LOS PROBLEMAS EN LA EDUCACIÓN

Secundaria le achaca la crisis a los "ultras"

El gremio descartó “conspiración” para sacar a Puente, pero volvió a pedir a la ANEP que la “evalúe”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En Secundaria creen que división en Fenapes es la que causa dificultades con el sindicato. Foto: F. Ponzetto.

Para el Consejo de Secundaria su problema de relacionamiento con los docentes tiene que ver con las diferencias en la interna del sindicato. No atan esta realidad con las políticas educativas que se plantean desde el gobierno. Creen que hay una lucha de poderes dentro de la Federación Nacional de Profesores de Enseñanza Secundaria (Fenapes) que obliga a su secretario general, José Olivera, a hacer malabares para dejar a todos conformes. Y sospechan que hay un plan encubierto para que la directora general, Celsa Puente, sea relevada del cargo o se vea obligada a presentar su renuncia.

La consejera en representación de los docentes, Isabel Jaureguy, expresó esta hipótesis a Puente y al otro consejero, Javier Landoni, en una reunión que mantuvieron el pasado jueves. "Nuestro sindicato está dividido, partido en dos, están los ultras y los que vendieron el rico patrimonio de los orientales al bajo precio de la necesidad. Esos somos nosotros. Los de la lista 1. Los del gobierno, los del Pit-Cnt y blablablá", empezó a decir Jaureguy. Landoni acotó que "todo el sindicalismo uruguayo" está dividido. Puente dijo que la "polaridad" en Fenapes es "mucho mayor". Y Landoni agregó: "Lo que pasa es que el tema es quién dirige el sindicato. Olivera no tiene forma de mantenerse en el poder si no es de esa manera".

Jaureguy expresó que "el escenario" actual de "los puestos, de los lugares que ocupa la gente en el Ejecutivo de Fenapes es muy complicado para los intereses" que ella "representa". Y explicó: "Que Marcel Slamovitz haya salido el más votado en el Congreso es una complicación. En la última asamblea casi matan a Emiliano (Mandacen)". El primero pertenece al ala más radical de Fenapes, el segundo es el presidente de la Asociación de Docentes de Enseñanza Secundaria (ADES-Montevideo). "A ver, salieron a preguntar quién había propuesto a Olivera (como secretario general), y la verdad es que eso se hizo para que no fuera Marcel. La interna es complicada aún con la presidencia, no sé si la gente va a quedar en los puestos que está hoy", indicó Jaureguy. Y paso seguido le recomendó a Puente: "Cree en el consejo que doy, no les hagas el juego, porque quizá, y te juro que nadie me lo dijo pero capaz que es así, es algo premeditado para hacerte enojar, para hacerte entrar".

La semana pasada Puente tuvo varios encontronazos con el sindicato, en el marco de una polémica con Olivera por la cantidad de horas docentes que están sin cubrir. Para el sindicalista son 45.000. La directora general subió el martes una planilla a su página de Facebook que dice que son 14.863 y en la reunión del jueves con los consejeros dijo que eran 16.000. En medio de la polémica llamó a los gremialistas "infames exhibicionistas", y Fenapes pidió a la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) que "evalúe su competencia" para seguir en el cargo.

Ayer, en el marco de una reunión del Comité Ejecutivo de Fenapes, la cual continúa en el día de hoy, se resolvió reiterar este reclamo. El presidente de la ANEP, Wilson Netto, no se ha pronunciado aún sobre el tema. Lo que sí supo El País, es que la ministra de Educación y Cultura, María Julia Muñoz, le pidió tanto a él como a Puente y a los demás consejeros que no hagan declaraciones a la prensa sobre el tema. En especial se le dijo a la directora general que no ponga más posteos en las redes sociales en respuesta al sindicato. Ella obedeció.

Conspiración.

La relación entre Puente y Olivera empeoró tras una bipartita que se llevó a cabo antes de Semana Santa, la cual ella abandonó y en la que los otros dos consejeros terminaron firmando una resolución en la cual se daba marcha atrás a una serie de resoluciones resueltas por Puente y que, según el sindicato, habían sido acordadas por ella con la ministra Muñoz y Netto, lo que, según dijeron fuentes del gremio a El País, implicaría una "violación de la autonomía". Allí, por ejemplo, se descartaba el plan que advierte que los alumnos no pueden salir de los centros educativos aunque tengan horas libres, al tiempo que se reconocían problemas con la designación de cargos en los centros educativos. "Vos sos testigo de lo que fue esa reunión", le expresó Puente a Jaureguy. "Y ese es Olivera, ese es Olivera, eh. Porque el año pasado que Olivera prácticamente no vino esto no pasó. Con todos los líos del presupuesto habremos tenido conflictos de órdago porque el tema nos superó, pero las bipartitas fueron todas respetuosas". Y Landoni insistió: "es que esa es la estrategia de él".

El consejero explicó: "Lo que pasa es que él necesita Montevideo para dirigir un sindicato con ese nivel de polarización. Porque vamos a hablar a calzón quitado: si no es por Montevideo acá no se moviliza nadie. Hagamos la honesta, honesta, se necesita de Montevideo para poder decir que mañana paran los liceos. Y precisa el interior para cuando no le gusta Montevideo, frenarlo".

"En algunas cosas yo voy con el viento en contra. Rompo el esquema. Y si no les gusta, que me echen", continuó Jaureguy. "Mi cargo efectivo es mejor que esto. A mí lo que me gusta es ser directora de liceo, y yo si quiero soy directora del IAVA, que es jugar en primera, jugar en el Barça. Yo le hago un favor enorme al sindicato quedándome acá".

Puente y Landoni también dijeron que sus cargos en Secundaria serían mejores si no tuvieran responsabilidades a nivel político. Y ahí fue que el consejero le habló a Jaureguy: "Vos tenés una ventaja sobre nosotros. Vos tenés un contacto orgánico y eso ayuda. Vos no sos librepensadora, lo que tenés es un espacio de libre pensar para hacer tu síntesis. Nosotros no tenemos eso. El Frente Amplio no tiene un pacto orgánico con nosotros. No sabemos qué es lo que quiere el Frente, porque el propio Frente no sabe lo que quiere con la educación. Es algo en lo que nunca nos pusimos de acuerdo. Entonces, actuar como librepensador tiene problemas. Será por mi formación de origen comunista, pero yo necesito que me digan si algo no lo estoy haciendo bien".

Jaureguy contó que, pese a ser la delegada de los docentes en Secundaria, su relación con el gremio no es cercana. "Ellos no me convocan, no me consultan, toman sus decisiones y yo tomo las mías. Hago todo lo que he hecho toda la vida, ir a la asamblea de ADES. A mí nadie me dijo que fuera una estrategia deliberada, pero yo lo veo de afuera y digo… Entonces, Celsa, preservá tu estilo, pero con moderación".

Fenapes señaló que en "la acción política cotidiana" del gremio no figura "actuar en función de teorías conspirativas en contra de nadie", y que "quienes las formulen deberían presentar pruebas o de lo contrario llamarse a silencio". Por otro lado, pidieron reuniones urgentes con las comisiones de Educación de las dos cámaras.

Duro choque en el FA por diferencias en la educación.

El director de Cooperación Internacional y Proyectos del MEC, el comunista Nicolás Pons, dijo en una nota publicada ayer por El País, que el exsecretario de Educación, Juan Pedro Mir, quien fue relevado del cargo tras reconocer que no están dadas las condiciones políticas para "cambiar el ADN de la educación" como prometió el presidente Tabaré Vázquez, "no está alineado con las políticas del gobierno" y que "si no se ve identificado con lo que dice el programa del FA, tendría que buscar otra fuerza política con la que se sienta representado". Ante esto, el diputado por Asamblea Uruguay, Gonzalo Mujica, dijo ayer a El País que lo declarado por Pons "es una muestra de sectarismo soez e impresentable" y lo invitó "a hacer una lista de todos los frenteamplistas que deberían ser expulsados por no pensar igual".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)