Las liberaron en el Cerro después que se cobrara el rescate

Secuestran a madre e hija en Pocitos; pagan $ 100.000

Una mujer de 53 años de edad y su hija, de 29, fueron secuestradas en la noche del miércoles en una calle de Pocitos y liberadas horas más tarde en el Cerro, después de pagar un rescate de $ 100.000. La denuncia del secuestro fue radicada en la Seccional 10ª de Pocitos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Cerro: El pago de rescate a los secuestradores se hizo efectivo en las cercanías del Estadio Tróccoli.

Según informaron a El País fuentes vinculadas a la investigación, ambas fueron encañonadas obligadas a manejar su automóvil hacia la zona del Cerro. Los delincuentes eran dos y estaban armados.

La Jefatura de Policía de Montevideo no brindó información oficial sobre el caso.

Según la versión inicial, de Subrayado, los delincuentes obligaron a las víctimas a recorrer varios cajeros automáticos en busca de dinero, pero no pudieron extraer nada. Fue entonces cuando los secuestradores obligaron a la mujer a realizar una llamada a su esposo para pedirle efectivo. En principio exigieron $ 150.000 de rescate. Luego acordaron que serían liberadas por $ 100.000.

Dos horas después, se pagó el monto de dinero exigido en las inmediaciones del estadio Luis Tróccoli del Cerro.

Sanas y salvas.

Las fuentes consultadas por El País confirmaron los extremos del caso, pero no quisieron aportar mayores detalles. Tampoco se informó el lugar exacto en el que se produjo el secuestro. Madre e hija fueron liberadas sanas y salvas en su propio auto.

Los casos de secuestros no salen habitualmente a la luz pública, pero ha habido otros conocidos antecedentes en Pocitos. En mayo de 2013, una mujer de 43 años fue obligada a sacar dinero de dos cajeros y también a participar en dos rapiñas cometidas por los delincuentes.

La víctima fue interceptada por dos desconocidos que la encañonaron cuando subía a su automóvil, en la esquina de Rivera y Soca, y la obligaron a sentarse en el asiento trasero.

Uno de los delincuentes se sentó en el asiento del conductor, encendió el coche y circuló por la rambla hasta la intersección con Ejido donde detuvo la marcha en una estación de servicio. Obligaron a la mujer a descender y retirar dinero de una de sus cuentas.

La peripecia no terminó allí para la víctima, porque fue obligada a volver al coche. Los delincuentes siguieron circulando por la rambla y a la altura de Capurro volvieron a obligarla a retirar más dinero de sus cuentas en otro cajero.

Aún no satisfechos, volvieron al coche y a pocas cuadras intentaron rapiñar, sin éxito, a un repartidor de gas. Sin embargo, al llegar a la esquina de Lucas Obes y 19 de Abril lograron cometer la primera rapiña a un motociclista a quien le llevaron el casco y la billetera.

Continuaron la marcha y en Uruguayana y Angel Salvo rapiñaron a otro motociclista a quien le robaron la moto, en la que finalmente fugaron.

En 2011, también en Pocitos, delincuentes armados abordaron a una mujer de 42 años y a su sobrino de 19 cuando subían a su auto. Los mantuvieron varias horas dando vueltas por la ciudad y se llevaron $10.000

Las víctimas salían de un edificio ubicado en las calles Cipriano Payán y 2 de Mayo, sobre las 22 horas. Cuando estaban por ingresar a su auto, los delincuentes los abordaron.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)