Negociación en curso

Riesgo de cierre para 8 camas de CTI de niños

Los propietarios del CTI pediátrico Ucinsa, que el pasado día 27 de abril dejó de funcionar afectado por el bajo precio que la mutualista local pagaba por sus servicios, aguardan por la respuesta del Centro de Asistencia Médica al que le ofrecieron las instalaciones y equipamiento sin costo para que lo mantengan activo y para que Salto no pierda 8 camas y los niños no deban ser trasladados a otros departamentos ante la eventualidad de una internación.

De esta respuesta de la mutualista dependen también los trabajadores de ese centro especializado, que fue fundado por médicos pediatras hace 25 años. Los doctores Luis Invernizzi y Luis Bertolini en representación de Ucinsa, informaron que realizaron "un último sacrificio" al renunciar a remuneración alguna como empresa con tal de mantener esas 8 camas del CTI pediátrico, que fue el primero en instalarse en el interior del país y funcionó en la planta del Sanatorio Panamericano.

Los pediatras, ahora jubilados, informaron a la opinión pública que el CTI se volvió inviable después que dejaran de prestar servicios a ASSE y a Asignaciones Familiares, a lo que accedían mediante licitaciones de estos organismos del Estado.

Desde ese momento pasaron a prestar servicios únicamente a la mutualista Centro de Asistencia Médica (CAM) local, que les fijaba la tarifa, la que ellos consideraban que era "simbólica" y no cubría los costos para su funcionamiento.

Luego de 16 meses de negociaciones con el CAM, no se llegó a ningún acuerdo y la mutualista les comunicó que a fin de abril comenzó a derivar a los niños que requieren internación en CTI al Centro de recién Nacidos con Problemas (Cerenap) que funciona en la órbita de ASSE y que cuenta también con 8 camas.

El presidente de la mutualista, Javier Panissa, por otra parte tranquilizó a los socios de la institución, señalando que en caso de que no exista disponibilidad de camas en Cerenap, los pacientes van a ser derivados a Comepa de Paysandú y que ya estaban en tratativas con las autoridades de la Salud Pública para colaborar en una ampliación de los servicios en el Hospital Salto.

Los directivos de Ucinsa mientras tanto, aguardan por la definición de la oferta para que el CAM gestione a su costo y sin retribución económica alguna de sus instalaciones, a cambio de que tome la totalidad del personal especializado que son unas 30 personas y que no incluye a médicos.

Invernizzi y Bertolini fueron coincidentes en manifestar que mientras la comunidad salteña reclama desde hace años la instalación de un IMAE para evitar traslados a Montevideo, con el cierre de Ucinsa se están perdiendo 8 de las 16 camas para atención de niños que traerá aparejado "inevitablemente" que los pacientes críticos tengan que ser trasladados a Paysandú o Tacuarembó muchas veces.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)