MANEJO DE LOS DINEROS PÚBLICOS

Senado pagó el doble por pulido y encerado en oficina de Sendic

Carta de Bordaberry al vicepresidente reveló varios gastos excesivos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Sendic recibió una carta de Bordaberry por gastos excesivos. Foto: Fernando Ponzetto

Pulido y encerado del despacho del vicepresidente Raúl Sendic por $ 54.450, cuando en plaza ese trabajo se cotiza por menos de la mitad; dos escritorios nuevos para la secretaría de la Presidencia del Senado que costaron $ 82.900, cuando valen en el mercado cuatro veces menos; y el empapelado de la oficina de una senadora del Frente Amplio por $ 200.000, un trabajo por el que se cobra $ 61.100.

Estos son algunos gastos excesivos en el Poder Legislativo que el senador colorado Pedro Bordaberry reveló en una carta enviada ayer jueves al presidente de la Cámara de Senadores, Raúl Sendic.

En la carta, a la que tuvo acceso El País, Bordaberry le pide a Sendic "tomar las medidas que correspondan" para corregir los excesos de gastos en el Palacio Legislativo.

Bordaberry comienza marcando que "un medio de comunicación" había informado el miércoles 25 sobre gastos que habría realizado para decorar su despacho en el Senado. El diario La República informó ese día que Bordaberry fue "el senador que gastó más dinero del Estado en amoblar su despacho". Y da la cifra de $ 190.320, "poco más de una quinta parte del gasto de los 30 senadores restantes por el mismo concepto", dice ese diario.

En su carta a Sendic, el senador colorado asegura que no hizo ese gasto y que nunca ordenó decorar su oficina con dineros del Estado. Además agrega que como ningún senador puede realizar contrataciones o disponer de fondos para reparar, redecorar o cualquier otro gasto relacionado con los despachos, es que solicitó información sobre los procedimientos. En ese sentido explica que es la Dirección de Arquitectura la que evalúa los trabajos y hace las solicitudes al departamento de compras y adquisiciones.

Cuenta que se le adjudicó una "cifra importante" en mobiliario enviado a su oficina en 2015 y que fue rechazado por él. "El motivo de tal rechazo fue que entiendo que los senadores no debemos tener muebles nuevos. Por ello solicité, en junio del año pasado, que los referidos muebles no fueran aceptados, se devolvieran y fueran sustituidos por muebles usados que se encontraran en el inventario de este Poder Legislativo", sostuvo Bordaberry en su carta a Sendic.

"Grande fue mi sorpresa —agregó— cuando me enteré que se me adjudicaba un gasto de bienes cuya compra no había dispuesto, cuyo precio no se me había consultado y que, además, no se encontraban en mi poder". Este punto le fue aclarado por escrito por los departamentos correspondientes.


Si no puede ver la carta haga click aquí

Enseguida Bordaberry relata el resultado de una investigación que hizo porque fue "envuelto de forma injustificada" en gastos realizados en el Senado y la Asamblea General.

Y en ese sentido cuenta de compras que figuran para su despacho y los de otros senadores que le "llamaron poderosamente la atención por lo alto de las mismas".

Allí se encontró con "grandes diferencias entre lo que se le ha cobrado al Poder Legislativo y lo que son los precios en plaza".

"Por ejemplo, se pagaron $ 54.450 por pulir y encerar su despacho, Señor Presidente. Solicité a través de mi secretaría cotización por ello y se cotizó $ 20.300. Menos de la mitad de lo pago", reveló Bordaberry.

Otro ejemplo que puso fue la compra de dos escritorios para la secretaría de Sendic a un costo de $ 82.900. "Mi secretaría solicitó dos cotizaciones. Una de ellas fue por $ 9.990 (o sea los dos $ 19.980) y la otra por $ 5.990 (o sea los dos $ 11.980). Una diferencia muy grande con los $ 82.900", sostuvo Bordaberry.

"Se podrá decir que estos montos no son importantes y creo que se tiene razón. Más allá de eso creo que se debe ser cuidadoso con todos los gastos. Eso puede ser señal de otras diferencias por contrataciones por montos mayores", advierte luego en la carta.

Bordaberry menciona el caso de empapelados de despachos, como el de las senadoras Mónica Xavier del Frente Amplio y Verónica Alonso del Partido Nacional, y en el de su propia secretaria.

"Extraoficialmente se me informó que el gasto por el empapelado en el despacho de la senadora Xavier fue de más de $ 200.000. Algo similar habría sucedido en los otros", dijo Bordaberry. Y aclara que ninguno de los involucrados fue informado de estos gastos.

"Lo cierto es que mi secretaría solicitó cotización por esos trabajos de empapelado y la respuesta fue $ 61.100. Contra los más de $ 200.000 que se habrían pago", detalló luego.

Enseguida le agrega a Sendic: "200 mil pesos por empapelar despachos, 54 mil por encerar el suyo, 80 mil por dos escritorios para secretarios, entre otros muchos otros gastos que se realizaron deben llamar a la reflexión".

"Sabemos que el Estado, debido a sus procedimientos y la seguridad de la contratación pública termina pagando mucho más dinero. Pero también sabemos que si a cualquier senador se le dice que empapelar su despacho cuesta $ 200.000 se opondrá", afirma Bordaberry.

El senador colorado termina la carta a Sendic señalando que no tiene ni quiere tener injerencia en este tipo de gastos, y que su única "potestad es poner todo esto en conocimiento suyo para que como jerarca de este Parlamento investigue, analice y tome las medidas que correspondan".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)