COMISIÓN INVESTIGADORA

Regasificadora: empresa ratifica que fue estafada

Costa Fortuna dice que le deben US$ 15 millones por trabajos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La construcción de la planta se encuentra paralizada desde febrero de 2015. Foto: Gas Sayago

La empresa constructora Costa Fortuna denunció en la comisión investigadora sobre la fallida regasificadora, que entiende que el consorcio GNLS, muy probablemente en connivencia con la brasileña OAS, la estafó e informó que el Juzgado de Crimen Organizado, que analiza el tema, ha encontrado indicios de comportamiento ilícito y tiene como indagados a directivos de ambas empresas.

El diputado blanco Pablo Abdala explicó a El País que sobre fines de 2014, GNLS amplió el contrato y encargó a Costa Fortuna a través de OAS la instalación de más de 50 pilotes adicionales en el Río de la Plata, lo que representaba una ampliación del contrato del orden del 75%.

En febrero siguiente la obra se detuvo y Costa Fortuna nunca recibió el pago de US$ 15 millones que le hubiese correspondido. Luego, de manera llamativa si se consideran las dificultades que atravesaba, OAS le pagó una indemnización a GNLS por US$ 126 millones y a su vez este consorcio le pagó al Estado (a través de Gas Sayago) una multa de US$ 100 millones porque la obra quedó trunca. De esta forma, señaló Abdala, GNLS habría obtenido un beneficio injusto de al menos US$ 26 millones y quizás de US$ 40 millones si se suma el pago nunca hecho a Costa Fortuna por los trabajos realizados.

Por otro lado, Abdala señaló que los pilotes, que llevan dos años instalados en el agua, muy probablemente se hayan deteriorado. Los representantes de Costa Fortuna señalaron en la comisión que no están en condiciones de informar cuál es su estado. La ministra de Industria, Energía y Minería, Carolina Cosse, había señalado que los pilotes constituían un "activo".

Crimen Organizado trabaja con los servicios técnicos del Banco Central del Uruguay para estudiar eventuales transferencias entre OAS y GNLS. OAS es una constructora brasileña involucrada en escándalos en su país por pago de sobornos.

La Justicia norteña investiga si le regaló un apartamento al expresidente Lula da Silva. Además se investiga si el actual gobernador de Minas Gerais, Fernando Pimentel, recibió dinero para interceder ante el gobierno uruguayo para que se le adjudicara a OAS la construcción de la planta regasificadora.

La regasificadora está paralizada desde 2015 aunque el gobierno está en tratativas con la multinacional Shell para reactivar el proyecto que, de concretarse, sería mucho más pequeño que el original.

Gas Sayago, empresa formada por Ancap y UTE, adjudicó en mayo de 2013 la obra de la regasificadora al consorcio GNLS, integrado por GDF-Suez y la japonesa Marubeni, que a su vez subcontrató a la brasileña OAS.

La construcción de la regasificadora perdió viabilidad cuando el gobierno de Argentina no dio certeza respecto a que ese país fuese a absorber el volumen de gas natural que hubiese producido la instalación que quedó trunca.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)