LA PRIMERA SIN MAYORÍA EN DOCE AÑOS

Rendición sin impuestos y sin acuerdo por Enseñanza

Oficialismo no alcanza mayoría propia, pero no lleva ideas de la oposición.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Archivo El País

La ausencia de mayorías en el Frente Amplio volvió a dejar al oficialismo en situación comprometida ante el proyecto de Rendición de Cuentas: ayer salió de la comisión de Presupuesto integrada con Hacienda y pasó al plenario de Diputados un proyecto sin acuerdos básicos que le aseguren los impuestos que el Poder Ejecutivo necesita, ni una fórmula para un aumento suplementario para la Enseñanza, entre otras áreas de la actividad que se quieren beneficiar.

Lo único que se confirmó es el acuerdo anunciado por El País ayer para obtener recursos para iniciar mejoras en el Hospital de Clínicas, a partir de la eliminación de un tercio del subsidio a la cerveza con lo cual según estimaciones efectuadas por este diario se obtendrían unos US$ 5 millones por año.

Por lo tanto, tras sucesivas negociaciones el proyecto pasó al plenario donde se deberá seguir con las negociaciones. Este fin de semana los legisladores del FA seguirán reuniéndose con autoridades de Economía para analizar nuevas fórmulas.

Desde el martes 1°, cuando el plenario de Diputados comience a discutir sobre la Rendición, las propias sesiones de esa semana serán escenario de tratativas, fórmulas alternativas y distintos planes para cumplir con los objetivos.

De no prosperar las negociaciones, y dado que el oficialismo no tiene 50 votos, puede llegar a aprobarse una Rendición de Cuentas muy diferente a la que prevé el gobierno, con gastos sin financiación, y que deberá ser corregida en el Senado.

Con los impuestos incluidos en el proyecto de ley, si se aprobaran el gobierno calcula obtener ingresos por US$ 112 millones. Uno de ellos es el incremento de la Tasa Consular que se aplica a los bienes importados. Otros son el cobro del Impuesto a la Renta de las Actividades Económicas a la Banca de Quinielas y el Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF) a los premios de los juegos de azar, que no incluyen slots. Con ello quieren recaudar otros $ 500 millones por año.

Refuerzo.

La Rendición de Cuentas trae para la Enseñanza pública un aumento en 2018 de US$ 62 millones que se suman a los US$ 46 millones ya aprobados por el Parlamento en la ley de Presupuesto.

En la propia bancada del Frente Amplio hay quienes pretender dar más recursos a la Enseñanza, que no comparten las previsiones que hiciera el ministro de Economía Danilo Astori. Sin embargo, el oficialismo no apoyó en comisión una propuesta del diputado Jorge Gandini para financiar $ 200 millones más para ANEP. Ese proyecto incluyó asimismo a los auxiliares de servicio de la Enseñanza ($ 133 millones), la Universidad Tecnológica ($ 150 millones) y el Instituto Nacional de Evaluación Educativa ($ 30 millones) por un total de $ 713 millones (aproximadamente US$ 24 millones), más otros compromisos con INAU e Inisa. Gandini adelantó que insistirá con ella en el plenario.

También fracasaron los intentos de los nacionalistas por volver el Fondo de Solidaridad a los niveles anteriores, algo que en lo previo contaba con el apoyo de sectores del Frente Amplio. Pero ayer no respaldaron la iniciativa.

Otra frustración para la oposición consistió en no conseguir aprobar el empleo de parte del Fondo de Estabilización Energética de UTE en diversas áreas. Por ejemplo se propuso que con US$ 100 millones se haga a nuevo el Hospital de Clínicas, que se le pague a los funcionarios judiciales los US$ 40 millones que se les deben por el juicio, y con US$ 30 millones crear un fondo de emergencia climática.

El diputado nacionalista Jorge Gandini fue claro luego de la reunión de la comisión: "Ahora el partido importante se va a jugar en sala, en la comisión nadie tuvo votos, ni para sacar, ni para impedir".

A negociar.

Gandini responsabilizó al gobierno por no hacer propuestas y sostuvo que la bancada del Frente Amplio no pudo acordar hasta ahora.

El oficialismo "votó en contra nuestros financiamientos, votó en contra del convenio salarial de INAU, del Plan de Cuidados, de los dineros para ANEP, para UTEC, en contra del dinero para el Ineed, para la Fiscalía, votó en contra de todo esto que nosotros financiamos con $ 950 millones", señaló.

Y añadió que lo que sí llevó a la comisión el Poder Ejecutivo y que tampoco fue aprobado, es un impuesto más a los slots: "Copió el impuesto que (Mauricio) Macri puso a los slots hace un año y que todavía no pudo reglamentar; el gobierno dice que con eso saca $ 200 millones. Es lo único que pudo traer, pero no salió en comisión".

"El partido de fondo se va a jugar en sala. Cuando veamos qué trae el Frente Amplio, vamos a negociar, lo conversaremos. Lo mismo con nuestra propuesta para el Fondo de Estabilización Energética", indicó el nacionalista.

Una vez agotado en Diputados, el martes 8 de agosto el proyecto de Rendición de Cuentas será recibido en el Senado, que lo derivará a estudio de las comisiones respectivas por un plazo de 45 días.

La primera comparecencia será a mediados de mes y a cargo del equipo económico que encabeza Astori. Pero desde que se vote en Diputados, los senadores del oficialismo estarán buscando los ajustes necesarios al texto en función de la aspiración del Poder Ejecutivo.

En el Senado el Frente no tendrá problemas porque tiene mayoría absoluta y se espera que pueda corregir algunas cosas aprobadas en la rama baja.

Otras ideas que no fueron aprobadas.

Los diputados colorados Conrado Rodríguez y Germán Cardoso tampoco tuvieron suerte con sus propuestas. Plantearon cortar los ingresos de funcionarios al Estado por unos pocos años. Cardoso dijo que con eso podría ahorrarse US$ 40 millones el primer año, US$ 80 millones el segundo y así sucesivamente. Con eso se daría respuesta a ANEP, la UTEC, habría dinero para las Intendencias y una solución para el problema de los cincuentones. Esa propuesta fue apoyada solo por el Partido Nacional.

Los problemas de fondo en el Clínicas están lejos de solución.

Previo a la ley de Presupuesto, en 2015, un equipo de arquitectos de la Universidad de la República diseñó un plan de refacción del Hospital de Clínicas. Los cambios, que se darían en el mismo edificio que funciona al lado del Estadio Centenario, implican destinar US$ 120 millones.

Los US$ 5 millones que, mediante la propuesta del diputado Eduardo Rubio, podían liberarse cada año y serían destinadas al hospital universitario, no son para la reestructura de fondo, sino para "la atención de temas de urgencia", explicó un consejero de UdelaR a El País. De hecho en el mensaje enviado por la Universidad al Parlamento, la institución solicita US$ 11 millones para el mantenimiento más básico del centro de salud.

Para solucionar los asuntos de fondo, el Poder Ejecutivo había propuesto que el proyecto se impulsara mediante la modalidad de participación público-privada (PPP). Sin embargo, el Consejo Directivo Central de la UdelaR echó por tierra esta idea en su reunión del pasado 11 de julio.

La Comisión por el Clínicas tendrá hasta el 8 de agosto para elaborar una propuesta de cómo seguir con el asunto. Es que el Consejo Directivo resolvió: "mantener la búsqueda de alternativas de financiamiento para llevar a cabo la totalidad del proyecto de refuncionalización del Hospital de Clínicas".

Los estudios previos señalan que no es necesario tirar abajo todo el hospital o desarrollar una obra nueva en otro predio. Lo mejor, según los técnicos, es aprovechar la estructura actual con cambios profundos.

El Clínicas atiende entre 150 y 200 mil usuarios de ASSE por año, pero problemas de infraestructura dificultan, según los universitarios, el trabajo. Por eso se propuso una obra que demandará (cuando estén los fondos) entre cinco y diez años e implicará la construcción de 104 mil metros cuadrados, sin contar los US$ 96 millones de costos operativos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)