PROYECTO FALLIDO

Salen a la venta 3.000 hectáreas que eran de Aratirí

Le debe a productores, a prestamistas y a 95 trabajadores.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Aratirí adeuda "servidumbres" de paso a unos 30 productores. Foto: Archivo El País

El expresidente José Mujica habló muchas veces durante su mandato de la importancia que podía llegar a tener el proyecto Aratirí para transformar a Uruguay en un importante exportador de hierro. Incluso criticó con dureza a los productores de la zona que desconfiaban de la iniciativa, acusándolos de que en realidad solamente estaban interesados en mantener deprimidos los salarios de sus trabajadores y de que no aparecieran otras opciones laborales en una zona relegada del país. El tiempo pasó y el proyecto, por distintos motivos, se desinfló totalmente.

Los trabajadores de Aratirí, 95 en total, no han cobrado sus despidos y mañana salen a remate en Montevideo 3.500 hectáreas de campos que pertenecieron a Aratirí en el este del departamento de Durazno, donde iba a estar el denominado "dique de relave" debido a la decisión de sus acreedores de ejecutar las hipotecas contraídas por la compañía como garantía de préstamos no devueltos, informó el movimiento Uruguay Libre.

Este movimiento, que quiere que se prohíba la minería a cielo abierto en Uruguay, destacó que pese a que el gobierno del momento presentaba a los campos donde se proyectaba extraer hierro como poco aptos para otros fines, ahora la firma rematadora señala que son "buenos campos ganade-ros con destacada aptitud forestal" y de "fácil acceso". Se espera que en caso de que haya interesados se paguen unos US$ 3.000 por hectárea (el promedio nacional hoy ronda los US$ 3.500). Julio Gómez García, un escribano de Cerro Chato que participó activamente de las movilizaciones contra Aratirí, dijo a El País que la compañía quedó debiendo a no menos de 30 productores unos cuatro años por concepto de "servidumbre".

La zona es "criadora", o sea que centra su actividad en la producción de terneros. Para Gómez García, lo ocurrido con Aratirí debería generar una reflexión sobre "cómo se abrió la puerta a una empresa que resultó ser fantasma" y dijo que en la zona "hicieron pelear a todo el mundo" porque la población de las localidades de Cerro Chato y Valentines se dividió respecto a la conveniencia del emprendimiento.

La subasta será realizada por la firma Zambrano. No se ponen a la venta, al menos por ahora, la zona de cerros donde se iba a realizar la extracción.

Si no puede ver el contenido haga click aquí

Trabajadores.

Aunque no son todas las tierras que compró Aratirí las que se ponen a la venta, lo cierto es que rematarán áreas claves de lo que iba a ser el "distrito minero". El proyecto comenzó a barajarse hacia 2011 y concitó una vehemente oposición de las organizaciones ambientalistas.

También los trabajadores comenzaron acciones judiciales para intentar cobrar los despidos (Aratirí pagó menos de la mitad pese a que había acordado con el sindicato un cronograma de desembolsos).

Manuel Echeverría, aboga-do de los trabajadores, dijo a El País que la empresa "incumplió groseramente acuerdos laborales" y que espera tener novedades este mes. Los trabajadores embargaron maquinaria que Aratirí tenía en Valentines y en su eventual remate podrían obtener fondos para cobrar, por lo menos, parte de sus créditos . A los trabajadores la empresa les adeuda unos US$ 350.000.

El sindicato metalúrgico (Untmra) está asesorando a los trabajadores. La empresa llegó a emplear a 500 personas.

El desplome del precio del hierro, sumado a las demoras en la aprobación de los estudios de impacto ambiental realizados por Aratirí, y la oposición de algunos de los habitantes de la zona llevaron a que el proyecto fracasase. Ese fracaso fue uno de los factores que le quitó viabilidad al puerto de "aguas profundas" en Rocha, por donde se iba a embarcar el hierro con destino a China.

El 30% de la plantilla de Aratirí lo conformaban mujeres con escasas posibilidades laborales en la zona cercana de los cinco yacimientos. El proyecto fue impulsado por el magnate indio Premod Agarwal que se reunió en más de una oportunidad con Mujica. Sostenía que la zona podía llegar a producir entre 3.000 y 5.000 millones de toneladas.

Agarwal atravesó importantes problemas financieros el año pasado y puso a la venta su residencia londinense de Regents Park por US$ 41,13 millones. La había comprado en 2013 por alrededor de US$ 48,4 millones. Agarwal fundó Zamin Ferrous, la casa matriz de Aratirí, en 2004. El casamiento de una de sus hijas duró tres días y en la fiesta cantó Shakira.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)