ESPIONAJE

Read sobre espía en FOEB y el FA: ¿Cuántos hay incluso hoy?

El sindicalistaRichard Read habló sobre las filtraciones que un espía militar realizó en plena democracia sobre las discusiones internas en la FOEB, el sindicato de la bebida.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"Yo renuncié porque los dirigentes tenemos que preservar la institucionalidad"

Richard Read, dirigente del sindicato de la Federación de Obreros y Empleados de la Bebida (FOEB), habló esta mañana sobre el espía de Inteligencia militar que en plena democracia filtraba información.

Como publicó ayer El País en su informe del suplemento Qué Pasa, el espía infiltrado llegó a lo más hondo en los ambientes sindicales y más alto en los círculos políticos del Frente Amplio.

Y la FOEB no quedó afuera: en uno de los artículos del periodista Samuel Blixen, publicado en octubre de 2016, se difundieron comentarios que "Leandro" filtraba sobre las discusiones internas en el sindicato de la bebida.

Esta mañana, en relación a los espías, Read se preguntó en diálogo con el programa Inicio de Jornada de radio Carve: ¿Cuántos hay, incluso hoy?".

Y entrevistado por el programa Pisando Fuerte de Metrópolis FM, dijo: "Nosotros nos movimos toda la vida como sindicato, a la interna ninguno percibe nada".

Read agregó que el ahora identificado como infiltrado "era un tipo de perfil bajo, uno ahora entiende por qué".

"La lógica de los botones es otra, es una clase de gente que uno no puede llegar a entender", dijo.

El espía.

Los aportes que el "Agente 03-E" realizó a la Dirección General de Información de Defensa (DGID) bajo el seudónimo "Leandro" aparecieron entre los 1.444 rollos microfilmados que la exministra de Defensa Azucena Berrutti encontró en 2006 en un armario del ex-Cgior, una vieja sede de inteligencia militar.

Al principio, el archivo fue revisado por personas designadas por Berrutti con el único fin de encontrar pistas sobre los desaparecidos en la dictadura.

A fines de 2016, ocho años después del hallazgo en el ex-Cgior, el periodista Samuel Blixen publicó una serie de artículos en los que, a partir del acceso a una porción del archivo Berrutti, describió cómo la DGID reclutaba personas para espiar e infiltrar sindicatos y partidos políticos, sobre todo de izquierda, a fines de los 80.

En paralelo a su actividad sindical (a mediados de los 80 llegó a ser su suplente en la FOEB), L. se afilió al Partido Socialista (PS).

Eduardo Lalo Fernández, dirigente histórico del partido, no tiene certeza sobre el año en que se afilió, pero sí recuerda que lo conoció en 1983, cuando se estaban armando varios sindicatos y él, por su experiencia en AEBU, les daba asesoramiento. El hombre se le acercó y le dijo que era primo de un sindicalista socialista, conquistando así su primera impresión.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)