Vea la fotogalería

La Republicana vigila Valizas y Aguas Dulces; vecinos quieren que se vaya

Hace un mes se instaló la Guardia Republicana para dar más seguridad y controlar un terreno de 800 hectáreas que pasó a manos de la Intendencia y de Colonización.

Valizas. Foto: Eduardo González.
Valizas. Foto: Eduardo González.
Carteles contra la Guardia Republicana en Valizas y Aguas Dulces. Foto: Eduardo González
Carteles contra la Guardia Republicana en Valizas y Aguas Dulces. Foto: Eduardo González
Carteles contra la Guardia Republicana en Valizas y Aguas Dulces, febrero de 2015. Foto: Eduardo González
Carteles contra la Guardia Republicana en Valizas y Aguas Dulces, febrero de 2015. Foto: Eduardo González
Sargento Rubén Acosta de la Guardia Republicana en Valizas y Aguas Dulces. Foto: Eduardo González.
Sargento Rubén Acosta de la Guardia Republicana en Valizas y Aguas Dulces. Foto: Eduardo González.

Desde hace aproximadamente un mes, entre 11 y 12 efectivos de la Guardia Republicana vigilan un terreno de 800 hectáreas de parque forestal entre Valizas y Aguas Dulces, cercano a la costa, a pedido de la Intendencia de Rocha y del Municipio de Castillos, informó a El País Raúl Servetto, alcalde del Municipio de Castillos.

El padrón 1.645 está conformado por unas 800 hectáreas de parque forestal entre Valizas y Aguas Dulces, de las que en la presente administración 300 hectáreas pasaron a manos de la Intendencia de Rocha y las 500 restantes al Instituto Nacional de Colonización.

"La llegada de la Guardia Republicana es como consecuencia de la solicitud de los vecinos de mayor seguridad y además, por tierras (800 hectáreas) que pasó a contralor la Intendencia que tanto el Municipio como la Policía de la Seccional 4ta, que es la que tiene injerencia en esta zona, y Prefectura no teníamos capacidad de controlarl", indicó Servetto. 

En esas 800 hectáreas solían instalarse unas 300 carpas en el verano, en un área que no está habilitada para camping, donde no había seguridad y existe riesgo de incendios. Además había productores que instalaban su ganado en la zona, lo cual no está permitido. Desde hace unos 30 días, la Guardia Republicana evita que se instalen carpas y que haya ganado.

El sargento Rubén Acosta de la Guardia Republicana dijo a El País que seis productores ya fueron notificados por la Justicia de que deben retirar el ganado de esas tierras que ahora son del Instituto Nacional de Colonización.

El patrullaje de la Guardia Republicana es a caballo en la zona agreste en la parte conocida como laguna de Briozzo, también con personal a pie, en moto y en cuatriciclos.

"Se nos ofreció la Guardia Republicana por ser la más versátil en cuanto a su movilidad", sostuvo el alcalde.  

En el invierno se realizaron asambleas de vecinos en Valizas y Aguas Dulces por el tema de seguridad. "Nos solicitaban mayor seguridad. Se acordó reforzar la policía pero la Seccional 4ta carece de personal. Es una zona muy amplia y más en el verano que se duplica o triplica la población", afirmó Serevetto. En esa zona había robos, construcciones irregulares y robo de madera, explicó.

En un principio el Municipio solicitó que "la Guardia Republicana trabajara durante dos o tres meses para saber si había ganado, de quién era, si había corte de madera, quién lo estaba haciendo, entre otras cosas, pero surge la posibilidad, a través del Ministerio del Interior gestionada por la Intendencia, que puedan ubicarse permanentemente en el lugar que se les adjudicó".

Pese a que el alcalde sostiene que la Guardia Republicana llegó a Valizas y Aguas Dulces a pedido de los vecinos de mayor seguridad, hay habitantes de la zona que quieren que se vaya, incluso han pegado carteles en varios puntos solicitando que se retire. Estos vecinos aseguran que preferirían que estuviera la Policía Turística y no la Guardia Republicana. 

Marcos Mattos, vecino e integrante de la comisión del pueblo de Valizas, indicó que si bien comparte que se disponga una vigilancia consideró que lo más apropiado es una policía turística y no la Republicana.

Mattos consideró que sin duda el crimen de la adolescente Lola Chomnalez, ocurrido el 28 de diciembre pasado, de alguna forma marcó la situación y el balneario Barra de Valizas "fue el centro de la tormenta".

"Valizas fue presentado como un lugar que prácticamente se podía hacer cualquier cosa", por lo que el vecino estimó que esto de alguna manera presionó a las autoridades para elevar la seguridad.

El integrante de la comisión del pueblo de Valizas indicó que "sabíamos los de acá que muchos chorros podían ubicarse en ese lugar, acampar allí. También se consideró que el lugar quedaba expuesto a un riesgo de incendio por la suciedad del lugar y la presencia de acampantes furtivos", agregó.

El miércoles de la semana pasada hubo una asamblea con más de 40 vecinos donde se generaron descargos sobre experiencias con la guardia. Mattos hizo referencia a que hubo choque de algunos de los vecinos con la Republicana debido a que ya no se podía pasar al parque, andar a caballo y se redactó una carta por parte de pobladores para exigir al alcalde que se diera a conocer la situación.

El vecino indicó "que se constata como un abuso de las funciones de la Guardia Republicana, ya sea en la mirada de pesado o de buscarte la boca o buscarte para que uno reaccione y tener algún motivo más contundente para poder accionar".

Servetto dijo a El País que "si tuviéramos suficiente cantidad de policía turística o comunitaria sería bárbaro, pero si no tenemos nada, peor es mostrarle al turista que no hay nada. Los mismos vecinos han reclamado varias veces que por lo menos haya alguien que vigile". 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)