CONTAMINACIÓN EN AUMENTO

Ruta de basura electrónica en Uruguay sin legislación

Iniciativas públicas y privadas atacan un creciente problema ambiental.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Tonaladas: galpones de empresas suman cantidad de basura electrónica. Foto: AFP

Uruguay es uno de los países que más genera desechos electrónicos en Latinoamérica. Con 9,5 kilogramos por habitante, solo es superado por Chile (9,8). Iniciativas públicas y privadas buscan contrarrestar el impacto ambiental que genera un consumo mundial que va en aumento.

Por el cada vez más popular consumo de tecnología, pronostican un aumento de este fenómeno en el país.

"Para 2018 se espera que Uruguay supere a Chile en la generación de desechos electrónicos per cápita", dice el estudio realizado por la Universidad de Naciones Unidas (UNU).

Pero, ¿a dónde van todos esos desechos?

Muchos van a la basura y no son reciclados. Pero hay otros que son reutilizados gracias a negocios y políticas de responsabilidad empresarial.

La Cooperativa para el Reciclaje de Componentes Electrónicos (Crecoel), por ejemplo, recolecta cada mes entre 100 a 400 computadoras. Las empresas suelen llamar a la cooperativa, que envía un flete y retira el residuo electrónico.

También hay personas particulares que deciden darle una nueva vida a estos dispositivos y le piden a Crecoel que levanten su "muerto" electrónico.

Esos materiales los comercializan a Werba, una de las empresas que se dedica al reciclaje en Uruguay.

El desarme lo realizan "de forma manual y con maquinaria de última generación", comentó Nicolás Werba, uno de los encargados de la firma. De esa forma los separan en sus diferentes componentes metálicos y plásticos para luego proceder a la valorización de los mismos en el mercado local y en el exterior.

PC renovada.

Además de las iniciativas privadas, muchas empresas y personas deciden donar a Antel. La empresa pública cuenta con un plan (Antel Integra) que recibe equipamientos informáticos en desuso y lo clasifican, desarman, limpian y reciclan.

El resultado: computadoras que cuentan con los requerimientos mínimos para navegar en Internet, visualizar archivos multimedia y utilizar el correo electrónico.

Desde que comenzó el plan, Antel donó 8.943 equipos al Crenadecer (Centro de Referencia Nacional en Defectos Congénitos y Enfermedades Raras); al Pronadis (Programa Nacional de Discapacidad) y a adultos mayores del Cottolengo Don Orione.

Paralelamente a la donación de empresas y particulares, Federico Baráibar, director ejecutivo de Compromiso Empresarial para el Reciclaje (Cempre)—compuesto por empresas uruguayas cuya misión es reducir los residuos en Uruguay— alertó de un nuevo fenómeno en Uruguay. "Muchas personas queman aparatos electrónicos para separar el cobre. La plaqueta del circuito integrado, como es de resina, prende bien el fuego y al final quedan con una masa de cobre", explicó.

Normativa.

En Uruguay no hay una normativa que legisle el uso de los residuos electrónicos. Si bien ha habido varios intentos en la última década, aún no hay nada sancionado.

Por lo pronto, el diputado del Frente Amplio Felipe Carballo impulsa desde 2015 un proyecto de ley que busca fomentar la reutilización, reciclado y reducción del impacto ambiental de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos.

"La velocidad del avance tecnológico y el aumento de la capacidad económica de las personas, ha hecho que sea cada vez más accesible cambiar el televisor, el celular o la computadora. Y estos desechos electrónicos pasan a convertirse en una carga para las personas", opinó el legislador.

Entre otras medidas, la ley promueve crear un registro nacional en el que productores y distribuidores de tecnología brinden información sobre las características contaminantes de sus productos y den cuenta de la factibilidad de reutilización y reciclado.

El proyecto quedó en suspenso en la comisión de Vivienda y Medio Ambiente. La intención era convocar a la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama) para escuchar su opinión. "Nosotros vamos a hacer mucho hincapié en ese proyecto de ley para este año. Es una de nuestras prioridades", puntualizó Carballo.

Desde el año pasado la Dinama viene avanzando en una ley nacional de gestión de residuos que, en mayo de 2016, se entendió debía ampliarse a baterías y productos electrónicos.

En opinión del director del Cempre, no es necesaria una ley específica como la que promueve Carballo porque la que impulsa la Dinama ya lo contempla. "Podría existir un conflicto de leyes", opinó el experto. Producción: Camila Beltrán

UTE recicla lámparas de bajo consumo que están agotadas.

nUna iniciativa interinstitucional entre UTE y los ministerios de Vivienda y Medio Ambiente, de Industria y de Salud Pública, creó hace dos años el Plan Juntalámparas.

En la iniciativa, en la que también participan Abitab y Red Pagos, UTE "se responsabiliza de la recolección de lámparas agotadas que la población deposite en los contenedores ubicados en locales adheridos".

Entre los requisitos para su depósito exigen que no estén dañadas y que sean colocadas sin embalaje. Para ello, una vez que la lámpara se agote, el usuario debe desenroscarla con cuidado (siempre tomándola por el casquillo) para evitar roturas, explica UTE en su página web. Luego de ser colocadas en alguno de los locales adheridos, serán recogidas y trasladadas hacia una planta en donde se le realizará un tratamiento para extraer el mercurio, luego encapsularlo en hormigón y enviarlo a disposición final.

Desde la empresa aún no tienen cifras procesadas sobre el plan. Según informaron a El País, están cambiando los contenedores en donde se depositan estas lámparas.

La empresa encargada de este proceso es Márgenes del Río S.A., ubicada en el Parque Tecnológico e Industrial del Cerro.

EN EL MUNDO.

Medallas de JJ.OO. serán de desechos electrónicos.

Japón lanzará en abril una campaña de reciclado de basura electrónica a través de la donación de viejos celulares y pequeños electrodomésticos de sus habitantes, para confeccionar las medallas de los próximos Juegos Olímpicos y Paralímpicos que se desarrollarán en Tokio en el año 2020. El objetivo es llegar a reunir el material necesario para lograr confeccionar 5.000 medallas, informó el sitio especializado en tecnología TechRadar. Para ello en dos meses se colocarán cajas de donaciones en oficinas y tiendas de celulares en todo Japón, donde las personas podrán depositar allí aquellos celulares o electrodomésticos que ya no utilizan. Estos aparatos contienen en su interior varios elementos valiosos como metales preciosos. "Los recursos de nuestro planeta son limitados, por eso reciclar nos permitirá reflexionar sobre nuestro medio ambiente", afirmó Koji Murofushi, director de Deportes de Tokio 2020. Será la primera vez que una ciudad anfitriona de los JJ.OO. reunirá materiales para las medallas que no provengan de una compañía minera.

En Buenos Aires, móvil opera en las plazas.

Desde 2015, Buenos Aires sumó el "Punto Verde Móvil", que funciona con una camioneta especialmente adaptada para recibir materiales electrónicos, según informó el diario La Nación. El móvil funciona en plazas y parques en puntos fijos, en donde se depositan materiales reciclables. Esos productos se llevan a un operador habilitado que evalúa lo que se puede reutilizar o reparar. Si hay residuos peligrosos se trabaja con un operador especial habilitado para darle disposición final.

La camioneta que traslada estos residuos tiene una capacidad para 1.500 kilos y, de llenarse un día, el móvil va al operador para descargar el material y vuelve donde estaba apostado. Según informó el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, el plan tuvo un descanso en los últimos meses y volverá a retomarse en el correr de este año.

Entre los desechos que reciben hay tabletas, iPods, cámaras de foto y video, radios portátiles, teléfonos inalámbricos y fijos, walkmans, teclados, mouses, controles remotos y reproductores de DVD.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)