Estudio confirma efectos de los problemas de nutrición

Un 20% más de repetición entre liceales con hambre

Los estudiantes con problemas de nutrición repiten entre un 15% y un 20% más cuando llegan a Secundaria. Así lo señala el estudio Trayectorias educativas de los adolescentes en Uruguay, el cual fue elaborado por la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de la República.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La nutrición tiene incidencia fundamental para el éxito que pueden alcanzar los estudiantes.

La base para este trabajo fue la Encuesta de Situación Nutricional de Niños (ESNN), la cual ha seguido la trayectoria de los niños que cursaron primer año de escuela en 2004. La muestra abarcó a unos 3.000 niños y sus respectivos hogares. Además de Montevideo, también se incluyeron las capitales departamentales de Artigas, Florida, Paysandú, Rivera y Soriano. En 2011 y 2012 se recabó información sobre los mismos jóvenes que ya deberían estar en enseñanza Secundaria y tenían entre 13 y 14 años de edad.

El trabajo advierte que "la magnitud de los coeficientes de las variables asociadas a la infancia aumenta, mientras que caen los correspondientes a los desempeños nutricionales rezagados. En este último caso se observa que los niños con déficit nutricional incrementan la probabilidad de repetir en torno al 2%, mientras que cuando se consideraba exclusivamente la tercera ola (es decir los que ya deberían estar en Secundaria), los impactos se ubicaban entre el 15% y el 20%".

El estudio también comprueba que "los niños con sobrepeso muestran una menor probabilidad de repetir en el entorno del 3%".

Firmado por Elisa Falache, Gonzalo Salas y Andrea Vigorito, el documento también advierte que "el bajo peso al nacer incrementa un 5% la probabilidad de repetir".

"Si un niño recibió lactancia exclusiva por menos de 6 meses su probabilidad de repetir se incrementa en el entorno del 5%", señala el estudio, el cual fue publicado en el pasado mes de abril y se realizó en el marco del Programa Inclusión Social de la Comisión de Investigación Científica (CSIC).

Más datos.

El estudio da cuenta, también, de otras variantes, más allá de las nutricionales, que pueden generar una mayor predisposición a repetir de grado.

"El efecto de la educación de la madre así como el ingreso per cápita del hogar es significativo (...). También se encuentra que la probabilidad de repetir es más elevada entre los varones y los residentes en Montevideo", añade.

Pone en evidencia que "según la especificación que se considere, los niños cuyas madres alcanzaron educación terciaria tienen entre un 5% y 10% de menor probabilidad de abandonar el sistema educativo en relación a los niños cuyas madres alcanzaron menos que educación secundaria".

Por otro lado el trabajo confirmó que si cuando los estudiantes fueron niños "los padres destinaban tiempo a leerles o contarles cuentos" su rendimiento luego en los centros educativos fue mejor.

"En los casos donde los padres declaraban que realizan tal actividad, la probabilidad de tener algún evento de repetición se reduce entre 5% y 8%", remarca.

Por otro lado, el trabajo pone en evidencia que los estudiantes de la capital son más indisciplinados que los del interior del país, y que así aumentan significativamente la posibilidad de no pasar de grado.

"Los problemas de conducta son más relevantes en el área metropolitana, incrementando en casi el 20% la probabilidad de repetir. Adicionalmente, si el niño recibió atención psicológica de pequeño su probabilidad de repetir es mayor, en torno al 5%. Ello puede deberse tanto a que los niños que presentan problemas de aprendizaje o conducta son muchas veces derivados desde las escuelas para recibir atención psicológica, como a que quienes reciben ese tipo de atención, pueden tener problemas también de rendimiento", señala el trabajo.

De la misma forma, marca una mayor preponderancia en la repetición en los niños, a diferencia de las niñas. "Los varones con problemas de conducta tienen una probabilidad más alta de repetir cercana al 20%, incidencia que alcanza al 30% cuando las estimaciones se realizan para el área metropolitana", advierte el trabajo.

En tanto, las cosa cambia fuera de la capital. "En las estimaciones de todo el país se encuentran efectos de la hiperactividad entre las mujeres, lo que genera incrementos en la probabilidad de repetir en más del 15% cuando se introducen efectos fijos por escuela. Esto también se observa para los varones, aunque en menor escala, incrementándose la probabilidad de repetir en valores cercanos al 10%", concluye.

El caso del liceo de Parque del Plata.

Los datos y las denuncias han puesto en las últimas semanas a las autoridades del Ministerio de Desarrollo Social (Mides) en la mira. Un estudio de la UdelaR, la OPP y el INE, demostró que el 4,3%, equivalente a cerca de 8.000 niños de entre 0 y 3 años padece hambre en Uruguay, y que de estos hay 1.300 que no cobran Asignación Familiar. Por otra parte, El País informó días atrás que, según han anunciado docentes, unos 50 alumnos del liceo de Parque del Plata llegan al centro sin comer. Ahora se sabe que esto incide en los índices de repetición.

Importantes desigualdades que se "esconden".

El estudio de la Facultad de Ciencias Sociales señala que "97% de los jóvenes entre 15 y 18 años ha completado el ciclo primario, pero solamente 80% lo ha hecho en el tiempo previsto. Mientras que 85% de los jóvenes entre 13 y 18 años tienen acceso al ciclo básico secundario, solamente 55% lo termina en tiempo, y las tasas de completitud del ciclo básico para los jóvenes entre 19 y 21 años son de 69%. Estos indicadores esconden importantes desigualdades: la probabilidad de completar la educación primaria en el tiempo previsto es 2,6 veces mayor entre los niños de los hogares del quintil más rico en relación a los del quintil más pobre". El estudio también da cuenta de otro trabajo, difundido días atrás por El País, el cual muestra que aquellos estudiantes que participaron de las Pruebas Pisa cuando tenían unos 15 años, luego, cuando se analizó su trayectoria educativa y laboral cinco años después, se encontró "que quienes completan el Ciclo Básico lo hacen en algo más de tres años, pero quienes se rezagan muestran una baja probabilidad de terminarlo. El entorno desfavorable del centro educativo y la llegada a la enseñanza media con niveles insuficientes de conocimientos en matemática y lengua explicarían en parte esto".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)