POLÉMICA EN EL BUCEO

Restaurante demanda por US$ 20.000 a una vecina por reducir su clientela

Los dueños del local dicen que brinda “información falsa”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Una concejal pide una solución para que vecinos dejen de padecer los ruidos molestos. Foto: F. Ponzetto

Tres dueños del restaurante El Fondito, en el barrio Buceo, iniciaron una demanda civil por 20.000 dólares contra una vecina que reside frente al local. Alegan haber sufrido daños y perjuicios, y daño moral, por comentarios y denuncias de la señora, que han causado una disminución de la clientela del establecimiento.

Rodrigo, uno de los socios del restaurante ubicado en Pedro Bustamante y Pedro Galarza, dijo a El País que la mujer ha brindado "información falsa" que perjudica al local.

Rodrigo explicó que los inpectores de la IMM "están cansados" de ir a controlar el local. "Tenemos todas las habilitaciones, ya vinieron e inspeccionaron", dijo.

Agregó que "los comentarios (de la vecina) afectan la imagen de nuestra marca y generan desconfianza sobre cómo trabajamos".

Ruidos molestos.

Cecilia Steiner, concejal del CCZ 5 del Municipio CH, vive en un edificio en frente al local. Contó a El País que por causa de los ruidos molestos tuvo que empezar a dormir en el living ya que en el dormitorio no soportaba más.

"Arrancaron como un restaurante y hoy se convirtieron en otra cosa", dijo. "Hay ventanas que vibran con el ruido que provoca la música", relató.

Steiner señaló que otros vecinos "padecen el olor a humo" que sale de la chimenea de la cocina.

"El derecho del comerciante a tener su negocio termina donde empieza el derecho del vecino a dormir tranquilo", alegó el abogado de Steiner, Diego Paceiro. El asesor dijo que la mujer "recibió una amenaza de un cuidacoches" de la zona. "Le dijeron que no moleste más, que tenga cuidado".

Steiner contó que también recibió un mensaje de una persona a través de Facebook pidiendo que frene con las denuncias a la Intendencia.

Sanciones.

Según las resoluciones de la Intendencia de Montevideo, los inspectores de la comuna le aplicaron una multa a El Fondito el pasado 16 de mayo por un valor de 12 unidades reajustables (más de 11.000 pesos) al constatarse ruidos de 70 decibeles, con picos de 78, a las 21:00 horas, en el domicilio del denunciante (que no fue Steiner). La normativa municipal señala que se consideran ruidos molestos los que superan 45 decibeles entre las 7:00 y las 22:00 horas, y 39 decibeles entre esa hora y las 7:00.

El local, abierto desde hace dos años, realizó dos fiestas de atardecer auspiciadas por una marca de cerveza. "Evidentemente nos equivocamos y pagamos las multas. Pero hoy ya no las hacemos más", indicó.

Hace algunos meses se reunieron ambas partes para llegar a un acuerdo, pero no lo lograron. Según Steiner, los dueños del local reconocieron que tenían permiso para trabajar hasta la una de la madrugada.

"Pero son las 2:30 y sigue entrando gente", indicó.

Según el dueño del local, tienen "buen diálogo" con la mayoría de los vecinos, a excepción de Steiner. "Los problemas acústicos que tuvimos con la casas linderas, fueron resueltos", dijo. La concejal "nos ha hecho varias denuncias por ruido, pero ninguna se comprobó".

Hay una audiencia de conciliación prevista para el 23 de agosto, que intentará unir a las partes.

El abogado de Steiner desestimó un resultado positivo de ese encuentro: "No lo veo muy fácil". Por eso, indicó que están acumulando pruebas para ir a un juicio.

El tránsito complicado.

El local "cambió la dinámica" de la zona, comentó Rodrigo, dueño del restaurante. Según Cecilia Steiner, a los ómnibus les cuesta circular y varios vehículos que acuden al local "estacionan en lugares no permitidos". El tema en esta calle ha llamado la atención de la inspectora de Tránsito, Mariela Baute, que acudió al lugar para ver la situación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)