FÓRMULAS DISTINTAS

Recetas de oposición ante déficit

Partidos proponen recortes en varios frentes y reperfilamiento de intereses de la deuda.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: A. Colmegna

Mientras al interior del Frente Amplio se discuten alternativas impositivas para conseguir ingresos que permitan balancear el actual déficit fiscal de 4% del PIB y lograr fondos para cumplir con los compromisos programáticos del gobierno, la oposición maneja su propia receta con foco en el recorte de gastos —con ideas que llegan a sumar más de US$ 250 millones— y el reperfilamiento del pago de deuda.

"Tendrían que ver si no pueden generar recursos a partir de cortar algunos gastos", dijo a El País el senador colorado Pedro Bordaberry, quien considera que a nivel oficial "parecen no tener muchas ideas" al respecto. Según Bordaberry, uno de los puntos a recurrir es "dejar de subsidiar a ALUR, o por lo menos reducir la mezcla de biocombustibles" porque "si la bajan a la mitad, consiguen US$ 50 millones por año, y si permiten la importación son como US$ 140 millones por año". A esto suma "cerrar, vender o desprenderse de las fábricas de cemento de Ancap" lo que permitiría obtener, según sus estimaciones, entre US$ 25 millones y US$ 35 millones más por año.

Bordaberry también es partidario de "llevar a cero el ingreso de nuevos funcionarios públicos por la vía de no reponer vacantes; eso es entre US$ 20 millones y US$ 40 millones más por año". Esa idea también es compartida por el líder del Partido de la Gente, Edgardo Novick, quien está representado por dos diputados y un senador en el Parlamento.

Por otra parte Bordaberry cree que de "parar el Antel Arena, por lo menos durante un tiempo, ahí tienen US$ 40 millones más", y por "reducir las exoneraciones a proyectos de inversión, en especial a los shopping centers y comercios —solo a uno le dieron US$ 40 millones de dólares y hay un par más que están siendo exonerados en cerca de US$ 20 millones—; ahí deben tener cerca de US$ 100 millones más".

Una sexta idea del colorado es "terminar con las aventuras del Fondes; dejar de meter dinero en los Alas U y todos esos que desfondan todo, ahí tienen cerca de US$ 30 millones o US$ 40 millones", y por último planteó el "no comprarse el avión", que si bien es "poca plata —US$ 1 millón—, qué feo queda comprarse un avioncito VIP cuando estás aumentando los impuestos, las tarifas, la luz, el agua".

El líder de Vamos Uruguay cree que más allá de los recortes el gobierno debe replantearse la colocación de fondos en ciertas áreas sin contraprestaciones con resultados. "Si pasamos de US$ 200 millones a US$ 750 millones entre 2005 y 2017 en seguridad y al mismo tiempo se multiplicaron por tres las rapiñas y aumentaron los homicidios en un 30%, ¿no tendremos que analizar cómo hacer para que ese aumento del gasto logre resultados?".

Dentro del Partido Nacional, el diputado de Alianza Nacional, Jorge Gandini, ve el gasto de forma más rígida con dificultades para obtener un volumen importante de fondos, por eso planteó que el gobierno debería apelar a "mejorar el gasto" y "reprogramar el pago de los intereses y amortización de la deuda que suman cerca de US$ 2.970 millones este año, lo que es una barbaridad de plata". La propuesta es "que se renegocie parte del pago de eso porque es de donde hay para sacar".

Según informó la Unidad de Gestión de Deuda (UGD) del Ministerio de Economía y Finanzas semanas atrás, este año se deben cubrir pagos de intereses de deuda por US$ 1.492 millones y amortizaciones por US$ 1.338 millones. Pero también se debe pagar un déficit primario de US$ 120 millones, y en "otros" se suman otros US$ 20 millones, lo que suma US$ 2.970 millones.

Está previsto que los fondos surjan de la emisión de US$ 2.050 millones, que se hará este año, y desembolsos de organismos multilaterales por US$ 550 millones, uso de reservas por US$ 200 millones y "otros" por US$ 170 millones, según UGD.

Déficit.

Para el líder del sector Todos, Luis Lacalle Pou la referencia es el "déficit primario del gobierno central" que es "gigante". Dijo a El País: "Allí es donde hay que mirar".

Según el análisis de Economía al cierre de 2016, del lado del gasto, "los egresos primarios corrientes del gobierno central-BPS se ubicaron en 27,2% del PIB, aumentando 0,8% del PIB respecto a diciembre de 2015 debido a incrementos en remuneraciones, gastos no personales y pasividades de 0,1% del PIB en cada caso, y de transferencias de 0,5% del PIB". El MEF explicó que en estos incrementos incidió el acuerdo alcanzado entre el Estado y The Bank of Nova Scotia en el proceso concursal de Pluna S.A., las mayores transferencias a los gobiernos departamentales, y la incorporación de nuevos colectivos al Fonasa.

El senador Álvaro Delgado enfatizó en tanto que "hay que apelar a ver la calidad del gasto y analizar eso". Delgado recordó que con motivo de la anterior Rendición de Cuentas su sector presentó una propuesta de recorte de gastos que sumaba unos US$ 40 millones, y "no sólo no se hizo nada, sino que sabemos que en algunos casos se incrementaron los gastos".

El senador del Partido Independiente, Pablo Mieres, en tanto coincidió en que hay rubros para recortar. "Hay que empezar por ajustar gastos y eliminar los superfluos y después de pasar raya ver qué otras cosas se tienen que hacer", dijo Mieres. Para el senador independiente hay gastos que "rompen los ojos" como en "las empresas de cemento de Ancap donde hay millonarias pérdidas". Allí, dijo, se debería instrumentar una "reestructura que elimine ese negocio o al menos cierre una de las dos plantas".

Otros lugares a donde mirar son "ajustes en las licencias médicas que cuadruplicaron los egresos que suman varios millones", "revisar los cargos de confianza" y "rever la compra del avión presidencial", porque, acotó, "se suma por todos lados, pero a la vez se dice que hay restricción". Pero más allá de eso, el senador enfatizó que "se debe mejorar la calidad del gasto".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)