¿QUÉ OCURRIRÁ CON ASTORI?

Su sector está golpeado, pero Astori está en carrera

No está claro si escándalos de integrantes de su sector afectan su popularidad.

Con 22 años de historia, el sector del ministro de Economía Danilo Astori pasa por uno de sus peores momentos. Una secretaria "en negro" puso en aprietos al grupo que antes ya estuvo en jaque por recordados casos como el del exdirector de Casinos Municipales Juan Carlos Bengoa, el senador Leonardo Nicolini, el expresidente del Banco República Fernando Calloia y el coordinador de la Secretaría de Deportes de la Intendencia de Montevideo Pablo Sanmartino.

Astori es el hombre que cargó con la Economía en sus espaldas en los gobiernos del Frente. Supo cultivar una imagen de confianza y seriedad que posibilitó la victoria de la coalición en tres elecciones consecutivas y apareció siempre como la garantía de que no habría lugar para "locas pasiones", tal como señaló el propio presidente Tabaré Vázquez en la campaña electoral del 2014.

Sin embargo, de a poco esa imagen se fue desgastando por casos como el de Pluna en 2012 que llevó a Calloia, uno de sus hombres de más confianza, a ser procesado dos años más tarde por el delito de abuso de funciones. El reciente ajuste fiscal marcado por la suba del Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF), el incremento de $ 200 a jubilados y el episodio de Graciela Valdivieso, secretaria de Jorge Orrico, expusieron a Astori a las críticas.

Solo este año, Astori debió afrontar dos casos complicados: el de Sanmartino primero y el de la excontadora general de la Nación, Laura Remersaro. En ambos, actuó rápido dejando en claro que ya no es el mismo de la época de Bengoa.

Ni bien se confirmó que Sanmartino fue cesado por el intendente Daniel Martínez a causa de irregularidades vinculadas a su gestión, Asamblea Uruguay informó que decidió desafiliarlo y elevar su caso al Tribunal de Conducta.

Remersaro no pertenece a Asamblea Uruguay, a diferencia de Sanmartino, pero era una persona de confianza de Astori y a él no le tembló la mano cuando la tuvo que destituir (en el pasado mes de julio) una vez que se comprobó que estuvo involucrada en una denuncia de un prostíbulo clandestino ubicado en un apartamento céntrico de su propiedad.

En el caso de Orrico lo que peor deja parada a Asamblea Uruguay son las contradicciones internas. Claudia Hugo, pareja y secretaria de Astori, admitió que el sector tuvo 20 años en negro a la secretaria de Orrico, y justificó el hecho porque la mujer "era jubilada y venía a cobrar una extra"; mientras que el ministro aseguró que los secretarios son empleados de los legisladores.

¿Cuánto afectarán a Astori estas contradicciones? Es la pregunta que todos se hacen por estas horas. "Creo que la imagen se verá afectada, pero no tengo claro hasta dónde ni hasta cuándo", dijo a El País la directora del área cualitativa de Cifra, Mariana Pomiés.

"Afectar, todo afecta, pero eso no es lo mismo que decir eso a que se daña significativamente su imagen y además no está claro el hecho", opinó la analista. A eso se agrega que en el caso de la secretaria de Orrico "no está claro su responsabilidad directa porque no es el ministro el que se encarga de los pagos", advirtió Pomiés.

Para la especialista, el escándalo afecta más a Asamblea Uruguay que al propio Astori. "Esto que pasó con Orrico tal vez le haga más daño al sector que a él, pero habrá que ver en una próxima medición si se afecta su popularidad, porque nadie espera que él controle estas cosas, capaz que lo que se espera es que admita que fue un error", añadió.

El último ranking de evaluación de gobernantes de Factum —de mayo— ubica a Astori como la tercera figura de mayor popularidad dentro del gobierno después de la titular de Turismo Liliam Kechichián y el ministro de Ganadería Tabaré Aguerre. En tanto, en la última encuesta de Opción (de agosto), Astori aparece con el 6% de intención de voto, mientras que el senador José Mujica tiene el 17% de respaldo y el intendente Martínez el 10%.

La semana pasada, en una entrevista con Código País, Astori dejó en claro que pese a todo está en carrera rumbo al 2019. "No tengo la más mínima idea si competiré en 2019, si la vida me lo permite, quiero seguir trabajando en política, no sé desde qué lugar. Pero quiero seguir aportando al país", dijo.

Defensa a muerte.

"Bengoa es inocente", dijo Astori en 2007 sobre el entonces director de Casinos. Ese mismo año el exjerarca fue procesado y en 2012 se confirmó la condena por conjunción de interés personal y público, fraude y concusión.

Astori siempre dijo que iba a esperar el pronunciamiento de la Justicia para opinar del tema y recién en 2014 en una entrevista con el programa radial "No toquen nada" explicó que defendió a Bengoa por "la presunción de inocencia que tiene toda persona".

Otro antecedente negativo para Astori es el de Nicolini, quien estuvo involucrado en la denuncia del caso "Focoex", que se remonta a septiembre de 1996 cuando denunció en sede judicial la compra de materiales por parte del Estado a la paraestatal española. Nicolini, presentó como prueba faxes y el Senado lo suspendió por seis meses tras encontrarlo culpable de presentar "pruebas falsificadas". Por esta causa fue expulsado de Asamblea Uruguay.

Con todos estos ejemplos, "no hay dudas de que el entorno de Astori no le ha hecho muchos favores. El tema es ver cuánto le pesa eso a él o al sector", subrayó Pomiés.

Falta de aportes disparó el escándalo.

El episodio que volvió a poner en la picota ciertos manejos de Asamblea Uruguay fue la polémica generada entre ese sector y Jorge Orrico, uno de sus fundadores, por la falta de aportes a la seguridad social de una secretaria que trabajó con el exdiputado durante 20 años.

La mujer, Graciela Valdivieso, se presentó este año ante el Banco de Previsón Social para empezar su trámite jubilatorio y se encontró con que no se habían vertido los aportes en los últimos 20 años. El BPS inició una investigación y llamó a declarar a las partes, en este caso Orrico y Asamblea Uruguay. El exdiputado dijo que los aportes debía hacerlos el grupo político y el ministro Danilo Astori le retiró la confianza y exigió su renuncia a la Presidencia del Sodre, la que le fue solicitada por la ministra de Educación y Cultura, María Julia Muñoz.

De inmediato, Asamblea Uruguay emitió un comunicado afirmando que los aportes al BPS de los funcionarios que trabajan con los legisladores del sector deben efectuarlos éstos y no el grupo político.

Sin embargo, poco después la pareja y secretaria de Astori, Claudia Hugo, reconoció que los aportes los hace el sector, pero que a Valdivieso no se le hicieron porque ésta ya es jubilada de maestra y quería hacer una extra. En medio de la polémica el trámite sigue en el BPS quien se expedirá en breve.

El astorismo ha perdido peso en la interna del FA.

En las últimas elecciones internas del Frente Amplio, del pasado 24 de julio, Asamblea Uruguay (sector del ministro Danilo Astori) sufrió un duro golpe al perder cinco delegados al Plenario Nacional. Los malos resultados electorales fueron precedidos de un divorcio político entre Astori y Valenti, quien fuera su principal hombre de confianza, debido a considerar que algunas de las reflexiones políticas que hizo éste sobre la gestión de Raúl Sendic se pasaron de la raya. Antes, hubo otros alejamientos como el del sindicalista Richard Read, quien fue presentado por Astori como el referente gremial del Frente Líber Seregni. En una columna publicada en Uypress, el exmilitante de Asamblea Uruguay Milton Ramírez reconoció el aporte político de Astori, pero afirmó que el proyecto político "muestra, un día sí y otro también, los signos del deterioro".

Consultado por El País, Ramírez señaló que hay un "desmembramiento" del sector que se puede contabilizar por la pérdida de votos en las elecciones nacionales e internas.

Desde que se fundó, Asamblea Uruguay tuvo una sola elección interna abierta en 2003, pero desde esa fecha no se dio una instancia similar. "De ahí en más se optó por el peor de los métodos: la cooptación, que traducido al castellano quiere decir la elección a dedo. Así de crudo, el dedo del líder, el infalible e inapelable dedo del líder", señaló Ramírez en su columna de opinión.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)