De noche, vecinos se turnan para vigilar que no ingresen intrusos

Se refugian en los techos para evitar que les roben

"Si nos vamos, nos roban todo; hay que quedarse, no hay más remedio", señala Carlos Gamarra, uno de los damnificados por las inundaciones que vive en la esquina de Laguna y Larrañaga, una zona muy próxima al río Yi.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Una vecina arma una carpa para autoevacuarse en la azotea.

Al igual que sus vecinos de puerta y de calle, montan estructuras de nylon en la parte superior de sus viviendas, casi siempre muy endebles, de techos de concreto de fino espesor, o de techos livianos de chapa de zinc.

"Tengo 33 años, nací aquí y no pienso abandonar el lugar", afirma, pese a que lleva más de diez inundaciones a cuestas,

Su compañera, oriunda de Canelones, acota: "Salvo que nos den una casa en el campo".

Muchos de los damnificados por la inundación temen abandonar sus viviendas por temor a sufrir robos. Otros, trasladan sus pertenencias con ellos cuando son evacuados. Muebles y otros bienes quedan depositados en las instalaciones del estadio, junto al cual se han armado las carpas para alojar a la gente.

De noche, varios vecinos que siguen en sus hogares montan guardia para vigilar sus propiedades.

La policía patrulla.

Desde que comenzaron las evacuaciones, a Policía de Durazno realiza tareas permanentes de prevención, y eventualmente interviene para mantener la seguridad en la ciudad. Se hacen recorridas diarias y patrullajes a cargo de las comisarías y grupos tácticos, deteniendo a aquellas personas que aparecen en situación sospechosa registrando las viviendas que han sido evacuadas por su ocupantes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)