Cada año aumentan casos que revelan desquiciadas relaciones de familia

Salto vive epidemia de violencia doméstica: 240 denuncias al mes

La Unidad Especializada en Violencia Doméstica de Salto está saturada de denuncias que llegan a su oficina, a razón de un promedio de casi ocho al día.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los hechos de violencia doméstica superan a los hurtos y arrebatos. Foto: Luis Pérez.

De mantenerse esos guarismos, al final de 2015 se superarán las 3.000 denuncias: casi el triple de las que se reportaban en 2011, cuando comenzaron a sistematizarse las estadísticas.

Ese año se registraron 1.381 denuncias; el año siguiente fueron 1.886; en 2013, treparon a 2.298 y en 2014, a 2.673.

Salto está entre los departamentos con tasas más alta de denuncias de violencia doméstica, junto a Rivera, Paysandú y Soriano. Los partes de la Jefatura de Policía dan cuenta, todos los días, de casos que reflejan las alteradas relaciones familiares: mujeres golpeadas, madres que solicitan el retiro de sus hijos de los domicilios por adicción a las drogas, y hombres que también se sienten víctimas de sus parejas.

Hace dos semanas, una señora mayor de edad, denunció a su nieto, a quien definió como "alcohólico y sumamente agresivo". Manifestó que en reiteradas ocasiones ha llegado a la casa en estado de ebriedad, "rompiendo todo lo que encuentra a su paso".

A mediados de julio, otra mujer denunció a su hijo por consumir drogas y alcohol, "tornándose frecuentemente agresivo", lo que hace difícil la convivencia.

Los casos, en su mayoría, suceden en el interior de los hogares, pero también en la vía pública. Una mujer denunció días atrás que se encontraba en la calle conversando "con un conocido", cuando en un momento dado se bajaron de un auto su suegra y cuñada, y comenzaron a insultarla, "amenazándola de muerte si engañaba a su marido".

Los líos traspasan todos los vínculos familiares, como refleja la reciente detención de dos hermanas que se acusaban, la una y la otra, de golpes y agresiones, y solicitaron ambas al juez medidas cuatelares para impedir el acercamiento y la comunicación entre sí. Ambas residen en el mismo predio.

El factor alcohol.

Los hechos de violencia doméstica en Salto han superado con creces a otros delitos como los hurtos y arrebatos.

La mayoría de las denuncias proviene de hogares con menores recursos económicos, y está comprobado que el alcohol es uno de los factores que más incide, ya que está presente en al menos cinco de cada diez denuncias.

El comisario Pablo Minguta, jefe de esa Unidad Especializada, señaló que actualmente se intenta obtener recursos "para atender al agresor" porque ese tratamiento es casi inexistente y "queda limitado al apoyo que reciben en grupos de Alcohólicos Anónimos", donde son derivados algunos agresores por disposición judicial.

Minguta está al frente de un equipo de 16 funcionarios. Además es docente de la Escuela Departamental de Policía y acaba de ser designado por el Ministerio del Interior para trabajar en la capacitación de policías en el interior del país, para atender los casos de violencia doméstica y de género.

El comisario Minguta destacó el buen relacionamiento que existe con los jueces locales y el apoyo ante situaciones que requieren respuesta inmediata.

En cuanto al número de personas procesadas, en el 2011 fueron 6; el año siguiente, 8; en 2013 totalizaron 25; hubo procesamientos en 2014, y en lo que transcurre de 2015 ya han sido 20 los procesados.

Una mujer asesinada cada 15 días.

Cada 15 días, en promedio, una mujer falleció víctima de violencia doméstica en Uruguay en los últimos 12 meses, según cifras del Ministerio del Interior. En 2014, la Policía contabilizó 29.122 denuncias por violencia doméstica, lo que representa un incremento del 10,4% respecto a 2013, y un aumento espeluznante del 418,9% en comparación con 2005.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)