Golpiza a Menores

Una semana clave para el Sirpa y el Pit-Cnt

Esta semana un video puso en imágenes lo que instituciones internacionales, como la ONU y la OEA, y nacionales como la Institución de Derechos Humanos y Defensoría del Pueblo (INDDHH), denuncian desde hace tiempo: que en el Sistema de Responsabilidad Penal Adolescente (Sirpa) los menores privados de libertad sufren golpizas.

Pero como dice el dicho "una imagen vale más que mil palabras", así el video que mostró cómo una treintena de funcionarios del Sirpa golpea a un grupo de menores internados en el centro Ceprili, generó un escándalo que acorraló por primera vez a José Lorenzo López, el presidente del sindicato del INAU y vicepresidente del Pit-Cnt, que aparece en el video observando con aparente calma la situación.

Entre el jueves y el viernes, el gobierno, el Frente Amplio y el Partido Nacional, además de un sinnúmero de ONG, condenaron la violencia de los funcionarios. Incluso dentro de la central sindical hay quienes entienden que López debe dejar la vicepresidencia porque "se lo está cuestionando duramente y hay un proceso judicial que se está llevando adelante". Es que la situación fue denunciada a la Justicia por la directora del Sirpa, Gabriela Fulco (antes de que se difundieran las imágenes), y luego por el INDDHH.

El vicepresidente Raúl Sendic dijo el viernes que se sensibilizó con lo difundido y señaló que lo "indignó el video, a mí me hace acordar a las imágenes que han generado enormes problemas en Estados Unidos, abusos policiales en la calle, contra la población afro, o que generaron problemas serios en algunas de las ciudades. A mí me hace acordar a esa situación, que pensé que en el Uruguay no se daba".

El ministro del Interior, Eduardo Bonomi, apuntó directamente contra el sindicato del INAU. "Creo que se viene una historia complicada y que cambiar las políticas implica también adecuar las personas que las llevan adelante. No me refiero a las autoridades, me refiero a los funcionarios. Eso es imprescindible", dijo Bonomi. El ministro también agregó que "esta es una situación que no se puede volver a repetir. Cuando uno busca modificar una realidad tiene que modificar los protocolos de funcionamiento, establecer políticas de rehabilitación y tener gente capacitada para llevar a cabo las políticas".

El padre Mateo Méndez, que pasó fugazmente por la gerencia del Instituto Técnico de Rehabilitación Juvenil (ver entrevista) asegura desde ese entonces que los hogares de reclusión del INAU necesitan un "cambio profundo".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)