INSTITUTO NACIONAL DE REHABILITACIÓN

Reforzarán los controles en las cárceles de baja seguridad por fugas

Las autoridades expresaron una "honda preocupación" por las fugas de presos de los centros de confianza o de mínima seguridad. "Resulta incomprensible que, individuos que recorren la última etapa de su rehabilitación, abandonen ese camino y violen la confianza otorgada", afirmó Interior.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El ministro Bonomi inaugurando el nuevo centro de reclusión. Foto: Daniel Rojas

Las autoridades del Instituto Nacional de Rehabilitación (INR) expresaron hoy “honda preocupación ante la ocurrencia de fugas de privados de libertad que se producen —particularmente— en establecimientos de confianza o mínima seguridad”, de acuerdo a un comunicado difundido en esta jornada por la Unidad de Comunicación del Ministerio del Interior (Unicom).

El licenciado Jaime Saavedra, subdirector administrativo del INR y que ejerce la dirección del mismo durante la licencia del inspector Luis Mendoza, explicó que “la lógica de los centros de confianza o mínima seguridad seguirá su curso”, pero aclaró que “se han dispuesto las medidas necesarias para extremas los controles correspondientes a la normativa vigente” en centros de baja seguridad.

En el texto se agrega que en esos centros de detención las medidas de seguridad “ceden espacio a las oportunidades de inclusión y reinserción como elementos principales de la progresividad y la rehabilitación hacia lo que será la vida de los mismos después de la prisión”.

Para las autoridades del INR “resulta incomprensible que individuos que recorren la última etapa de su rehabilitación abandonen ese camino y violen la confianza otorgada, circunstancia que les significará un agravamiento de su situación procesal”.

Además advierten que puntos clave como la confianza y la preparación para que los reclusos sean nuevamente incluidos en la sociedad “se ven vulnerados con la actitud de algunos que violan ese compromiso y pretenden debilitar la fortaleza de un sistema que se nutre con un alto porcentaje de cumplimiento de esas reglas de convivencia”.

Además, agregó el jerarca, los directores de las diferentes unidades están buscando “distintas estrategias en conjunto con el personal para fortalecer el compromiso y la responsabilidad” de los presos alojados en Unidades de Confianza.

Objetivos de estos centros

Los establecimientos de baja seguridad o de confianza son aquellos que tienen como principal cometido la preparación de los internos que recorren el final de su condena en un tránsito intermedio hacia “el afuera”.

Alrededor de 350 personas están recluidas en estos centros, del total de “algo menos de 10.000 que constituye el total de la población penitenciaria”, según Unicom.

Las fugas, por su parte, representan un 0,125% del total de presos en Uruguay y un 2,5% del que corresponde a quienes están en estos centros de confianza. Por último se informa que del total de las fugas protagonizadas, casi la mitad han sido recapturados.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)