Canzani seguirá funcionando pero sin internación

Sanatorio del BPS cierra 53 camas y distribuyen a casi 100 empleados

El histórico sanatorio Canzani del Banco de Previsión Social (BPS) cerrará las 53 camas de internación que posee y distribuirá a 92 de sus 257 funcionarios a otros centros de salud o a distintas áreas del organismo. Así lo confirmó a El País el presidente del Banco, Heber Galli. El gremio, en tanto, advirtió que se resistirá al cambio impuesto.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Canzani: los funcionarios anunciaron que resistirán su cierre.

"El Canzani viene funcionando como centro de internación del Centro de Referencia Nacional en Defectos Congénitos y Enfermedades Raras (Crenadecer), que también forma parte del BPS. El sanatorio tiene más de 50 camas. Hasta hace 10 o 15 años era la segunda maternidad del país pero al día de hoy casi no atiende partos. Todo cambió con el Sistema Nacional Integrado de Salud. El promedio de 2014 fueron solo 17 partos por mes", dijo Galli.

"Es una unidad enorme para las necesidades de internación que tenemos. No necesitamos más de 15 camas. Lo que hicimos fue racionalizar el uso de los recursos, y en ese marco lo que se considera es hacer un convenio con un efector público, probablemente el Hospital Policial, para que la unidad de internación del BPS funcione allí", explicó el presidente.

El jerarca del BPS, sin embargo, advirtió que en el Canzani seguirán funcionando servicios como el laboratorio, la hemoterapia, "pero dejaría de ser la unidad de internación del Crenadecer".

"El objetivo es seguir prestando el servicio de salud, pero mejorar el uso de los recursos. Nadie va a perder el puesto de trabajo, van a seguir todos siendo parte del BPS. Hay opciones para reinsertarse en el propio organismo o en otros organismos públicos, pero siempre dependiendo del BPS y sin menoscabo de sus retribuciones", añadió el jerarca.

Correo.

A través de un comunicado que fue enviado por la dirección del BPS a los funcionarios, se justifica el cambio advirtiendo que "más de 2 millones 400 mil afiliados" de los centros de salud son parte del SNIS. "En este cambio, quienes eran nuestros beneficiarios hoy tienen su propia cobertura en el sistema".

La noticia cayó como un balde de agua fría en la Asociación de Trabajadores de la Seguridad Social (ATSS). Su presidente, Víctor Olmos, dijo que el gremio está "listo para decretar la conflictividad".

"Hoy (por ayer) convocaron a los jefes para decirles que es inminente el cierre del Canzani el próximo 30 de diciembre. Nos vamos a resistir", insistió el sindicalista. Hoy se llevará a cabo una asamblea.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)