Critican decisión de IMM

Realojan a "Tatitos" en Punta de Rieles y vecinos se quejan de robos

Hace casi dos meses, varios "Tatitos" y sus familias fueron retirados del asentamiento cercano al Hipódromo de Maroñas, y realojados en confortables viviendas construidas en Punta de Rieles. "Solo nos falta el ascensor", comentó una madre en un almacén de la zona.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En la noche del miércoles 25, intrusos ingresaron al Liceo 49 e intentaron llevarse los aparatos de aire acondicionado, dijeron vecinos.

El nuevo complejo se ve flamante desde la calle Gral. Leandro Gómez, a la altura del 3650. Pero los antiguos vecinos del barrio ya han sido testigos de varios problemas que antes no existían.

En la noche del miércoles 25, menores de edad treparon las rejas de la Escuela N° 140, en Leandro Gómez y Plutón, rompieron casi todos los vidrios. Los vecinos atribuyen los actos vandálicos a los recién llegados.

"Antes jamás ocurrió algo así en el barrio. Sí hubo uno o dos incidentes menores con adolescentes de la zona. Pero nunca pasó que rompieran 30 vidrios de las ventanas", dijo una vecina a El País.

Madres de alumnos indicaron a El País que, por los destrozos causados, sus hijos no recibieron clases el jueves 26.

"Esos niños rompieron vidrios de la escuela hasta que se cansaron", dijo una madre.

Al costado de la Escuela N° 140 funciona el Liceo N° 49. En la misma noche del miércoles pasado, intrusos también ingresaron en el centro de Secundaria y aflojaron los tornillos de los aparatos de aire acondicionado para llevárselos. Los "Tatitos" fueron enfrentados por adolescentes que "paran" todas las noches frente al liceo y no permitieron roturas en el centro educativo por temor a que la Policía los acusara a ellos.

La Seccional 18ª no tiene denuncias de roturas de vidrios en la escuela ni de los incidentes con los aires acondicionados del Liceo N° 49. La comisaría recibió información de que en el caso participó el Programa Comunidad Educativa Segura del Ministerio del Interior.

La Seccional maneja datos de que "los Tatitos" han tirado piedras a ómnibus y automovilistas en la Ruta 8, cerca de donde se alzan las viviendas de las familias realojadas.

El próximo martes, docentes y vecinos se reunirán en el Liceo N° 49 para analizar la inseguridad de la zona.

"El barrio cambió desde que ellos llegaron. Nos sentimos desprotegidos", expresó Ana Augusta R., una vecina que residió toda su vida en el barrio.

Además de la escuela y el liceo ya mencionados, en la misma cuadra de la calle General Leandro Gómez funciona otro centro de Primaria (N° 360) y un local de educación inicial.

Roces

Los problemas de convivencia entre las familias de los "Tatitos" y los antiguos residentes no demoraron en aparecer. El primer roce fue provocado por la basura.

Los recién llegados no levantaban la tapa del contenedor, sino que arrojaban las bolsas fuera de los recipientes.

Una vecina reclamó a uno de los reasentados: "¿Por qué no tiran las bolsas dentro del contenedor? Es solo levantar la tapa. Si la tiran afuera queda todo mugriento".

La madre de uno de "los Tatitos" le respondió: "Tiro afuera porque el contenedor está lleno. Lo que ocurre es que faltan contenedores".

Este tipo de roces se repitieron en dos o tres oportunidades, según los vecinos.

Ello llevó a que algunas de las familias recién llegadas al barrio optaran por tirar sus bolsas de basura por la noche.

A mediados de octubre de este año, 15 días después de arribar al barrio Punta de Rieles, comenzaron los problemas de inseguridad. Los vecinos acusaron a los "Tatitos" de robar a taxis utilizando los mismos métodos aplicados en Maroñas: fingir jugar al fútbol en la calle, tirarse frente al vehículo y luego robar lo que puedan manotear desde las ventanillas.

Una fuente policial indicó a El País que no hay denuncias de robos a taxis en la Seccional 18. "Si no se denuncia, no tenemos información de lo que está ocurriendo", dijo la fuente.

Un vecino relató que los fines de semana, los niños se suben a los ómnibus con destino a la Curva de Maroñas para ir a visitar a los parientes que aún viven en las inmediaciones del Hipódromo.

Una vecina sostuvo que, en cualquier momento, podría ocurrir "una masacre" en el barrio porque "los Tatitos" —niños de 8 a 11 años— intentan cobrar "peaje" a estudiantes del Liceo N° 49. "Muchos liceales andan armados. En cualquier momento va a haber una masacre en el barrio que ya es considerado una zona roja", agregó.

Señaló que, hace poco, realizó una compra telefónica y la empresa no quiso llevarle la mercadería por temor a los robos y rapiñas.

Inauguración

El 2 de octubre de este año, el intendente de Montevideo, Daniel Martínez, inauguró el conjunto habitacional Leandro Gómez.

Martínez dijo que "hay mucha alegría" en cada uno de los nuevos propietarios de las viviendas otorgadas por la IMM. "Fue un proceso largo pero, con este quinto complejo habitacional inaugurado para los realojos de las familias del Siete Manzanas, ya estamos en la etapa final", dijo.

El jefe comunal indicó: "Es un sueño largamente acariciado, cuando uno conoce lo que eran las viviendas en que habitaban (en Maroñas), y ve lo que son las nuevas casas en las que pasan a vivir. Son un salto cualitativo descomunal de dignidad en la vida de la gente".

Lorena Arias y Carlos Medina, junto a sus cinco hijos, recibieron una de las 21 viviendas otorgados a familias realojadas.

Lorena y Carlos señalaron: "Sentimos una felicidad inmensa y estamos ansiosos por hacer la mudanza. Hace mucho tiempo que estaba por hacerse el realojo. Acá vamos a mandar a los niños a la escuela que queda frente al complejo. Entre lo que teníamos (en Maroñas) y lo que vamos a tener, es un gran cambio".

Fueron 21 las familias que recibieron su nueva casa que incluye viviendas de dos y tres dormitorios, provistas de todos los servicios, informó la Intendencia de Montevideo en su página web.

Según los vecinos, varios realojados ya intercambiaron viviendas con otras familias y regresaron a Maroñas, o se ubicaron en otros barrios.

El reaolojo de estas familias forma parte de una iniciativa de "revitalización" del barrio Ituzaingó, que está desarrollando la Intendencia, según informó la comuna capitalina.

La primera etapa de este proceso dota de viviendas nuevas a 216 familias en seis conjuntos habitacionales. Ya fueron entregadas 153 viviendas en los complejos Argerich, Quevedo, camino Maldonado y Escuchas. Resta el conjunto Pantaleón Pérez, que incluye 42 viviendas.

El proyecto también prevé la transformación de la calle Mariano Estapé en doble vía que conectará avenida Italia con el Hipódromo de Maroñas.

AGILIDAD

A las 12:50 horas de ayer, dos niños, cuyas edades oscilaban los ocho y 10 años, treparon las rejas de la escuela recientemente vandalizada.

"Mirá, son ellos, los Tatitos", apuntó una vecina.

Los niños ingresaron a la escuela. A los pocos minutos salieron a la vereda por una abertura más ancha de la reja. Era sábado y la escuela estaba cerrada y sin vigilancia.

Luego, con gran agilidad, treparon una columna de ladrillos y volvieron a ingresar a la escuela.

El cronista preguntó a los vecinos si el centro de Primaria tenía algún tipo de seguridad. "Se supone que debe haber una custodia permanente", respondió un comerciante.

A los pocos minutos, los dos niños volvieron a salir al exterior de la escuela.

Comenzaron a tirar de los contadores de luz. Querían arrancarlos pero sus fuerzas eran insuficientes. Luego uno de ellos, con un buzo amarillo, intentó llevarse una puerta metálica que protegía a los contadores. Forcejeó durante un buen rato con la puerta. Pero tampoco logró arrancarla.

Ante la falta absoluta de control, los niños se perdieron en el interior de la escuela.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)