CUESTIONAMIENTOS A LA POLÍTICA EXTERIOR

Respaldo en bloque del Frente a Nin y al diálogo de Maduro

Canciller oficializó que Uruguay acepta invitación de Venezuela para no aislarla.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El canciller sorteó la interpelación con el pleno apoyo de la bancada del FA. Foto: D. Borrelli

Sin Gonzalo Mujica en sala y con su suplente Bettiana Díaz (MPP) estrenando la nueva mayoría del Frente Amplio, el oficialismo respaldó en bloque al ministro de Relaciones Exteriores Rodolfo Nin Novoa, interpelado ayer por el diputado colorado Ope Pasquet (del sector Unidos), sobre la situación de Venezuela.

En la instancia, el canciller anunció formalmente que Uruguay aceptó la invitación del presidente venezolano Nicolás Maduro para acompañar junto con otros países el diálogo entre la oposición y el gobierno de la nación caribeña. La decisión la tomó el presidente Tabaré Vázquez con el propio canciller luego de decidir "dejar de lado alguna ofensa que se nos hizo para ayudar al pueblo venezolano a salir", explicó Nin Novoa en la interpelación.

Esta iniciativa será apoyada por los partidos de la oposición, menos por la Unidad Popular (UP), solamente en caso de que la oposición venezolana a través de sus partidos más representativos "preste su consentimiento", aclararon blancos, colorados e independientes en una moción que si bien se presentó en sala no llegó a ser votada porque el FA aplicó la mayoría de 50 votos.

En la declaración, la oposición denunciaba una "ruptura del orden democrático" en ese país, con una "brutal represión" al pueblo, por lo que reclamó "el cese inmediato de la violación de los derechos humanos, la represión, la tortura, la inhabilitación política y la detención arbitraria de ciudadanos".

Aislamiento.

"No vamos a aislar a Venezuela, no le vamos a aplicar la Carta Democrática, no la vamos a echar. Si lo que se pretende es que Uruguay asuma una posición de punta de lanza en una cruzada contra Venezuela, esta no es la posición del gobierno", advirtió Nin a la oposición, para agregar que "no pensamos que sea una decisión sabia sancionar a Venezuela".

"Cumpliremos con nuestra vocación de ayudar. Uruguay no le va a negar la mano tendida a ningún país en problemas", afirmó el canciller, luego de mostrar en sala un mensaje de WhatsApp enviado a su móvil por la canciller venezolana Delcy Rodríguez invitándolo al grupo de apoyo al diálogo. Y agregó: "Se está creando un grupo de amigos para no intervenir para facilitar el diálogo, que se pongan metas concretas y condiciones previas que aseguren el resultado para que no haya otro fracaso. Esto fue consultado con el presidente y entre ambos decidimos dejar atrás alguna ofensa para ayudar a cualquier país latinoamericano, en este caso Venezuela".

Nin Novoa salió indemne de una interpelación donde en los últimos días se había puesto en duda el apoyo del Partido Comunista (PCU), quien abiertamente discrepa con la política del gobierno, que ha ido variando en función de los últimos acontecimientos en aquel país. Pero ayer, en la sesión, el diputado comunista Gerardo Núñez aclaró que respalda "que Uruguay haya decidido acompañar un proceso de diálogo convocado por el presidente de Venezuela", lo que no dejó lugar a dudas del apoyo en bloque de la bancada del FA.

En su exposición, el ministro había precisado el porqué de las idas y venidas entre el FA y el Poder Ejecutivo. "La historia muestra que a veces no coinciden las posiciones de un gobierno y de un partido político, ni siquiera en el caso de un partido que sostiene al gobierno. La pretendida incoherencia que vengo escuchando desde hace días no es tal. Es un hecho saludable en la vida democrática. Un gobierno tiene que conducir un país mientras que el partido goza de mayores libertades", dijo.

Además de señalar varios episodios de represión por las protestas, Pasquet sostuvo que el gobierno ha tenido una postura "zigzagueante con Venezuela (...) La política exterior del Uruguay cuando se trata de cuestiones no democráticas tiene que ser clara. No hay democracia cuando el Poder Legislativo está proscripto, no hay democracia cuando hay presos políticos. Frente a esto Uruguay no puede mirar para el costado. No puede haber dudas", dijo.

"No puede calificarse de democracia a un régimen donde se violan los derechos humanos encarcelando a los dirigentes políticos, proscribiendo, apaleando a los manifestantes y enviándolos a la Justicia militar", añadió.

La grabación y las dos versiones de un Whatsapp.

El canciller Rodolfo Nin Novoa dijo que la oposición venezolana había aprobado por parte del presidente de la Asamblea Nacional Julio Borges, el mecanismo de diálogo propuesto por Nicolás Maduro. El diputado nacionalista Jaime Trobo llamó a Borges pidiéndole su opinión al respecto. Borges aclaró que no se comparte ese "mecanismo unilateral" de Maduro. Nin dijo lamentar "que Trobo no me crea y me haya tratado de mentiroso yendo a consultar al diputado Borges". Entonces le pidió al vicecanciller José Luis Cancela que leyera un mensaje del jefe de la delegación venezolana en el Parlasur Eduardo González, quien decía que Borges estaba de acuerdo. "Esto demuestra que la oposición en Venezuela tiene serias dificultades de coordinación entre sus partidos", dijo Nin.

Herrera, la ideología, Cuba y Venezuela.

La interpelación de Ope Pasquet al canciller Rodolfo Nin Novoa fue escenario de fuertes intercambios entre diputados del oficialismo y la oposición, tomando parte, principalmente los frenteamplistas Daniel Caggiani, Gerardo Núñez, el independiente Daniel Radío, Eduardo Rubio (Unidad Popular), Jaime Trobo (Partido Nacional), Tabaré Viera (Partido Colorado) y José Arocena (Partido Nacional). La mayor parte de los choques tuvo que ver con lo ideológico, particularmente por el tratamiento que da tanto el oficialismo como la oposición a las situaciones de Venezuela y de Cuba. Otros cruces tuvieron lugar por la supuesta actitud "proimperialista", tanto del gobierno como de la oposición, según afirmó el diputado Rubio. "Los que financian fundaciones, imponen agenda: hoy es Venezuela como ayer fue Cuba", acusó Caggiani a Trobo por sus constantes planteos sobre las "dictaduras" en ambos países. El nacionalista le respondió que "existen para el Frente diferentes derechos humanos. No hay un solo acto o actitud o documento que este señor pueda exponer que yo haya pedido una intervención en Cuba o Venezuela". Caggiani lo acusó de "intervencionista" y de estar "alejado de la tradicional política de Herrera y el Herrerismo sobre la no intervención". Trobo respondió que "él y sus compañeros de partido están de acuerdo con la violación de los derechos humanos en Cuba desde hace 50 años". Rubio preguntó en el curso del debate: "¿Está todo bien en Venezuela? No. El problema es de qué lado nos ponemos, si del lado del imperialismo o del pueblo", para agregar que "ni el Papa Francisco confía en la oposición venezolana".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)