vázquez como al Frente Amplio como partido. Rubio dijo que hay muchos trabajadores “indignados” con el gobierno y que la mayoría de la dirigencia del Pit-Cnt “no refleja” esa indignación, sino que ha jugado “un papel de legitimador de las políticas de gobierno”.

—¿Votará algún impuesto en la Rendición de Cuentas? ¿Negocia algo a cambio con el Frente Amplio? Usted es el diputado bisagra en esto.

—Nosotros ya definimos qué vamos a votar, pero no negociamos. En el caso de la Tasa Consular la vamos a votar, desde el principio dijimos que lo haríamos con un criterio de que es totalmente insuficiente. En el programa de Unidad Popular se plantea la protección a la industria nacional. No estamos de acuerdo con la economía abierta, hay que desarrollar la industria nacional y proteger nuestra fuerza laboral, no con una política de aislacionismo pero sí aprovechando nuestras ventajas comparativas. Lo que grave importaciones sí. Los impuestos a los juegos de azar también los votaremos. Estamos buscando una redacción alternativa a la que viene del Poder Ejecutivo tratando de proteger los juegos que maneja el Estado. Ponerle un impuesto a la lotería nacional es matarla del todo. Hay que buscar también una redacción alternativa para no legalizar las plataformas de juego por Internet que son ilegales. (El subsecretario de Economía Pablo) Ferreri afirmó en comisión que colocarle un impuesto a algo no implica legalizarlo, pero se equivoca. Si paga impuestos pasa a ser un sujeto de derecho.

—En la investigadora sobre la Regasificadora ¿ha detectado algún indicio de corrupción?

—Sí. Hemos dejado al descubierto que ha habido gerentes de Gas Sayago que contrataron a sus propias empresas. Lo mismo pasa en ASSE cuando directores de hospitales se contratan a sí mismos. ¿Cómo se le llama a eso? Está eso, pero lo más grave me parece que es la responsabilidad política de quienes decidieron seguir adelante con un proyecto que era inviable desde que Argentina se bajó. Hay otros elementos menores como por ejemplo el subsidio que le dio a un grupo menor de pescadores. ¿Por qué a unos y no a otros?. Gas Sayago le quitó el subsidio a un pescador al que se lo había dado porque ese pescador participó en las protestas vecinales contra Gas Sayago. Hay que investigar cómo llegó OAS a Uruguay, allí hay una línea de investigación.

—¿Cómo ve al Frente Amplio en el gobierno después de 12 años de gestión?.

—Nos fuimos del gobierno en 2007. Veo al Frente desgastado, fundamentalmente porque fue dejando por el camino cualquier definición que tuviera que ver con un gobierno de izquierda. Eso fue una contradicción. Por este despacho han desfilado decenas de gremios cuyos dirigentes en su mayor parte son frenteamplistas y muestran una indignación nunca antes vista. Se van dando quiebres. Lo veo en la misma bancada del gobierno a quien le cuesta cada día más asumir la defensa de decisiones del gobierno. El gobierno manda una Rendición de Cuentas donde ni siquiera cumple con los acuerdos salariales que hizo con los trabajadores. Eso a la mitad de la bancada le resulta difícil de digerir. No plantea una salida alternativa sino que reafirma una gestión neoliberal a cada paso, en su política tributaria, en la promoción de inversiones, en jugarse la vida a una nueva planta de celulosa, en la extranjerización de la tierra. Cada vez lo veo más desgastado y en contradicción con su base electoral.

—¿Cómo ve la figura del presidente respecto a la bancada legislativa?

—Ha perdido la mayoría. Visto de afuera me da la sensación que no es lo mismo el Vázquez del primer gobierno, el poder que tenía sobre el Frente, que ahora. Se le han generado problemas como lo del vicepresidente (Raúl Sendic), situaciones complejas.

—¿Cree que la conducta de Sendic puede afectar al gobierno?

—Ya lo afectó. ¿Cuánto? no sé, pero que lo afectó, lo afectó.

—¿Y al Frente Amplio como fuerza política?

—También lo afectó. Noto que cada día toman más distancia del vicepresidente. Es la segunda figura del gobierno, es difícil.

—Usted dice que el Frente Amplio no muestra políticas de izquierda sino neoliberales y que se parece cada vez más a los partidos fundacionales. ¿Eso lo puede llevar a perder el gobierno en 2019?

—El Frente va a perder votos. Seguro que si ganara en 2019 no será en primera vuelta, falta mucho para decir si ganará en segunda vuelta. Va a tener que buscar algún nivel de alianza que no aparece claro en esta etapa. Obvio que con Unidad Popular no, pero no tiene mucho para buscar. No tiene el panorama que tenía cinco años atrás.

—¿Ve al movimiento sindical independiente respecto al gobierno o identificado con el oficialismo?

—La mayoría de la dirección del movimiento sindical ha jugado un papel de legitimador de las políticas del gobierno. Yo recibo sindicatos que están en pie de guerra. Ahora están atravesando una situación crítica con un gobierno que cada vez golpea más al trabajador. En una economía en auge y con expectativas era más fácil decir que todo no se puede hacer ahora. Pero ahora, el gobierno manda un mensaje con la Rendición de Cuentas donde no respeta ni los acuerdos salariales que hizo, y entonces es difícil para los dirigentes sindicales decir que está todo bien. El paro general tuvo fuerza y muestra un nivel de inconformidad grande de la gente. Lo veo recorriendo, veo a trabajadores indignados con la situación que viven. Y esa indignación no se ve reflejada en la dirección del Pit—Cnt.

—¿Qué piensa de la situación que se vive en Venezuela?

—Veo con preocupación la arremetida de (Donald) Trump y lo que parecen las movidas previas a una intervención militar. Se fuerzan estructuras paralelas de gobierno, hay violencia cotidiana. La oposición fascista prendió fuego a dos personas. Eso parece Daesh (ISIS). ¿Dónde estamos? ¿En Raqqa? Y la comunidad internacional mira para el costado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)