INTEGRACIÓN

SCJ: las negociaciones políticas se complejizan

El caso del avión presidencial afectó las tratativas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los juzgados de todas las materias tienen guardias cuando hay ferias. Foto: G. Pérez

Van varios meses de negociaciones y no logran ponerse de acuerdo. Todos los partidos con representación parlamentaria están discutiendo, desde hace más de cuatro meses, los nuevos integrantes de la Suprema Corte de Justicia (SCJ), Tribunal de Cuentas (TCR), y Corte Electoral.

Son varios nombres que tienen que ser de consenso, y eso dificulta el armado de las nóminas. Ahora las negociaciones se complejizaron aún más por la molestia de los representantes de la oposición con lo ocurrido en el TCR con el fallo de la compra del avión presidencial, explicaron a El País dos dirigentes de la oposición.

Los cargos en esos organismos requieren de la aprobación de una venia en la Cámara de Senadores. Por eso representantes de todos los partidos políticos que tienen al menos un legislador en el Parlamento conformaron una comisión para discutir el tema y definir la integración de la SCJ.

La discusión ha sido muy reservada. Sin embargo la senadora del frente Amplio, Lucía Topolansky develó que el nombre que el oficialismo quiere que entre a la SCJ es Rosina Rossi. Eso molesto a la oposición porque entiende que no se respetó el acuerdo pactado.

En las últimas semanas intentaron acelerar las negociaciones porque el tiempo se acaba. El sábado 28 de enero el juez Jorge Larrieux cumplió 70 años , por lo que cesó su condición como miembro de la corporación al pasar la edad límite para el ejercicio del cargo. Ahora el Parlamento tiene 90 días para designar su sucesor. Si no hay acuerdo ingresará el más antiguo de los jueces de tribunales: en este caso Eduardo Turell Araquistain.

Sin embargo, el acuerdo es definir todos los nuevos cargos por acuerdo político. El Frente Amplio propuso en un primer momento a Alicia Castro Rivera que está en el Tribunal de lo Contencioso Administrativo (TCA). Sin embargo ella manifestó a los dirigentes políticos que están en la negociación que no quiere ingresar a la SCJ. Incluso si lo hiciera solo estaría en ese cargo durante un año ya que en enero de 2018 cumple 70 años. La siguiente opción fue Rossi, que por su edad podría permanecer en la corporación durante diez años.

El grupo liderado por el ex presidente José Mujica, el MPP, es quien más ha insistido con su nombre.

Sostienen que su trabajo como jueza laboral ha sido muy destacado y demostró un claro perfil de defender los interés de los trabajadores. Pero ese nombre genera resistencia en el Partido Nacional y parte de los colorados, explicaron a El País un legislador blanco y uno del oficialismo. Consideran que nombrarla es saltearse 13 jueces que están antes que ella en la lista definida por antigüedad. La comisión se reunirá la semana próxima para continuar avanzando en la discusión de todos los cargos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)