NEGOCIACIÓN SALARIAL

Retroactividad a domésticas se paga en una cuota

Patronal y sindicato tenían un acuerdo; el Ejecutivo lo objeta.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El sindicato de trabajadoras domésticas quiere una categorización.

La negociación salarial de las trabajadoras domésticas sigue sin cerrarse aunque sí se definió que el pago de la retroactividad, cuando se llegue a un acuerdo, se hará en una única cuota.

Ayer se realizó otra reunión de negociación del Ministerio de Trabajo en la que la delegación del gobierno presentó una propuesta que el sindicato de trabajadoras domésticas y la Liga de Amas de Casa estudiarán durante el fin de semana.

El acuerdo que se negocia es a tres años y si bien los salarios están "sumergidos" no está claro que se vaya a producir un incremento de las remuneraciones en términos reales, dijo a El País la presidente del Sindicato Único de Trabajadoras Domésticas, Lucía Gándara.

Hay alrededor de 75.000 trabajadoras domésticas que se desempeñan en condiciones formales y se calcula que aproximadamente otras 150.000 trabajan "en negro". Gándara señaló que el sindicato y el sector empleador tenían un principio de acuerdo pero que el Poder Ejecutivo "quiere intervenir" y ha planteado correcciones.

El sindicato quería que se avanzara a una categorización que diferenciara las distintas tareas que realizan las trabajadoras domésticas pero no se avanzó mayormente en el tema. Las trabajadoras entienden que existen tres grandes categorías, la limpieza, la cocina y la vinculada al cuidado de niños o ancianos. El sindicato pretendía que dentro de esas tres grandes áreas se estableciesen 7 categorías pero la negociación no avanzó.

Tampoco se avanzó en otra reivindicación del sindicato que era la instauración de las licencias sindicales para facilitar las reuniones de las agremiadas.

Al cierre de 2015 había 71.310 trabajadoras domésticas registradas en el Banco de Previsión Social. En 2012 se calcula que eran el 15,2% de las mujeres ocupadas en Uruguay. La formalización se incrementó en los últimos años porque en 2012 las domésticas registradas eran solamente 38.380. Se calcula que en 2015 se habrían perdido alrededor de 7.300 puestos de trabajo.

El acuerdo está atrasado porque debería haberse cerrado en febrero pasado. El convenio anterior venció el pasado 31 de diciembre.

En 2008, antes de que se acordara el primer convenio colectivo, el salario mínimo del sector era $ 3.550. Luego de la negociación pasó a $ 4.260. Siete años después, en enero de 2015, el mínimo se fijó en $ 11.945 nominales para 44 horas de trabajo semanal.

Entre 2008 y 2015 la remuneración de las trabajadoras domésticas creció 180% y triplicó el crecimiento del nivel general de precios de la economía (la inflación, medida por el Índice de Precios al Consumo).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)