LAS OBRAS DE INFRAESTRUCTURA PENDIENTES

Saneamiento ideal para todo el país cuesta US$ 1.800 millones

Informe del BID señala que Uruguay no cuenta con un plan nacional.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La ONU fijó para el 2030 la meta de acceso universal al saneamiento. Foto: A. Colmegna

Si bien Uruguay viene avanzando en varios indicadores, todavía hay un gran número de hogares que carece de una red de saneamiento adecuada. Según las conclusiones de "Acceso universal al saneamiento. Alternativas y costos: Caso Uruguay", un informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) a cargo de los especialistas Tania Paez, Nicolás Rezzano y Hugo Roche, lograr una universalización del acceso al saneamiento en condiciones ideales en el interior del país requeriría una inversión de US$ 1.340 millones. Garantizarlo en Montevideo demanda otros US$ 435 millones. En total, el Estado uruguayo debería invertir unos US$ 1.800 millones para tener un saneamiento ideal en todo el país.

El informe, que tiene fecha diciembre de 2015, destaca que si bien el Estado ha realizado esfuerzos y existen planes regionales para aumentar la cobertura por alcantarillado, Uruguay todavía no cuenta con un plan nacional que permita acceder a la universalidad del servicio. En ese marco, el estudio se presenta como un insumo para la planificación pública de esta problemática.

El último censo de 2011 del Instituto Nacional de Estadística (INE) indicó que únicamente el 60% de los hogares del país están conectados al servicio de saneamiento por redes, y la diferencia entre Montevideo y las ciudades y localidades del interior es bastante marcada. Mientras que en Montevideo el total de hogares conectado a la red de saneamiento es del 86%, en el interior del país el porcentaje es de apenas un 45 %.

Para ubicarnos un poco, un hogar tiene cuatro opciones de sistema de saneamiento. El sistema convencional, en el que una red pública de alcantarillado conduce los efluentes a una planta de tratamiento; el condominal, en el que una red predial colecta los efluentes de las viviendas de un condominio y los conecta a la red de alcantarillado pública; el de efluentes decantados, en el que una fosa séptica recibe los efluentes y los vuelca en el alcantarillado; y la barométrica, el sistema compuesto por depósitos fijos impermeables de cada vivienda, cuyo desagote es realizado por la barométrica, que transporta los efluentes hasta una planta.

Tomando en cuenta el costo de inversión y de mantenimiento de cada sistema, el estudio determinó qué opción de saneamiento resulta económicamente rentable para cada localidad, de acuerdo al número y características de su población.

A partir de este análisis, se concluye que la inversión necesaria para garantizar la universalidad al acceso al saneamiento en todo el país, sin contar Montevideo, es de US$ 1.340 millones.

La cantidad de habitantes es un factor determinante a la hora de fijar la inversión. Por ejemplo, el costo de inversión per cápita en las localidades de 500 a 2.500 personas es de 3.300 dólares, el doble del costo per cápita en las localidades por encima de los 10.000 habitantes.

El estudio del BID estima que la inversión pública necesaria para llevar a cabo este plan representa US$ 898 millones, apenas por encima de los US$ 872 millones que se destinaron a la capitalización de Ancap. Además esta debe ser complementadas con inversiones prediales de US$ 445 millones, a cargo de particulares.

De ser costeada por cada hogar, el aporte podría representar un monto significativo del presupuesto familiar y convertirse en un factor que postergue la inversión. Por eso se recomienda definir mecanismos adecuados que permitan llevar adelante este plan de forma equitativa.

En Montevideo, las dificultades para completar el saneamiento son menores que en el interior, por lo que no se aplicó la metodología elaborada en el estudio. En cambio se cita al Plan Director de Saneamiento y Drenaje Urbano de Montevideo, que estima en US$ 435 millones la inversión necesaria para llevar el saneamiento a todos los rincones de la ciudad.

La ONU fijó la meta de acceso universal a sistemas de saneamiento mejorado para 2030 como objetivo de desarrollo sostenible. En tanto, en Uruguay una reforma constitucional en 2004 estableció que el acceso al saneamiento constituye un derecho humano fundamental. El informe del BID se pregunta entonces: "¿Cuáles son las inversiones necesarias con el objetivo de universalizar el acceso a saneamiento en el Uruguay?".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)