OPERATIVOS ESPECIALES DEL GEO

Secuestró a su familia y se rindió ante la Republicana

Ocurrió en el Cerro y requirió presencia de negociadores.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Flor de Maroñas: sujeto con pedido de captura se escondió en una casa. Foto: P. Melgar

En pocas horas el cde la Guardia Republicana debió atender dos casos de retención de personas. Uno ocurrió en el Cerro y comenzó como un incidente de violencia doméstica. En la noche del viernes, la Policía respondió a un pedido de auxilio de una mujer a quien su pareja impedía salir de su casa.

Tras una intensa negociación, el hombre accedió a liberar a la mujer y su hija. Cuando se suponía que se iba a entregar, se negó a salir. Por tal motivo, la Republicana obtuvo una orden de allanamiento y con las primeras horas del día procedió a ingresar al lugar, momento en que el violento sujeto se entregó, según fuentes policiales.

El otro caso ocurrió a media mañana de ayer y culminó en horas del mediodía. Un grupo de policías de Investigaciones perseguía a un joven de 19 años que está requerido por rapiña. La carrera se hizo a pie por la calle Oyarvide de Flor de Maroñas. Al llegar a la esquina de Puntas de Soto el joven se introdujo en el interior de una vivienda precaria, de acuerdo a la versión de vecinos del lugar.

A toda velocidad entre el barro, esquivó un pequeño puesto de venta de leña y varias heladeras en desuso.

Dentro estaba Camila preparando el desayuno para su pequeña hija de 4 años. Tanto la niña como la mujer no se sorprendieron con su presencia porque conocen al joven. "Es un muchacho bueno del barrio, no nos asustamos", dijo Camila a El País. En pocos minutos los policías rodearon la vivienda. Pidieron permiso para ingresar y la mujer se los negó. Después solicitaron apoyo a la Republicana y consiguieron la orden judicial para ingresar a la vivienda. Apareció el equipo del GEO y un negociador.

Algunos efectivos se apostaron en los frágiles techos de chapa y madera. Otros se colocaron detrás de los árboles, esperando que el joven atacara.

Sin embargo, el muchacho se negó a responder a los insistentes llamados de la Policía. Finalmente, Camila y su hija salieron del lugar sanas y salvas.

A pesar de los insistentes llamados de los policías el presunto rapiñero no salía de la casa. Tras la orden de actuar, los uniformados ingresaron a la finca. Encontraron al joven tirado en una cama y con un revólver en la mano. Felizmente no hubo intercambio de disparos y el joven pudo ser detenido, según fuentes de la Republicana.

"No hubo ningún secuestro, mi hija salió por sus propios medios. Ella conoce al muchacho, no se asustó", dijo Camila. La mujer fue detenida y tuvo que ir a declarar al Juzgado. Fue liberada pero deberá volver en los próximos días, de acuerdo a lo que dijo ella misma a El País.

Lo balearon en las piernas.

Un joven de 19 años, fue trasladado a un centro hospitalario, donde se le diagnostico "herida de arma de fuego en ambos miembros inferiores".

El hecho, que ocurrió en el cruce de la calle Benito Berges y avenida de las Instrucciones, viene siendo investigado por las autoridades como un intento de rapiña.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)