CASO MARÍA

La Suprema Corte de Justicia dispuso una medida cautelar para que la niña no viaje

El recurso de revisión presentado por la madre de la menor fue aceptado. La niña tenía que viajar el jueves al país en el que reside su padre, acusado de abusos sexuales y violencia doméstica.

Colectivos inician campaña para evitar el traslado de María y su hija. Foto: Twitter
Foto: Twitter

La Suprema Corte de Justicia (SCJ) aceptó el recurso de revisión presentado por María, la madre de la niña que debía viajar el jueves a España tras un fallo judicial.

El presidente de la SCJ, Jorge Chediak, confirmó hoy que se dio ingreso al recurso para que se suspenda la restitución "transitoriamente" y una medida cautelar para que la niña no viaje durante el tiempo que lleve el mismo, lo que "puede tardar varios meses".

El motivo es que la madre de la menor cuestionó el accionar de su defensor público, quien fue denunciado por presuntamente colaborar con el padre de la niña, como informaba ayer a El País la abogada Virginia Salvo.

Además, se cita a las partes involucradas para dentro de 30 días y la madre deberá pagar una contracautela de US$ 30.000 por el eventual daño moral en el que se incurra.

Jorge Chediak. Foto: F. Ponzetto
Jorge Chediak en conferencia de prensa. Foto: F. Ponzetto

La Justicia uruguaya había sentenciado, en diciembre de 2016, que la niña  debía volver a España donde vive su padre. El argumento principal era que la madre (María) había decidido quedarse a vivir en Uruguay sin el consentimiento del progenitor.

Un segundo fallo (Tribunal de Apelaciones), el mismo mes, confirma la restitución, aunque aclara que se está ante un caso de violencia doméstica comprobada y que si bien no se puede confirmar fehacientemente el abuso sexual hacia la menor de edad (España es quien lo debe determinar por un tema de tiempo), sí es necesario que la Justicia española disponga determinadas medidas de protección —como que el padre no se acercara a menos de 500 metros de la pequeña y su madre─.

La defensa de María pidió que se revisara la sentencia porque no tomaba en cuenta documentación clave (como algunas pruebas de técnicos españoles), porque admitía que de regresar al país europeo supone un riesgo (de hecho madre e hija están con protección policial ante supuestas amenazas del padre a distancia) pero pide a España que se haga responsable y porque el defensor de oficio de la niña había actuado con negligencia —incluso relacionándose con el padre─.

Los dichos del padre

El padre de la menor dijo ayer a Telemundo que las acusaciones en su contra son falsas y se realizaron con el consejo de los abogados de la mujer.

"Mi hija va a estar bien protegida, va a estar con psicólogos, yo no me voy a acercar a ella y no le va a faltar nada" afirmó.

"No la voy a abandonar jamás, jamás, no tengo miedo. No tengo miedo porque digo la verdad, porque estoy firme y amo a mi hija", manifestó.

El caso

María y su hija, que por entonces tenía cuatro años, habían venido de vacaciones a visitar a la familia materna en las Pascuas del año pasado. Habían llegado con la autorización del padre de la niña y contaban con los pasajes de regreso para el 24 de mayo, pero no retornaron.

Madre e hija habían sido víctimas de violencia por parte del padre, a quien lo habían acusado de drogadicto. Pero no fue hasta su estadía en Uruguay que María empezó a sospechar —primero por actitudes y luego por la verbalización— que su niña había sido también abusada sexualmente.

El padre, en tanto, demandó ante la Justicia la restitución de su hija. El 27 de julio se abrió el caso en la sede uruguaya, que llevó a que el 9 de diciembre se determinara la restitución y se confirmara el 22 de ese mes.

La vuelta se aplazó porque no estaban dadas las condiciones, hasta que el 21 de septiembre se dio el visto bueno judicial.

Sentencia by ElPaisUy on Scribd

Sentencia completa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar