REGULACIÓN DEL CANNABIS

Reclaman habilitación para cannabis medicinal

Doce productores exigen el inicio de la especialidad vegetal.

El medicinal es el único uso aún no resuelto desde la regulación. Foto: A. Colmegna
El medicinal es el único uso aún no resuelto desde la regulación. Foto: A. Colmegna

Han estado esperando, en silencio, desde diciembre de 2013, cuando el Estado pasó a regular y controlar el mercado de la marihuana. Pero se cansaron. La agrupación de productores de cannabis y sus derivados, que nuclea a 12 cultivadores uruguayos, le exigirá al Ministerio de Salud (MSP) y al Instituto de Regulación y Control del Cannabis (Ircca) que habiliten la venta del producto con fines medicinales en un formato de "especialidad vegetal".

En un proyecto que elevarán en dos semanas, los productores pedirán que las autoridades "dejen de negar lo que ya existe: el consumo de aceites en base a cannabis", explicó Julio Rey, uno de los demandantes. Según el cultivador, la producción "hoy se ofrece en Internet, sin ninguna garantía y sin las recetas médicas correspondientes".

La "especialidad vegetal" es una de las posibilidades de can-nabis medicinal que acepta la ley. Se trata de un producto fitoterápico, que deriva de hierbas. Bajo esta modalidad es que se permite el consumo de tés de yuyos. Sin embargo, las habilitaciones que tiene a estudio el Ministerio de Salud y que fueron anunciadas por la subsecretaria de la cartera, Cristina Lustemberg, corresponden a la industria farmacéutica clásica.

La necesidad de nuclearse en una agrupación, y reclamar por el derecho que entienden les otorga la ley, surge luego de que la Justicia decidiera investigar "el aceite del Pepe" que produce uno de sus integrantes.

La Justicia está a la espera de los análisis de laboratorio sobre qué propiedades contiene ese aceite, así como información que le debía enviar el Ircca.

Para la habilitación de un proyecto de "especialidad vegetal" se exigen al menos 20 años de evidencia científica en la materia. Según Rey, "ya hay bastante más, incluso la propia subsecretaria Lustemberg ha mencionado los usos de estos productos en la antigüedad".

Con la idea de abaratar costos, los doce productores manejan un plan de cultivo orgánico, con la misma cepa controlada y un mismo proceso de cultivo. Luego, a modo de cooperativa, financiarán los análisis de laboratorio que les permitan conocer con exactitud los componentes químicos de lo que venderán. "Este paso es fundamental para que el médico que receta pueda calcular las dosis", dijo Rey.

En Uruguay hay solo un laboratorio habilitado por el Ministerio de Salud para el análisis de especialidades vegetales que serán de consumo humano: Kemia. Es una compañía priva- da que ya se encarga de los estudios del cannabis con fines recreativos que se vende en las farmacias.

Pero la traba para la habilitación de los productos con fines medicinales, desde el punto de vista químico, "no es tanto qué laboratorio hace el análisis, sino qué les exigirán las autoridades a los productores", dijo Eleuterio Umpiérrez, responsable de la unidad de Drogas del Polo Tecnológico de Pando (UdelaR). Según el investigador, "no se sabe qué cantidad de metales pesados podrá tener el producto, qué tipo de agroquímicos, qué porcentajes de CBD (la propiedad que genera el efecto medicinal del cannabis) ni de THC (propiedad psicoactiva de la planta de marihuana).

En el caso de que no se quiera que el producto tenga THC, lo que perdería efecto para el combate de algunas enfermedades, se podría patentar el aceite como suplemento nutricional. Es lo que ya sucede con Charlotte, usado para algunas epilepsias y que en Estados Unidos se permitió mediante esta forma legal.

Pero los productores quieren tener todas las garantías y variantes, por tanto pedirán que se habilite como "especialidad vegetal". Y solicitarán que los 120 médicos capacitados el año pasado por el Sindicato Médico en cannabis medicinal, empiecen a recetar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)