ATENDER LA NECESIDAD DE ALIMENTACIÓN

En Salto ponen en marcha el programa "Heladera Solidaria"

Ofrecerán viandas calientes a gente en situación de calle.

Ante la rigurosidad de las bajas temperaturas que se están registrando en esta zona del país azotada por inundaciones, integrantes de la comunidad de la Iglesia Católica han decidido adelantar el funcionamiento del programa "Heladera Solidaria" para atender la necesidad de alimentación a personas que no están comprendidas por ningún organismo oficial o están por fuera de lo que es la situación de los evacuados.

Este programa llamado "Heladera Solidaria" se puso en práctica el pasado año por parte de un grupo de voluntarios que concentran sus esfuerzos en un local de la diócesis de Salto bajo la orientación del párroco José García. Entonces llegó a brindar hasta 300 viandas calientes por noche y una copa de leche para llenar un vacío a lo largo de todo el invierno.

Ante las actuales circunstancias que vive el departamento, el grupo de ayuda a estos salteños en situación de pobreza ha tomado la iniciativa de adelantar el funcionamiento del programa.

Apoyo de UdelaR.

Hasta anoche estuvo abierto el registro de inscripciones en el local de reuniones de la diócesis, y hoy ese listado será entregado a docentes de la Licenciatura de Trabajo Social de la Universidad de la República (UdelaR) que prestarán su colaboración para determinar caso a caso esa asistencia.

Andreína Roig, quien está al frente de este grupo, que se organiza en equipos de 12 personas para asegurar el número de cenas a entregar, dijo a El País que la prioridad de este programa solidario va a ser la gente en situación de calle y los ancianos. "Estamos sorprendidos de cómo acuden todos los días al local a pedir un plato de comida. A muchos se les nota en la cara que están pasando mal y por eso esta vez acudimos a la UdelaR para que nos apoye en cuanto a priorizar situaciones. No queremos que esta situación nos desborde", acotó.

Roig adelantó que los voluntarios que trabajarán con este servicio solidario acordaron con las autoridades eclesiáticas comenzar a funcionar "lo antes posible".

Andreína Roig señaló que al igual que el pasado año el grupo no cuenta con ayuda estatal y que se ha sostenido a través de las colaboraciones y "a pulmón" por sus propios integrantes.

"Toda donación será bienvenida. El fin es brindar una cena con plato caliente, un vaso de leche, pan y algo dulce porque las noches son largas para esta gente y el frío no los ayuda", dijo la representante del grupo que va a poner en marcha el programa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)