INSEGURIDAD

Revelan que dos bandas querían armar "industria de secuestros"

Jerarca de Interior dijo en el Parlamento que ambas fueron desarticuladas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El empresario Mauro Kogan fue alojado en un rancho de un asentamiento. Foto: Archivo El País

El Ministerio del Interior advirtió en el Parlamento que por lo menos dos bandas pretendían dedicarse a los secuestros de personas en Uruguay, una modalidad muy común en Colombia, Argentina y Brasil.

El director Nacional de Secretaría, Charles Carrera, señaló que en el Módulo 12 del Comcar estaban alojados delincuentes en régimen especial por ser los "más peligrosos" del país.

"Allí están, por ejemplo, los que participaron en el secuestro de la doctora (Milvana Salomone) el año pasado —esas personas tenían por objetivo ingresar el sistema de secuestros a nuestro país, querían crear esa empresa, por lo que se consideran muy peligrosas— así como también algunos delincuentes del Cerro que querían seguir la misma línea", dijo el jerarca ministerial a la Comisión de Seguimiento Carcelario el viernes 30.

Fuentes policiales indicaron ayer a El País que dos de los seis secuestradores de la doctora Milvana Salomone, Gustavo Lepere y Pedro Leone eran viejos conocidos de la Policía.

En 2006, Gustavo Lepere fue procesado en la ciudad de Pando por supuesta vinculación a la "banda del Tacoma" acusada de dos homicidios. El "Tacoma" era una cárcel de baja seguridad que fue cerrada hace años.

"Lepere es un asesino con piel de cordero. Él siempre se presentó, ante la Justicia y la Policía, como un pobrecito que actuó llevado por otros en todos los asuntos delictivos en los que estuvo implicado, que no fueron pocos. Siempre terminó entregando a otra gente para conseguir alguna ventaja", afirmó un exrrecluso sobre Lepere.

Un operador judicial, que procesó a Lepere en Pando, señaló que se sorprendió cuando el nombre del delincuente fue vinculado al secuestro de Salomone ocurrido el 20 de mayo de 2015 en Parque Batlle. "Colaboró totalmente con la investigación", dijo.

Lepere conoció a Pedro Leone, el otro responsable principal del secuestro de Milvana Salomone, cuando este último estuvo en Cárcel Central entre los años 2008 y 2011, a la espera de su extradición a Italia por un homicidio ocurrido a mediados de los años 90. Leone fue extraditado en julio de 2011 y regresó a Uruguay en 2014. Ambos se reencontraron y planificaron el secuestro a mediados de marzo de 2015.

Los otros delincuentes que querían armar una "empresa" de secuestros eran del Cerro.

El 25 de abril del año pasado, tres individuos armados a guerra irrumpieron en una casa y pretendieron llevarse a una hija de un supuesto traficante de drogas porque no encontraron dinero. Una tía de la niña se opuso y les dijo a los delincuentes: "A ella no la lleves. Llévame a mí". Pese a que era un sábado, los delincuentes exigieron un rescate de $ 1.000.000 por la joven. A las 14:00 horas del 26 de abril del 2015, la joven fue liberada tras pagar su familia $ 100.000. La Unidad de Hechos Complejos ubicó a un individuo que participó en la entrega de la joven. En la sede de la jueza de 14° Turno, Helena Mainard, el individuo confesó con lujo de detalles las horas en que tuvo cautiva a la joven en una vivienda precaria del Cerro.

El entonces fiscal penal Ariel Cancela, solicitó el procesamiento con prisión de este individuo por un delito de cómplice de secuestro. Mainard hizo lugar a la solicitud del Ministerio Público.

Otros dos sujetos sospechosos de haber participado en este secuestro continúan prófugos de la Justicia.

Un rapto que duró menos de una hora

El 11 de junio de 2015, delincuentes uruguayos y dominicanos secuestaron al empresario Mauro Kogan (43), tras dispararle en un hombro. Kogan fue empujado adentro de una camioneta china y luego tapado con un colchón sucio. Los secuestradores fueron seguidos por un testigo en moto que avisó a la Policía del trayecto de la camioneta. Efectivos de la Zona III armaron un "operativo pinza" y ubicaron la camioneta en menos de una hora. Kogan fue liberado y sus captores —con excepción de un dominicano— fueron capturados.

"Pensé que dejaría solas a mi señora y a mis dos hijas. Que no salía con vida del secuestro. Mi estrategia con los secuestradores no estaba dando resultados. A todos mis planteos, ellos reaccionaban con violencia", dijo Kogan a El País.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)