CORRIDAS DE TOROS: EN COLONIA

Restauración de una plaza histórica

Elegirán empresa para el plan de gestión; las obras comenzarán en septiembre de 2018.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En Colonia: las obras comenzarán en septiembre de 2018. Foto: Marcelo Bonjour

El 9 de enero de 1910 se inauguró la Plaza de Toros Real de San Carlos, obra que se concibió como parte del complejo turístico Mihanovich, integrado además por un hotel y una cancha de paleta vasca.

Los estudiosos y aficionados a la tauromaquia destacan en sus recuerdos que allí torearon el "Bombita Chico" y el "Bombita Grande", tan españoles como los toros elegidos para las primeras jornadas que fueron multitudinarias.

Ante las prohibiciones de alcance nacional que merecieron las corridas de toros, el 9 de julio de 1935, por la ley 9435 se autorizó especialmente para Colonia la organización de ese tipo de espectáculos.

La norma no fue derogada, pero las actuales autoridades departamentales dicen que de ninguna manera volverán las lidias a la arena cuando termine de reconstruirse la monumental construcción.

Más cerca.

En cuanto a la marcha del proyecto, el intendente Carlos Moreira informó a El País que después de abrirse la licitación para seleccionar el apoyo en materia del plan estratégico para la gestión, hubo evaluaciones a lo largo de un mes y aún se mantienen dos empresas compitiendo, de las seis que se habían presentado. El pasado miércoles hubo una reunión de los integrantes de la comisión a cargo del tema.

Ya está listo el estudio y anteproyecto llevado a cabo por técnicos catalanes respecto de la obra arquitectónica y las variables de recuperación del patrimonio histórico.

La restauración total es en la actualidad excesivamente onerosa, y por eso se optó por dedicarse a trabajar en consolidar la fachada y lo que hoy son ruinas, así como las gradas con capacidad para 2.800 espectadores. Para que la plaza funcione como centro cultural, social y de espectáculos es que se pretende una gestión profesional que asegure que las inversiones a realizar sean precisas y fundamentadas, y se adapten a los deseos de los vecinos de la zona. La aspiración es que el Real de San Carlos no solo tenga una gran repercusión a nivel nacional sino internacional, que se sume a la ya rica propuesta turística a la ciudad y el departamento de Colonia.

El anteproyecto prevé la instalación de comercios en planta baja, un restorán y un museo, entre más.

La inversión rondaría los 5 millones de dólares. Moreira ha declarado que se trata de "un viejo anhelo y el tema estaba planteado en la sociedad coloniense, antes no teníamos la capacidad económica y ahora, gracias a este plan subnacional con fondos BID y una contrapartida de la intendencia, se podrá comenzar con las obras en septiembre del año 2018".

Moreira expresó que la satisfacción es mayúscula en la medida que no se trata de un proyecto común. El BID aportará para la Plaza de Toros US$ 3:350.000 y el resto correrá por parte de la intendencia y de las negociaciones que puedan concretarse con los socios de la parte comercial que manifiesten interés en tener locales dentro de la plaza.

Esto último depende del plan de gestión que termine aprobándose antes de llamar a licitación para las obras.

La plaza diseñada en estilo morisco españo, tenía capacidad para 8.000 espectadores y se erige en lo que fuera el antiguo campo militar, cuatro kilómetros al norte de la ciudad, en el barrio Real de San Carlos. Cuando comenzó a construirse en 2008 por empresarios argentinos, en su país ya estaban prohibidas las corridas.

La falta de los toros y toreros.

En todas partes del país en donde hubo lidias, los toros, la beneficencia y la solidaridad, por ejemplo con hospitales públicos, estuvieron frecuentemente ligados, como lo destaca el investigador Daniel Bracco. Una de las frustraciones de los empresarios en Colonia se debió a que la guerra civil española impidió la llegada al Uruguay tanto de toros como de toreros.

VOLUNTAD DE VASCOS.

Para salvar al frontón de Colonia.

La semana pasada, el intendente de Coloni, Carlos Moreira, recibió a una delegación de la Federación Internacional de Pelota. Su presidente llegó especialmente para ver el frontón de pelota vasca, que es el más grande de América del Sur y se encuentra a una cuadra y media de la Plaza de Toros. "Hemos realizado algunas refacciones y estamos tratando de conseguir fondos para restaurarlo. Sería necesario un millón cuatrocientos mil dólares", contó el intendente coloniense a El País. La ubicación del complejo construido por Mihanovich hace más de un siglo, cerca de Colonia del Sacramento y a 45 minutos por barco de Buenos Aires, "lo hace factible de convertirse también en un gran sitio de desarrollo turístico y cultural". Para recuperar el frontón también se mantiene el contacto con la Secretaría de Deportes que depende de Presidencia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)